El nuevo estudio comprendió a mujeres en tres hospitales durante el pico del brote en el norte de Italia. Se halló material genético del virus en una muestra de sangre del cordón umbilical, dos frotes vaginales y una muestra de leche materna. También se hallaron anticuerpos específicos en la sangre del cordón umbilical y la leche.

Por Marilynn Marchione

Los Ángeles, 9 de julio (AP).- Un estudio pequeño refuerza la evidencia de que una mujer embarazada infectada por el coronavirus podría transmitirlo a su feto.

Investigadores italianos dijeron el jueves que estudiaron a 31 mujeres con COVID-19 que dieron a luz en marzo y abril. Hallaron rastros del virus en varias muestras de sangre del cordón umbilical, la placenta y en un caso en la leche materna.

Las mujeres no deben asustarse. Esto no significa que hay un virus viable en esos sitios “y es demasiado pronto para emitir normas” o cambiar la atención médica, dijo el autor principal del estudio, doctor Claudio Fenizia, inmunólogo de la Universidad de Milán.

Pero sí merece mayor estudio, sobre todo de mujeres que se contagiaron en etapas más tempranas del embarazo, dijo Fenizia al anunciar los resultados en una conferencia médica realizada online debido a la pandemia.

Investigadores italianos dijeron el jueves que estudiaron a 31 mujeres con COVID-19 que dieron a luz en marzo y abril. Foto: Rogelio Morales, Cuartoscuro

Desde el comienzo de la pandemia, los médicos se preguntan si puede producirse el contagio en el útero. El VIH, el zika y otros virus pueden infectar a un feto. Informes iniciales en China sugieren que lo mismo podría suceder con la COVID-19, pero los médicos sospechan que el contagio en esos casos se produjo durante o después del parto.

El nuevo estudio comprendió a mujeres en tres hospitales durante el pico del brote en el norte de Italia. Se halló material genético del virus en una muestra de sangre del cordón umbilical, dos frotes vaginales y una muestra de leche materna. También se hallaron anticuerpos específicos en la sangre del cordón umbilical y la leche.

En un caso, “hay evidencia fuerte que indica que el neonato nació positivo porque hallamos el virus en el cordón umbilical y la placenta”, dijo Fenizia.

En otro caso, el recién nacido tenía anticuerpos al coronavirus que no cruzan la placenta y por lo tanto no provenían de la madre y se “debían a la exposición directa del feto al virus”, dijo Fenizia.

En todo caso, la posibilidad de contagio fetal parece relativamente baja, dijo. Sólo dos de los recién nacidos dieron positivo para el coronavirus al nacer y ninguno se enfermó.

La doctora Ashley Roman, especialista en embarazo en NYU Langone Health, dijo que ella y sus colegas detectaron partículas virales en la cara fetal de la placenta en varios de 11 casos examinados. El informe contiene evidencias de que la transmisión en el útero es posible, pero inusual y difícilmente causará problemas graves al recién nacido, precisó.

“Lo más importante que deben conocer las mujeres embarazadas es la importancia del distanciamiento social. Es importante usar mascarilla, lavarse las manos”, dijo Roman. “No es necesario que se aíslen totalmente de la sociedad, pero deben preocuparse sobre el impacto del contagio de la COVID para su propia salud durante el embarazo”.

La posibilidad de contagio fetal parece relativamente baja. Foto: Rogelio Morales, Cuartoscuro

El doctor Anton Pozniak, virólogo del Hospital Chelsea y Westminster de Londres, dijo que “es necesario estudiar” las implicaciones del estudio italiano.

Los niños menores de tres años rara vez se enferman gravemente de coronavirus, y “sospecho que aunque hubiera transmisión a los bebés, no sería dañina”.

La agencia de la ONU para la infancia UNICEF recomienda que las madres con COVID-19 utilicen la mascarilla cuando dan el pecho, añadió.