La penúltima sesión de la semana fue una jornada turbulenta en la que los inversores se vieron afectados por el temor de nuevos cierres económicos por los rebrotes de la COVID-19.

Ciudad de México, 9 de julio (SinEmbargo).- En la penúltima sesión de la semana las mezclas internacionales de crudo se vieron afectadas por los temores de los inversionistas a los rebrotes del nuevo coronavirus que podrían afectar la demanda de petróleo en caso de desatarse nuevos cierres económicos.

El barril de la mezcla mexicana de exportación no escapó de la tendencia bajista y se vendió 0.91 centavos por debajo de la cotización de ayer, en 36.78 dólares; es decir, una caída del 2.41 por ciento diaria, frente a los 37.69 dólares en los que cotizó el miércoles.

Los precios del “oro negro” bajaron en una jornada en la que los inversores recibían con pesimismo el avance del virus en Estados Unidos, que ha encadenado cerca de 60 mil contagios diarios en los últimos días y cuyas infecciones acumuladas ascienden a más de 3 millones, mientras que ya se han producido 132 mil 803 muertes en todo el país.

Por otro lado, la Administración de Información Energética (EIA, en inglés) afirmó ayer que los inventarios de petróleo aumentaron en 5,7 millones de barriles para la semana del 3 de julio, en contraposición con la caída de 7.2 millones de barriles que se produjo la semana anterior.

En cambio, las reservas de gasolina disminuyeron, lo que insufló algo de ánimo a los operadores, que ven este dato como una señal de que la recuperación económica avanza a buen ritmo.

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró este jueves con una bajada del 3.13 por ciento, hasta 39.62 dólares el barril. Al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en agosto restaron 1.28 dólares respecto a la sesión del miércoles, cuando el Texas avanzó un 0.7 por ciento.

-Con información de EFE