Erika Martínez, madre de una niña víctima de agresión sexual, dijo que el Presidente critica la protesta que mantienen en las instalaciones de la CNDH sin ver lo que hay de fondo: la exigencia de justicia. “Él no investigó quién había hecho las pintas a esos cuadros. Él solamente habla, pero no ve que detrás de las pintas hay almas rotas, sueños rotos; hay vidas destruidas”.

Ciudad de México, 9 de septiembre (SinEmbargo).- Integrantes del Frente Nacional Ni una Menos han dicho que no pretenden liberar la sede de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), sin embargo, se abrieron al diálogo con las autoridades.

Las señoras Yessenia Zamudio y Erika Martínez, quienes encabezan la movilización Ni Una Menos, se reunieron hoy al mediodía con Olga Sánchez Cordero, Secretaria de Gobernación, en las instalaciones de la dependencia federal, informaron integrantes de la colectiva.

La Secretaría de Gobernación confirmó que las madres fueron atendidas por María Fabiola Alanís Sámano, titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) y Paulina Téllez Martínez, encargada de la Unidad de Apoyo al Sistema de Justicia. Luego de unos minutos, la Secretaria Olga Sánchez se unió a la reunión.

Integrantes del Frente Ni Una Menos, que mantienen tomadas las instalaciones de la CNDH, se reunieron con la Secretaria Olga Sánchez Cordero. Foto: Segob

Las mujeres buscan justicia para sus hijas, mejor atención a los casos y a las víctimas de la violencia. Erika Martínez, madre de una niña que fue agredida sexualmente en 2017, dijo en una entrevista con SinEmbargo que también exigía al Presidente Andrés Manuel López Obrador una disculpa pública para todas las víctimas.

“Así como él se siente indignado por ese cuadro, yo me siento indignada por sus declaraciones”, expresó.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador minimizó la protesta de mujeres, pues dijo que se trataba de un hecho que ha sido magnificado por parte de lo que él llama “prensa conservadora”.

“Este asunto tiene mucha difusión porque la prensa conservadora, los medios de comunicación lo magnifican para perjudicarnos. Hay mucho encono, coraje en contra de Rosario Piedra, sobre todo de los grupos conservadores por la mamá, por doña Rosario, y por el hermano desaparecido”, dijo el Jefe del ejecutivo el martes, segundo día en que opinó sobre el tema.

La toma de las instalaciones seguirá por tiempo indefinido. Foto: Sugeyry Romina Gándara, SinEmbargo.

La reunión de las madres de víctimas y colectivas se da a cinco días de la toma de las instalaciones. Foto: Segob

Las madres de víctimas nuevamente lamentaron y reviraron la postura presidencial:

“Yo no sé qué significado tenga para él la palabra conservador porque si yo fuera conservadora no estaría aquí, no alzaría la voz. ¡Yo no soy conservadora! Que el señor vea el significado de la palabra conservadora porque esto que nosotros estamos haciendo no cabe en esa palabra”, dijo Erika Martínez.

La protesta feminista ya había sido severamente criticada por el Mandatario nacional desde el pasado lunes: “No estoy de acuerdo en la violencia, en el vandalismo, no estoy de acuerdo con lo que hicieron a la fotografía, a la pintura de Francisco I. Madero [..] Yo creo que quien conoce la historia de este luchador social sabe que debemos de guardarle respeto”, dijo López Obrador en su conferencia matutina.

Autoridades de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) llegaron a la toma de las instalaciones por los documentos que se colocaron afuera de las inmediaciones. Foto: Graciela López, Cuartoscuro.

“Yo le pediría al Presidente que se disculpe con la infancia que ha sufrido (violencia). Él no investigó quién había hecho las pintas a esos cuadros, él solamente habla, pero no ve que detrás de las pintas hay almas rotas, sueños rotos; hay vidas destruidas. Creo que les debe una disculpa a todas esas niñas y niños que por lo visto para él no tienen valor”, respondió Erika Martínez.

Además, consideró, si aún vivieran los personajes de los cuadros intervenidos, Francisco I. Madero, Benito Juárez, Miguel Hidalgo y José María Morelos y Pavón, quizá hasta ellos mismos se unirían a la protesta de las víctimas de violencia y de feminicidios en su búsqueda y lucha por justicia.

“A lo mejor ellos también estarían en esta lucha por justicia para ellas (las víctimas). Si ellos (héroes de la patria) están en esos cuadros es porque sí luchaban por la justicia y les interesaban las personas”, añadió.

La protesta feminista ya había sido severamente criticada por el Mandatario nacional desde el pasado lunes: “No estoy de acuerdo en la violencia, en el vandalismo”, dijo. Foto: Sugeyry Romina Gándara, SinEmbargo.

Para Erika Martínez el discurso y los mensajes de Andrés Manuel López Obrador significan que nunca le importaron las víctimas y que sólo las usó para llegar a la Presidencia de la República.

“Él jamás ha volteado a vernos a nosotras las víctimas. A él no le ha importado, sólo le importó llegar hasta su lugar (la Presidencia); ya se lo dimos… se lo regalamos, porque como sociedad creímos en él. Nos dijo que se iba acabar la corrupción, pero no ha sido así”.

Con respecto a las críticas en redes sociales en el sentido que no es la “forma de manifestarse” y que las pintas y tomar el edificio no les dará justicia, Erika también respondió:

Erika Martínez lleva tres años buscando justicia para su hija. Foto: Sugeyry Romina Gándara, SinEmbargo.

“A lo mejor pintando no voy a obtener justicia, a lo mejor rompiendo no voy a obtener justicia y, según dicen, ‘no son las formas’, pero para mí sí lo son porque de esta forma el Presidente ya me conoce, no como hace tres años que ya buscaba justicia y él estaba sin saber de mí. Entonces sí son las formas; ¡ahí les demuestro que sí son las formas!”

Erika recordó que su hija fue violentada sexualmente desde hace tres años y en todo ese tiempo no se ha emitido una sentencia contra el imputado, un hombre de 44 años que además lleva su proceso en libertad, a pesar que podría ser un peligro para cualquier otro infante, según dijo la entrevistada.

LA PROTESTA

La sede de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) cumple cinco días tomada por las integrantes de Frente Nacional Ni una Menos, quienes reiteraron que no negociarán la entrega del edificio.

“No lo vamos a entregar porque ya tenemos a familias ahí a dentro, incluyendo la mía”, dijo Erika Martínez.

Desde que fue tomado el inmueble, las colectivas sacaron a la calle sillas, lámparas y papeles. Evidenciaron en redes sociales los cortes de carne y café gourmet que encontraron dentro de las instalaciones; al igual quemaron parte del mobiliario e hicieron pintas en las paredes y en un cuadro de Francisco I. Madero.

Los cuadros intervenidos serán subastados. Foto: Sugeyry Romina Gándara, SinEmbargo.

También cambiaron simbólicamente el nombre de las instalaciones del organismo para convertirlo en un refugio de mujeres víctimas de violencia en el país. El letrero en el acceso principal fue modificado desde el pasado domingo. Con martillos tumbaron letra por letra la leyenda que decía “Comisión Nacional de Derechos Humanos” y después colocaron una manta que dice “Casa de Refugio Ni Una Menos México”.

En el interior del edificio hay al menos 30 personas adultas y varios niños, detalló Erika Martínez a esta redacción, pero no precisó el número de menores por seguridad. En el exterior, justo afuera de la entrada principal, instalaron una carpa donde reciben las donaciones de víveres y productos que se entregan a las familias que ya pernoctan en las instalaciones y para otras víctimas que han acudido a solicitarles apoyo.

“¿Tú que harías si vivieras con… “una hija asesinada”?. Las feministas también intervinieron la publicidad de las campañas de la CNDH. Foto: Sugeyry Romina Gándara, SinEmbargo.mx

Las activistas también comenzaron a vender diversas artesanías, principalmente de joyería, así como pañuelos morados y verdes. El dinero que se obtenga será para ayudar en los gastos de viaje y traslado de madres de víctimas de feminicidio que se unirán a la movilización, explicaron.

Las pinturas que fueron intervenidas serán subastadas en dos semanas. Yadira, una de las integrantes de las colectivas, explicó que por el cuadro de Francisco I. Madero la puja comenzaría en 70 mil pesos. Esta pieza fue intervenida justo por la hija de Erika Martínez.

“Este cuadro, estas flores, estos labios los pintó mi hija, una niña que a los 7 años fue abusada sexualmente”, expresó Erika desde el pasado lunes.

Las integrantes de las colectivas no han precisado más información sobre el precio que podrían alcanzar las demás pinturas o el valor inicial de la puja, sólo destacaron que el recurso recaudado será destinado “en apoyo a las víctimas”.