La serie de conciertos de la primera jornada la cerró la colombiana-canadiense Lido Pimienta, quien desde su propia habitación cantó “Para Transcribir (Luna)”, “Eso Que Tu Haces”, y “Nada”.

Nueva York, 10 junio (EFE).- Con la pandemia del coronavirus, que ha forzado la cancelación de un sinfín de eventos culturales, la Conferencia de Música Latina Alternativa (LAMC) inauguró este martes su primera edición completamente virtual y gratuita, en la que se verán conciertos, coloquios y talleres con grandes estrellas.

La primera conferencia inició con una guía de comportamiento en la red social TikTok, un panel en el que se expusieron las mejores técnicas para destacar y recibir atención en las plataformas digitales, y una conversación con el ejecutivo musical Walter Kolm.

Ademas, en la primera jornada de este LAMC, que se celebrará hasta el 13 de junio, se vieron actuaciones de la Mala Rodríguez, Gaby Moreno, Lido Pimienta y Thee Sinseers.

En una sala iluminada con luz morada, la artista española de hip hop Mala Rodríguez cantó su “Peleadora” y “Like”, de su reciente álbum “La Mala”, antes de interpretar su poderoso “Quien Manda”, de su disco de 2013 “Bruja”.

Thee Sinseers, un grupo de R&B de Los Ángeles, cantaron en directo “You Keep on Calling”, “Can’t Call Me Baby” y “The Chase”, tras lo que actuó la guatemalteca Gaby Moreno, que dijo estar muy “feliz” de ser parte de este festival de música virtual, y que interpretó “Intento”, “Lost in a Cloud” y su versión acústica rockera del bolero clásico “Quizás, Quizás, Quizás”.

La serie de conciertos de la primera jornada la cerró la colombiana-canadiense Lido Pimienta, quien desde su propia habitación cantó “Para Transcribir (Luna)”, “Eso Que Tu Haces”, y “Nada”.

“Mientras nos afrontamos a nuevos retos en nuestra industria, sentimos que LAMC y otras conferencias son esenciales ahora mismo”, dijo en un comunicado el fundador del festival, Tomas Cookman.

“Proveer un foro para debatir los problemas a los que nos enfrentamos y las posibles soluciones es clave mientras miramos al futuro”, agregó Cookman, que recordó que la música es una “emoción humana y global”.