En otros Gobiernos la defraudación fiscal no era motivo de denuncias penales, aseguró “la dama de hierro de los impuestos”, Raquel Buenrostro en entrevista con Reuters. La administración federal ha logrado el cobro de adeudos fiscales a grandes contribuyentes por el monto de 50 mil millones de pesos en cinco meses, frente a los 37 mil de todo 2019.

El Presidente López Obrador aseguró esta mañana que los ingresos tributarios crecieron y que el total de ingresos es de 35 mil millones. “Si hablamos en incremente en términos reales, en términos reales tenemos 0.9 de incremento”.

Ciudad de México, 10 de junio (SinEmbargo).- Raquel Buenrostro, jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT) de la Secretaría de Hacienda, expuso que la autoridad está lista para presentar denuncias penales en contra de las grandes empresas que adeudan pagos al fisco. En entrevista con la agencia Reuters adelantó que el Gobierno federal ya presentó “cuatro o cinco” casos de defraudación fiscal.

Aseguró que en otros Gobiernos no se le había dado la atención penal a la defraudación que ahora se implementa, a través de ello, el SAT ha logrado iniciar procedimientos de cobro de pagos atrasados a grandes empresas como la minorista Walmart de México, la embotelladora FEMSA, IBM de México y Toyota, además de las empresas de Carlos Slim.

“Antes había defraudación fiscal y nunca se le dio vista al procedimiento penal (…) ahorita los empresarios ya saben que si cometen defraudación fiscal, se tendrá que abrir el procedimiento penal”, aseguró.

Al respecto de la recaudación fiscal, el Presidente Andrés Manuel López Obrador explicó esta mañana que “estamos, en términos cuantitativos, arriba de lo que se recaudó el año pasado”. Dijo que en el mismo periodo del año anterior se habían recaudado 50 mil millones de pesos menos.

“Si consideramos el periodos del 1 de enero al 8 de junio del año pasado y se compara con el mismo periodo de este año. En ingreso tributarios tenemos alrededor de 50 mil millones de pesos adicionales y el total de ingresos 35 mil millones. Si hablamos en incremente en términos reales, en términos reales tenemos 0.9 de incremento”, adelantó.

Además destacó que se registró un aumento de 1.3 por ciento en el cobro del ISR y en el IVA del 0.5 por ciento.

En la entrevista Reuters llamó a Buenrotro “la dama de hierro de impuestos en México”, pues bajo su administración, el SAT inició una cruzada contra la defraudación, con la que se busca aplicar la ley tributaria de una forma más estricta.

Aunque no reveló las empresas contra las que se presentaron las denuncias penales, aseguró que las grandes deudoras se localizan en el sector acerero, de alimentación, automovilístico, farmacéuticas, minero, minoritas, de energéticos y financiero.

La designación de Buenrostro, el 19 de diciembre pasado, se dio después de que la economista “se forjó una reputación” de confianza para el Presidente López Obrador después de lograr la reducción del gasto, en las compras federales, por un monto de 9 mil millones de dólares anuales.

La propuesta de austeridad de la administración federal ajustó a la baja el presupuesto disponible, a esto se agrega la promesa de no elevar el pago de impuestos para la sociedad. Para compensar las ayudas sociales se implementó un programa de recaudación eficiente que incluyó exponer a las 15 grandes empresas que adeudan, en conjunto, al SAT 2 mil millones de dólares.

“De grandes contribuyentes llevamos unas cuatro o cinco (denuncias penales), en el tema de defraudación fiscal, de este año, más que los que han acumulado históricamente”, pero no explicó si se trata de nuevas quejas.

Para Buenrostro, los acuerdos con las granes empresas se agradecen. “Nuestro objetivo no es meter gente a la cárcel”, aseguró pero no informó si FEMSA o Walmart se enfrentaron a amenazas de denuncias penales como Bloomberg dio a conocer la primera semana de junio.

Hasta ahora, los grandes contribuyentes han pagado al fisco mexicano 50 mil millones de pesos, de enero a mayo. En 2019, la recaudación en este sector fue apenas de 37 mil millones de pesos.

“Nosotros seleccionamos no solo los adeudos con mayor importe, sino los que eran más fáciles de recuperar”. explicó Buenrostro. Aseguró que el SAT tiene mil 300 auditorías en curso, principalmente sobre las empresas que confió pudieran probar obligaciones tributarias sin tener que recurrir a la interpretación de la legislación fiscal. El análisis del SAT se centró en los últimos cinco a siete años de transacciones.