México
POP LAB

Habitantes se autoimponen “toque de queda” tras asesinato de 4 bachilleres en Barrón

10/06/2022 - 8:34 pm

Estudiantes volverán a clases de manera virtual por temor a más ataques, algunos testigos vieron una camioneta rondando el telebachillerato semanas antes.

Por Edith Domínguez y Verónica Espinosa.

Guanajuato, 10 de junio (PopLab).- El silencio en la comunidad de Barrón en Salamanca, Guanajuato, fue roto por el estruendo de los cohetes anunciando que los restos de Estefanía Rodríguez Enríquez y Pamela Rubí Banda Rangel eran entregados en sus viviendas. Fue así que algunos familiares y conocidos rompieron el “toque de queda” que se impusieron por el miedo que los paralizó tras la masacre del lunes 6 de junio, y salieron a recibir los cuerpos de las dos jóvenes el martes.

Estefanía y Pamela, ambas adolescentes de 17 años, fueron dos de las seis víctimas del ataque armado que quebrantó la paz en Barrón, en el que también murieron asesinados sus compañeros estudiantes del Telebachillerato Guadalupe Ramírez y José Guadalupe Banda, de 17, y Eleuterio Enríquez, de 16 años, así como María Juana Cano, una ama de casa de 65 años de edad.

En la casa de la señora Juana Cano Méndez sus hijos y nietos esperaban también sus restos, lo mismo que los familiares de los tres jóvenes estudiantes Guadalupe Ramírez Gutiérrez, José Guadalupe Banda Ramírez y Eleuterio Enriquez Navarro, todos asesinados mientras estaban juntos al salir de clases.

Algunas personas salieron en la tarde del martes a dar el pésame o a acompañar a sus amigos. Antes, las calles de la comunidad estaban solas, solo el viento soplaba. La comunidad se paralizó, no hubo jóvenes jugando en el campo de fútbol; las y los hombres trabajadores no fueron a laborar; las madres decidieron no enviar a sus hijos al jardín de niños, la primaria, secundaria y el bachillerato, por el miedo.

Pamela Ruby tenía 17 años. Foto: POPLab

Entre las sombras de la tarde, algunas mujeres y hombres detrás de las rendijas de sus ventanas observaban a los fuereños y el ir y venir de los agentes de la Guardia Nacional, el Ejército y las patrullas de seguridad pública de Salamanca y otros municipios del operativo intermunicipal, esa seguridad ausente el día previo al ataque y los días anteriores.

Un hombre de 90 años detrás de la reja de piedra desde el patio de su casa observa y platica que el lunes salió a la tienda y al regresar escuchó los balazos, vio el correr de la gente. A su paso lento por la edad buscó ponerse a salvo pues ya no podía correr; luego supo que a la señora Juana, su vecina de toda la vida, la habían matado.

Como cada día minutos antes de las 18:00 horas, a sus 65 años María Juana Cano Méndez salió de su casa ubicada en la calle Benito Juárez y le avisó a su esposo que se dirigía a la iglesia de la comunidad para el rezo de la tarde.

Sus hijas, hijos, nueras y nietos se encontraban en el interior de la casa cuando escucharon varios estruendos; primero pensaron que era pirotecnia. Luego supieron que eran disparos, en un cuarto niños, mujeres y hombres se lanzaron al suelo y no se levantaron, mientras escuchaban cómo corrían jóvenes, mujeres y hombres en la calle.

Familiares reciben el cuerpo de Pamela. Foto: POPLab

Unos minutos antes, dos nietas de la señora Juana habían salido a una casa cercana, a la que en la balacera dos jóvenes estudiantes entraron corriendo y gritaron que había un ataque. Las jóvenes se quedaron paralizadas.

Juana sólo alcanzó a caminar unos 30 metros desde su casa hacia la calle Miguel Hidalgo cuando recibió al menos dos disparos, uno de ellos en la cabeza. Todavía intentó correr, contaron sus familiares, pero no llegó a la casa cercana. Su cuerpo quedó en la vía pública, el lugar está marcado con una cruz de cal.

Al hacerse el silencio después de los balazos, sus nueras, hijos y nietos salieron y al acercarse se dieron cuenta de que unas de las víctimas mortales había sido su madre y abuela. “Sólo iba a la iglesia”.

María Juana Cano Méndez tuvo 12 hijos y al menos 25 nietos -todos le sobreviven-; se dedicaba al hogar. Sus hijos siempre se han dedicado a sembrar en la comunidad. “Cuando la hacíamos enojar nos regañaba” relató su hijo, quien hoy sólo pide justicia; “que vayan tras los que hicieron eso… ella fue la única que salió a la calle… hoy le tocó a ella”. Además solicitaron les brinden seguridad.

En tiempos del programa social Progresa (fines de los noventa y principios del siglo XXI) Juana trabajó barriendo las calles de la comunidad.

María Juana tenía 65 años. Foto: Edith Domínguez, POPLab

JUVENTUD ACORRALADA

El estruendo de la pirotecnia retumbó en esta comunidad enmudecida e hizo que pocos habitantes salieran de sus casas, otros desde sus ventanas vieron entrar las dos carrozas, una blanca y otra gris. En ataúdes blancos llegaban a sus hogares los cuerpos de Pamela y Estefanía, jóvenes que 12 horas antes sonreían y dialogaban con sus compañeros y amigos.

El papá de Pamela Ruby se mostró evidentemente aturdido al recibir el cuerpo de su hija en el ataúd blanco. Casi no pudo hablar sobre lo que pasó el lunes a escasos 40 metros de su vivienda ubicada sobre la calle Miguel Hidalgo, donde a Pamela le fueron arrebatados sueños y metas.

En la calle Zaragoza, pocos familiares y amigos recibieron los restos de Estefanía, también de 17 años. Una de sus amigas se escapó de su casa para recibirla, dio el pésame y se retiró. Los cuerpos serían velados entre martes y el miércoles, aún no se sabía si el mismo miércoles o jueves serían llevados a su última morada.

Según lo relatado por habitantes de Barrón a POPLab, los tres hombres estudiantes de bachillerato se encontraban en la esquina de la calle Benigno Juárez y Miguel Hidalgo platicando con sus compañeros. Guadalupe, José Guadalupe, Eleuterio, así como las dos mujeres, Pamela Ruby y Estefanía, junto con otros estudiantes, habían salido minutos antes (a las 18:00 horas) del telebachillerato.

Estefanía tenía 17 años. Foto: POPLab

Esta escuela funge como telesecundaria en el turno matutino; se ubica alrededor de 1.5 kilómetros a la orilla de la comunidad -pegada a los cerros-; los estudiantes caminaron por toda la calle Benito Juárez hasta llegar a la esquina con Miguel Hidalgo, lugar hasta donde instantes después, hombres armados en una camioneta y en una motocicleta dispararon y les arrebataron la vida.

Algunos corrieron unos metros. Tres estudiantes quedaron en la esquina de las dos calles; a 15 metros sobre la tierra de la calle Benito Juárez quedó el cuarto cuerpo y a otros 30 metros sobre la misma calle quedó el cuerpo del quinto estudiante.

Habitantes que solicitaron anonimato por miedo a represalias dicen que a todos los jóvenes los conocían y no entienden por qué los asesinaron y menos entienden por qué los agresores dejaron cartulinas con mensajes en los que se pretende involucrar a estos asesinatos con conflictos entre grupos delictivos.

Pero el miedo se ha quedado, lo expresan sus habitantes y se ve reflejado en las calles vacías, tiendas y negocios cerrados, las aulas solas. Algunos estudiantes de primaria, secundaria y bachillerato regresarán esta semana a clases, pero serán virtuales porque las madres no quieren exponer a sus hijos.

Hombres armados en una camioneta y en una motocicleta dispararon a las víctimas. Foto: Edith Domínguez, POPLab

“Sería bueno que les dieran armas para poderse defender como Michoacán… compran armas, es que me fijo que los hombres malos agarran a una persona y hasta lo van a seguir, digo yo: si miro que vienen a matarme, si traigo arma, yo me doy la vuelta sobre quien sea o que me acaben, de perdida me llevo uno por delante, pero así cómo”, dice el familiar de uno de las víctimas, con la impotencia de lo vivido.

El miércoles ya no acudieron a Barrón las unidades del Ejército y Guardia Nacional, únicamente patrullas de la Policía Municipal. Los pobladores esperan un resguardo mayor para el jueves, día en que darán sepultura a sus fallecidos.

VIGILANCIA AUSENTE Y UN DISCURSO REBASADO

Testimonios recabados señalan que un mes atrás, una camioneta blanca de doble cabina había estado rondando el bachillerato; los hombres que la tripulaban eran insistentes en saber a qué horas salían los estudiantes. Ese fue el motivo por el que algunas madres ya no enviaron a algunos alumnos a clases: temían que se tratara de un intento de privar de su libertad a alguno de sus hijos. A otros ya no los dejaban salir a la calle.

Aunque no precisan si reportaron el hecho a autoridades o instancias de seguridad, vecinos afirman que sí avisaron a algunas maestras y maestros de lo sucedido.

Después de la masacre, el helicóptero de la Secretaría de Seguridad Pública sobrevoló la comunidad por algunos instantes, y en tierra, más de 50 agentes de la Guardia Nacional y Ejército cuidaban los campos de fútbol vacíos, e recorrían calles solas y revisaban alguna que otra camioneta que pasaba por las calles. Hasta después de las 19:00 horas del martes, una patrulla de la dirección de policía de Salamanca guiaba a otras cinco patrullas de otros municipios en el recorrido por la comunidad, lo que no eliminó el temor en la población.

José Guadalupe, 17 años. Foto: POPLab

Contrario a lo que refirieron los habitantes de Barrón, autoridades del Gobierno municipal de Salamanca y del Gobierno estatal dijeron no tener conocimiento previo de algún riesgo o situación de amenaza para los jóvenes estudiantes o la comunidad.

El lunes, el Gobernador Diego Sinhue había sido entrevistado sobre el asesinato del hijo del alcalde de Villagrán, Juan Lara. Este martes, el tema puesto sobre la mesa por reporteros fue la masacre que cobró en su mayoría vidas adolescentes.

“Vamos a actuar con contundencia, mostrar la fuerza del Estado mexicano y de Guanajuato, dar con los delincuentes y los responsables”, dijo. El hecho fue comentado en la mesa de seguridad entre autoridades de los tres niveles de gobierno. “Reforzar acciones”, se responde, como se ha respondido a decenas de masacres de ésta y magnitudes superiores en Guanajuato.

El Gobierno municipal de Salamanca -de Morena- se lava las manos y afirma que esta masacre es un tema de la Fiscalía estatal. En esta ocasión, a diferencia de los reportes cotidianos de algunos hechos delictivos, el municipio se negó a informar sobre lo ocurrido la noche del lunes en Barrón.

“Lamento informarles que hace unas horas en la comunidad de Barrón seis personas perdieron la vida en un ataque armado”, fue todo lo que sobre el hecho dijo el Alcalde morenista César Prieto, en un breve video que fue enviado por el área de comunicación social, casi cinco horas después del multihomicidio.

Anunció un acercamiento de funcionarios con los deudos y aseguró que, aunque “el tema de la inseguridad no tiene palabra de honor, pero en coordinación con las fuerzas federales y del estado vamos a garantizar la seguridad de todas y de todos”. En una rueda de prensa el martes, el Secretario del Ayuntamiento aseguraba que se realizan patrullajes conjuntos de corporaciones de los tres niveles de Gobierno, en contradicción con lo señalado por los vecinos de Barrón.

Este jueves, el Secretario de Educación del estado, Jorge Enrique Hernández Meza, reconoció la conmoción que prevalece entre la comunidad educativa del telebachillerato comunitario, mismo que tiene una población de 33 alumnos y tres profesores.

Mencionó que hubo alumnos “que estaban junto, al lado (cuando asesinaron a sus compañeros) y quedaron con afectaciones severas” por lo que según aseguró, la SEG se encuentra “organizando el apoyo psicológico por ese momento tan complicado”.

Por ello, confirmó que el plantel permaneció cerrado este martes y posiblemente también el miércoles, en virtud de que se realizarán las exequias de los alumnos asesinados, aunque agregó que espera que se reabra esta misma semana.

Testimonios señalaron que una camioneta blanca de doble cabina había estado rondando el bachillerato. Foto: Edith Domínguez, POPLab

Sobre protocolos para ser aplicados en las escuelas ante eventos de este tipo, el funcionario aclaró que el único que se está vigente es el de la revisión de mochilas, con el consentimiento de los padres de familia. “Tendremos que intensificar”, dijo sin precisar qué tipo de medidas se tomarían.

“Al exterior rebasa las competencias que tenemos con la escuela”, agregó. Y dijo que no se recibió por parte de autoridades del telebachillerato algún aviso o se informó sobre alguna amenaza o advertencia antes de lo sucedido. “En el caso particular no tenemos ningún reporte previo que nos haya alertado”, agregó.

¿Hay comunicación con autoridades de seguridad, consejo estatal de seguridad en las zonas escolares?, preguntó una reportera. “Sí existe, hay comunicación, ha habido buenas prácticas de comunicación entre directores y comandantes de la zona y eso ha permitido que la comunicación fluya de manera directa, sin embargo, mientras tengamos eventos de este tipo, es oportunidad para revisar los protocolos”, respondió.

La revisión de mochilas es el único protocolo para ser aplicados en las escuelas ante eventos de este tipo. Foto: Edith Domínguez, POPLab

Hernández aseguró que el sistema educativo en Guanajuato es seguro, pero que la situación de inseguridad del estado “no es algo que desconozcamos; tenemos un reto como estado, no es algo solo de Guanajuato. Se ha luchado fuertemente en los últimos años. Esto no pasó dentro de una escuela”.

Lo ocurrido en esta localidad de Salamanca ha marcado dos días consecutivos de numerosos asesinatos en varios municipios del estado: una mujer que vendía flores fue acribillada en un crucero de Salamanca; un hombre con una discapacidad en silla de ruedas murió a balazos en el centro de Apaseo el Grande; una mujer y su hijo de 14 años quedaron heridos cuando sus agresores entraron a la casa en la comunidad de Alfaro en León y les dispararon…

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE POPLAB. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas