El tabasqueño insistió en que no va a confrontarse con el mandatario estadounidense y que el Gobierno mexicano está por promover la cooperación para el desarrollo entre ambas naciones.

Ciudad de México, 10 de agosto (SinEmbargo).-Luego de la advertencia del Gobierno de Donald Trump de retirar la certificación de lucha contra el narcotráfico, el Presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró su exigencia de respeto a la soberanía de México.

“…queremos que se respete nuestra soberanía como también nosotros vamos a respetar la soberanía de otros pueblos y de otros países, el respeto al derecho ajeno es la paz”, expuso el primer mandatario desde Villanueva, Zacatecas.

Asimismo, el tabasqueño insistió en que no va a confrontarse con el mandatario estadounidense y que el Gobierno mexicano está por promover la cooperación para el desarrollo entre ambas naciones.

“Nosotros vamos a seguir manteniendo una relación de respeto, buscando que haya respeto mutuo a nuestras soberanías y no nos vamos a enfrentar con el Presidente Donald Trump ni con el Gobierno de Estados Unidos, queremos la cooperación para el próximo desarrollo”, aseguró López Obrador.

Finalmente, enfatizó que apoya totalmente al canciller Marcelo Ebrard, con respecto a su postura sobre el tema de la cooperación y el próximo lunes ahondará el tema en su conferencia mañanera.

El pasado jueves, el Presidente de EU, Donald Trump, amenazó al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador con “descertificar” a México por incumplir sus compromisos internacionales contra el narcotráfico e incluir así a ese país en una lista formada, un año más, por Venezuela y Bolivia.

En un memorándum enviado al Secretario de Estado, Mike Pompeo, Trump identificó a 22 países, en su mayoría latinoamericanos y caribeños, como grandes productores o plataformas para el tráfico de drogas.

Por esta razón, la mañana de este sábado, el Gobierno mexicano respondió a las acusaciones del Presidente Donald Trump acerca de que nuestro país no cumple con su parte en el combate al narcotráfico, recordando que el tráfico de drogas se debe en gran parte a los altos niveles de consumo en Estados Unidos; además, expresó su preocupación por el tráfico de armas estadounidenses hacia México.