Dos fabricantes de partes de armas suspenderán temporalmente sus ventas en Filadelfia

11/04/2024 - 10:28 pm

Filadelfia presentó en julio pasado una demanda en contra de Polymer80 y JSD Supply, en la que acusó a los fabricantes de perpetuar la violencia en la ciudad al producir y vender armas de fabricación casera imposibles de rastrear, conocidas comúnmente como “armas fantasma”.

Por Michael Rubinkam

Filadelfia, 11 de abril (AP)- Dos de los principales fabricantes de partes para armas de fuego en Estados Unidos accedieron a suspender temporalmente las ventas de sus productos en Filadelfia y el resto de Pensilvania, informaron funcionarios de la ciudad este jueves mientras anunciaban un acuerdo en su demanda en contra de las compañías.

Filadelfia presentó en julio pasado una demanda en contra de Polymer80 y JSD Supply, en la que acusó a los fabricantes de perpetuar la violencia en la ciudad al producir y vender armas de fabricación casera imposibles de rastrear, conocidas comúnmente como “armas fantasma”. La denuncia fue parte de un esfuerzo jurídico más amplio para restringir los lugares en los que los fabricantes pueden vender este tipo de armamento.

David Pucino, director jurídico de Giffords Law Center, despacho que representó a la ciudad en la demanda, acusó a Polymer80 y a JSD Supply de “prácticas empresariales imprudentes… que pusieron en riesgo la seguridad pública”.

“La industria de las armas de fuego debe rendir cuentas cuando viole las leyes y ponga en peligro a los estadounidenses”, señaló en un comunicado.

México pidió una investigacón a EU sobre el tráfico ilegal de armas. Foto: Juan José Estrada Serafín, Cuartoscuro

Según el acuerdo, JSD Supply, con sede en Butler, Pensilvania, acordó que ya no vendería sus productos en el estado durante cuatro años, indicaron los funcionarios.

Polymer80, una empresa con sede en Dayton, Nevada, acordó suspender las ventas por cuatro años a sus clientes en Filadelfia y los condados vecinos de Berks, Bucks, Chester, Delaware, Lancaster, Lehigh, Montgomery y Northampton, los cuales incluyen a las ciudades de Allentown, Easton, Reading y Lancaster. Además, la compañía acordó un pago de 1.3 millones de dólares, el cual según los funcionarios de Filadelfia, será destinado a atender la violencia con armas de fuego.

Se tiene previsto que el acuerdo sea presentado ante la corte el viernes. Ninguna de las compañías respondió por el momento a mensajes en busca de comentarios sobre el pacto.

“Estas armas han terminado en manos de nuestros jóvenes e individuos que de otra manera no tienen permiso para poseer un arma de fuego, y las consecuencias en nuestras comunidades han sido devastadoras”, manifestó Renee Garcia, procuradora de la ciudad de Filadelfia.

Activistas protestan afuera del Capitolio de Estados Unidos para exigir un control de armas de fuego, el jueves 26 de mayo de 2022, en Washington.
Activistas protestan afuera del Capitolio de Estados Unidos para exigir un control de armas de fuego, el jueves 26 de mayo de 2022, en Washington. Foto: J. Scott Applewhite, AP

Las armas fantasma, que pueden adquirirse sin la necesidad de una revisión de antecedentes y ensamblarse en casa, se han convertido en el arma predilecta de menores de edad, delincuentes y otras personas que no pueden poseer un arma de forma legal, según funcionarios de la ciudad.

Este tipo de armamento ha protagonizado una alarmante cifra de tiroteos en los últimos años. Entre 2019 y 2022, la policía registró un incremento de 400 por ciento en el número de armas fantasma utilizadas en un delito, según la demanda que presentó la ciudad. En 2022, la policía de la ciudad incautó 575 de este tipo de armas.

En julio pasado, un hombre armado con un fusil tipo AR-15 y una pistola, ambos de fabricación casera, mató cinco personas en Filadelfia.

Al momento de anunciar el acuerdo durante una conferencia de prensa por motivo de sus primeros 100 días en el cargo, la Alcaldesa de Filadelfia, Cherrelle Parker, señaló que Polymer80 y JSD fabricaron el 90 por ciento de las armas fantasma que se recuperaron en la ciudad.

El Gobierno mexicano sostiene que los fabricantes saben que sus prácticas contribuyen al tráfico de armas a México y lo facilitan. Foto: USDOJ via AP

“Necesitábamos encontrar la manera de exigirles cuentas por su papel en el suministro del mercado de armas para la delincuencia, y en perpetuar la violencia con armas de fuego”, puntualizó.

Polymer80 accedió en febrero pasado a suspender la venta de armas de fuego a los residentes de Maryland como parte de un acuerdo con la ciudad de Baltimore.

El mes pasado, un Juez federal impuso una prohibición permanente a un vendedor de armas de Florida para vender o distribuir cierto tipo de partes de armas de fuego en Nueva York, las cuales, según funcionarios, podrían utilizarse para ensamblar armas imposibles de rastrear y venderlas sin una revisión de antecedentes.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video