Author image

Óscar de la Borbolla

12/02/2024 - 12:03 am

La indocta sabiduría

“Arrogantes, presuntuosos, pagados de nosotros mismos, pero sobre todo ignorantes vamos los seres humanos”.

“El saber actual se reduce a usar a medias los bienes de que dispone”. Foto: Especial

Si hubiera que buscar un adjetivo para calificar a las personas de hoy, a mí se me ocurriría pensar en “arrogancia” (exceso de estimación propia, que suele conllevar sentimiento de superioridad), o un término muy próximo: “petulancia” (vana y exagerada presunción), porque, en efecto, nos estimamos tanto que cuando hablamos de épocas pasadas lo hacemos desde la superioridad y suponemos exageradamente que sabemos más, cuando lo cierto es que hoy la mayor parte de nosotros no sabe nada, y ni siquiera sabe que no sabe.

Y no me refiero a asuntos tan complicados como la electricidad o la Internet con las que estamos todo el día en contacto, sino que no sabemos siquiera de la cama o de las sábanas en las que pasamos la noche: no sabemos ni el por qué ni el cómo; a lo más, un débil para qué. “Son cosas para dormir”, decimos; pero difícilmente alguno de nosotros sería capaz de hacer una cama o de explicar el complejo modo de fabricar con hilos una manta que sirviera de sábana.

Nos hemos convertido en seres tan interdependientes que cada uno sabe malamente lo que hace, y del resto nada. No era así en la antigüedad ni en la llamada Edad Media: en esos tiempos cualquiera habría podido elaborarse un jergón para echarse y tejer una frazada para cubrirse.

El saber actual se reduce a usar a medias los bienes de que dispone; aunque, por supuesto, haya un puñado de personas detrás de cada uno de esos bienes que sí sabe: saben porqué funcionan o como se producen; aunque estos pocos, a su vez, sean igual de lerdos respecto de otros bienes que solo usan. Y, sin embargo, todos somos jactanciosos y vivimos con la creencia de que somos mejores que nuestros ancestros.

Esta situación nos mantiene hundidos, por un lado, en la credulidad y, por el otro, en el pensamiento mágico. Somos crédulos porque lo poquísimos que sabemos nos lo dijeron o lo encontramos en lo primero que nos arrojó la Internet, casi nada nos consta, casi nada lo hemos encontrado nosotros y, en consecuencia, hilamos nuestros pensamientos de forma caprichosa: no conseguimos siquiera desarrollar un razonamiento que posea algún grado de lógica y de objetividad; pensamos con ejemplos particulares y sin darnos cuenta de nuestros brincos de nivel: un caso, y solo uno, lo convertimos en ley, como si porque una vez se dio la coincidencia de que cantó un tecolote y una persona murió, estos dos acontecimientos estuvieran relacionados de forma causa-efecto.

Arrogantes, presuntuosos, pagados de nosotros mismos, pero sobre todo ignorantes vamos los seres humanos haciendo cada uno su vida, haciéndola al elegir entre las opciones que aparecen o nos creamos, y luego nos sorprende el resultado… si la vida fuese un arte, y lo es; nuestra vida es esa obra artística que cada quien cincela al elegir entre las distintas opciones. No es extraño, por tanto, que muchas veces parezca un cuadro pintado por un niño de tres años o una sinfonía semejante al silbido de un arriero.

 

Twitter

@oscardelaborbol

Óscar de la Borbolla
Escritor y filósofo, es originario de la Ciudad de México, aunque, como dijo el poeta Fargue: ha soñado tanto, ha soñado tanto que ya no es de aquí. Entre sus libros destacan: Las vocales malditas, Filosofía para inconformes, La libertad de ser distinto, El futuro no será de nadie, La rebeldía de pensar, Instrucciones para destruir la realidad, La vida de un muerto, Asalto al infierno, Nada es para tanto y Todo está permitido. Ha sido profesor de Ontología en la FES Acatlán por décadas y, eventualmente, se le puede ver en programas culturales de televisión en los que arma divertidas polémicas. Su frase emblemática es: "Los locos no somos lo morboso, solo somos lo no ortodoxo... Los locos somos otro cosmos."
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video