Sin el nombre de Andrés Manuel López Obrador en la boleta y en medio de una división dentro del partido, Morena buscará conservar su mayoría en las elecciones de 2021, en donde se renovarán 15 gubernaturas, la Cámara de Diputados y se elegirán también más del 70 por ciento de los integrantes de congresos locales. Analistas políticos coinciden en que el partido que arrasó con los votos en el proceso electoral de 2018 hoy se encuentra en crisis, sin poder siquiera renovar su dirigencia. 

Ciudad de México, 12 de julio (SinEmbargo).– “Tenemos ante nosotros desafíos y retos formidables de ganar la mayoría en la elección popular de 2021. Es una vocación democrática legítima y una tarea que ahora nos resultará más pesada porque no estará en las boletas el nombre de Andrés Manuel López Obrador“, reconoció el Senador Ricardo Monreal Ávila en un mitin virtual el pasado 5 de julio ante miembros del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), un partido que, de acuerdo con analistas políticos, hoy se encuentra en crisis, sin poder siquiera renovar su dirigencia y con una elección encima que amenaza con quitarles la mayoría.

“Tenemos un partido en crisis que a dos años del triunfo de 2018 no ha logrado ni siquiera renovar su dirigencia, que se ha dividido en fracciones irreconciliables y que ha desarrollado una élite burocrática en la Ciudad de México que lo inmoviliza”, destacó en entrevista Gibrán Ramírez Reyes, doctor en Ciencia Política por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). “Si Morena no se arregla antes del próximo proceso electoral, esa crisis seguirá profundizándose”.

El pasado 9 de julio se cumplieron seis años de que el Instituto Nacional Electoral (INE) emitió la resolución que le otorgó a Morena su registro como partido político nacional, pero fue a partir del 1 de agosto de 2014 cuando tuvo sus efectos constitutivos.

En esta imagen de agosto de 2019 se observa a Andrés Manuel López Obrador en una reunión privada con los legisladores de Morena, tanto de Cámara de Diputados y el Senado, quienes celebraron su reunión plenaria. Foto: Cuartoscuro.

Ante el INE están registrados y aprobados 319 mil 449 afiliados a Morena, pero Alejandro Rojas Durán, aspirante a la dirigencia del partido y quien actualmente tiene suspendidos sus derechos por actos anticipados de campaña, asegura que hasta 2017 se tenían 3.5 millones de militantes, pero durante la campaña presidencial de enero a julio de 2018 solicitaron afiliarse otros 3 millones y medio, y de julio a diciembre de ese año los comités afiliaron a otros 3 millones. Según sus datos y cálculos, tendrían que haber alrededor de 10 millones de militantes.

Con la ola lopezobradorista, Morena arrasó en la elección de 2018 y actualmente tiene gobernadores en la Ciudad de México, con Claudia Sheinbaum Pardo; Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez; Tabasco, Adán López Hernández; Chiapas, Rutilio Escandón Cadenas, y ganó en 2019 Baja California con Jaime Bonilla Valdez y Puebla, Miguel Ángel Barbosa.

En los comicios del 2021 están en juego 15 gubernaturas, la renovación de la Cámara de Diputados y se elegirán también más del 70 por ciento de los integrantes de congresos locales. Baja California, Baja California Sur, Campeche, Chihuahua, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas son los estados que renovarán gubernaturas, diputaciones locales y ayuntamientos, mientras que en la Ciudad de México, Chiapas, Estado de México, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Oaxaca, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán se elegirán congresos y alcaldías.

Ante este gran motín electoral y a unos meses de iniciar el proceso electoral (septiembre), los partidos de oposición ya comienzan a planear estrategias para arrebatarle a Morena la mayoría en las cámaras. Los líderes de Acción Nacional (PAN), Marko Cortés, y de la Revolución Democrática (PRD), Fernando Belaunzarán, dijeron a SinEmbargo que se jugarán todo en la elección de 2021 para lograr su objetivo: restar poder al Presidente y a Morena.

Esta amenaza de perder la mayoría en la Cámara de Diputados y no ganar algunas de las 15 gubernaturas en disputa no es ajena entre los miembros de Morena, así lo declararon el pasado fin de semana Ricardo Monreal y el Diputado Mario Delgado Carrillo.

“Creo que estamos a tiempo de organizarnos para impedir que avance la derecha golpista y tenemos que darnos cuenta de una cosa, nos necesitamos todos. El vacío que nos deja Andrés Manuel como dirigente partidista es tan grande que nadie lo puede llenar por sí solo, lo tenemos que hacer entre todos y esa unidad debe estar basada en la honestidad, en que nos reconozcamos los unos a los otros y nos respetemos, que no descalifiquemos a uno, que no excluyamos a otro, que no haya trampas, nos comprometimos a regenerarla vida pública de nuestro país”, expresó el Diputado en el mitin virtual para conmemorar el segundo aniversario de la victoria presidencial de Morena.

SIN AMLO EN LA BOLETA

Para los especialistas, no contar con el nombre de Andrés Manuel López Obrador en la boleta le restará votos a Morena en la próxima elección.

“Morena es López Obrador, las elecciones (de 2018) no las ganó Morena, las ganó AMLO y él está muy claro en ese tema, por eso en meses pasados intentó que su nombre apareciera en la boleta en las próximas elecciones y que se votara por la revocación de mandato”, dijo a SinEmbargo Telésforo Nava Vázquez, académico de la Universidad Autónoma de México (UAM) y especialista en procesos políticos y movimientos sociales. “El único que puede hacer que Morena no colapse en la elección es él”.

El politólogo Gibrán Ramírez coincidió en este tema, pero debido a la crisis por la que atraviesan los partidos de oposición, descartó un escenario en el que Morena pierda la mayoría en la Cámara de Diputados en la elección del 2021.

“Morena se beneficia de una circunstancia terrible en nuestro sistema político y es que todos los partidos están en crisis”, indicó el especialista. “Con tener ese 20 por ciento que anuncian las encuestas, tendría el 50 por ciento de la votación total efectiva porque mucha gente no va a votar. Entonces sigue teniendo buenos números. Las encuestas que traen bajo a AMLO lo traen en 55 por ciento y las que lo traen alto es en 68 por ciento, y solamente el 20 por ciento se declara por Morena”.

De acuerdo con una encuesta publicada por El Financiero en el mes de abril, Morena ha bajado en las preferencias de los ciudadanos. Actualmente capta el 18 por ciento de las preferencias de los electores, 15 puntos menos que en enero pasado cuando registró 33 por ciento, y 28 puntos menos que el nivel máximo de apoyo que alcanzó durante los primeros meses del gobierno del Presidente López Obrador, del 46 por ciento.

Para los especialistas, la falta de un liderazgo como López Obrador, quien conciliaba a los sectores internos de Morena, y la intervención de agentes del Gobierno federal, como los llamados superdelegados, son algunas de las causas que hoy provocan una crisis en el partido.

“Perdimos al principal dirigente de Morena”, dijo Gibrán Ramírez, quien también es militante de Morena. “López Obrador es el único que incita a un acuerdo o respeto dentro del partido”.

El politólogo enumeró cinco aspectos dentro de Morena que le han impedido crecer como partido político:

1. La salida de López Obrador y la falta de un nuevo liderazgo que una a todos los militantes.
2. La salida de los cuadros más destacados.
3. La falta de un programa que vaya más allá de los puntos de López Obrador.
4. La cultura política de una izquierda tradicional.
5. La intervención de funcionarios del Gobierno en la fallida sucesión de los dirigentes del partido.

“Ha existido la intervención de algunos servidores públicos en los programas de la Secretaría del Bienestar que movilizaron a los Servidores de la Nación”, señaló Gibrán Ramírez. “Desde luego hay una la falta de liderazgo de personas con trayectoria. Ha faltado un relevo generacional en Morena”.

DIVISIONES DENTRO DE MORENA

Para Telésforo Nava Vázquez, académico de la UAM, en Morena hay personajes que militan en el partido sin una convicción y solo velan por sus propios intereses.

“Sin duda hay gente que comulga y se mueve conforme a los planteamientos estratégicos de AMLO, pero hay otra gran cantidad de políticos que se mueve por sus propios intereses. De eso está lleno Morena y lo vimos recientemente en la lucha despiadada que se dieron Yeidckol y Bertha Luján”, refirió.

La sustitución de la dirigencia de Morena debió hacerse en noviembre del 2018, pero se extendió luego de una reforma en sus estatutos en medio de la transición de Gobierno federal. El Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de Morena aprobó que para la última semana de agosto se realice una encuesta para elegir a quienes ocuparán la presidencia y la secretaría general del partido por los próximos tres años.

La contadora Bertha Luján (Chihuahua, 1950) es una de las candidatas más fuertes para ocupar la dirigencia de Morena junto con el Diputado federal Mario Delgado Carrillo.

Luján Uranga, además, es cercana al Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien se mantiene, hasta ahora, ajeno a la decisión.

“Si queremos sobrevivir como alternativa política viable, debemos: uno, recuperar y mantener la esencia democrática; dos, organizar las estructuras y representaciones en todo el país, en los estados, en los municipios, en los barrios, en las secciones electorales”, reconoció el Senador morenista Ricardo Monreal. “Debemos reconocer que uno de los puntos débiles que tenemos es la ausencia de una estructura de representación real y eficaz”.

Mario Delgado, coordinador de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados y uno de los aspirantes a la dirigencia de Morena, pidió evitar trampas en la elección del dirigente de Morena y se pronunció por una encuesta abierta.

“No hay que tenerle miedo a las decisiones del pueblo, eso es muy de los conservadores, a lo que hay que cerrarle el paso es a las trampas, a las exclusiones, a la simulación, a los arreglos en lo oscurito de grupos que se sienten iluminados o que tienen más derechos que otros”, dijo en un video publicado el pasado 9 de julio en sus redes sociales.

LA OPOSICIÓN Y LOS EMPRESARIOS

Para los especialistas, la oposición política en México está lejos de arrebatarle votos a Morena, o al menos los que requieren para quitarles su mayoría, sin embargo, advierten que algunos empresarios –quienes no están de acuerdo con las decisiones del Presidente– podrían intervenir en el proceso electoral de 2021 e impulsar candidaturas.

“La oposición no podrá arrebatarle a Morena votos, pero hay que tener en cuenta que AMLO tiene en contra a la gran élite empresarial, como es el Grupo Monterrey, ellos están disgustados con la política que sigue López Obrador y van a tratar de bloquearlo lo más que puedan”, advirtió el académico Telésforo Nava Vázquez. “En mi hipótesis ellos van a buscar que todos esos partidos se unan, que no vayan aislados porque ahí los hace añicos AMLO”.

De acuerdo con el politólogo Gibrán Ramírez, cuando los partidos disminuyen sus fuerzas siempre entran los factores del poder real que los salvan y éstos son los empresarios.

“A falta de partido políticos se recurre a otros aparatos, por ejemplo, varios de los empresarios agrupados en torno a Claudio X. González han utilizado el Reforma como una plataforma política cuasipartidista, y otros como Gustavo de Hoyos se han planteado hacer una estructura electoral utilizando los aparatos de los diversos partidos”, detalló.