Mauricio Claver-Carone, candidato de EU al BID, rompería con la tradición de que sea un latinoamericano quien dirija la institución, mantenida desde su fundación en 1959.

“No tenemos ninguna intención imperialista, miremos al futuro, entristece que estemos con esta retórica”, dijo.

Washington, 12 de agosto (EFE).- El aspirante estadounidense a presidir el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Mauricio Claver-Carone, criticó la “táctica obstaculizadora” liderada por Argentina para postergar las elecciones previstas para septiembre, que calificó de “minoritaria” y “equiparó con robar el balón antes del final del partido”.

“Una gran mayoría de la región se ha mostrado a favor. Y ahora una minoría busca empujar una táctica obstaculizadora para postergar las elecciones y secuestrar el proceso”, afirmó Claver-Carone en conferencia de prensa, al tiempo que defendió que 17 países de la región se han mostrado públicamente a favor de celebrar los comicios en su fecha y solo cuatro buscan el aplazamiento.

“En vez de terminar el partido, quieren robarse el balón antes de terminar el partido, hay reglas que respetar”, subrayó.

Su candidatura, formalizada por el Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, el pasado mes de junio, ha generado inquietud en la región ya que rompe con la tradición de que sea un latinoamericano quien dirija la institución, mantenida desde su fundación en 1959.

“Históricamente, la crítica era que a EU no le importa el BID, y ahora parece que la crítica es que interesa demasiado, lo que es irónico”, agregó.

Claver-Carone aseguró sentirse “entristecido” por esta retórica de los años 1960.

“No tenemos ninguna intención imperialista, miremos al futuro, entristece que estemos con esta retórica. Y luego la UE envía una carta y nadie habla de colonialismo. Son tonterías”, subrayó el candidato estadounidense.

Claver-Carone respondía así a la propuesta, liderada por Argentina, y cuyo canciller, Felipe Solá, pidió este lunes postergar la reunión para elegir al nuevo presidente del BID, prevista para el 12 y 13 de septiembre, al considerar que un cargo así “no puede salir” de un encuentro virtual.

Romper la tradición de que tenga un latinoamericano al frente, dijo Solá, “es muy importante, por lo menos para algunos de nosotros”, a la vez que remarcó que Argentina no tiene “actitud de sumisión” y calificó al BID como “fundamental para el final de la pandemia”.

En la misma línea que Argentina se han expresado países como México, Chile y Costa Rica, así como la Unión Europea, que tiene como miembros del BID a algunos de sus países y cuyo alto representante de asuntos exteriores, Josep Borrell, envío una misiva apoyando el retraso y lamentando el quiebre de la tradición.

Argentina ha presentado como candidato a Gustavo Béliz, quien es secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia de su país en el gabinete del presidente Alberto Fernández.

También la expresidenta de Costa Rica Laura Chinchilla presentó su candidatura para suceder al colombiano Luis Alberto Moreno al frente del BID.

Claver-Carone, abogado de origen cubano nacido en Miami hace 44 años y conocido por su línea dura hacia Cuba y Venezuela, es el principal asesor para las Américas del presidente Trump.