Durante la última sesión en el Palacio Legislativo, en San Lázaro, la Comisión de Puntos Constitucional emitió un dictamen que estima una disminución de cinco mil 289 millones de pesos a dos mil 619 millones de pesos en el presupuesto destinado a los partidos políticos para el próximo 2020.

Ciudad de México, 12 de diciembre (SinEmbargo).– Los legisladores de la Cámara de Diputados discutieron en el pleno la reforma que propone reducir al 50 por ciento el financiamiento público de los partidos políticos, la cual modificaría el artículo 45 constitucional.

Durante la última sesión en el Palacio Legislativo, en San Lázaro, la Comisión de Puntos Constitucional emitió un dictamen que estima una disminución de cinco mil 289 millones de pesos a dos mil 619 millones de pesos en el presupuesto destinado a los partidos políticos para el próximo 2020.

Debido a que se trata a una reforma a la Carta Magna, es necesario para su aprobación el voto de la mayoría calificada de dos tercera partes de los legisladores. Sin embargo, hasta el momento, solo los integrantes de la bancada de Morena y Encuentro Social se han pronunciado a favor del dictamen.

La reforma al artículo 41 propone que “el Financiamiento público para el sostenimiento de sus actividades ordinarias permanentes se fijará anualmente, multiplicando el número total de ciudadanos inscritos en el padrón electoral por el 32.5 por ciento del valor diario de la Unidad de Medida y Actualización”.

Asimismo, “el 30 por ciento de la cantidad que resulte de acuerdo a lo señalado anteriormente, se distribuirá entre los partidos políticos en forma igualitaria y el 70 por ciento restante de acuerdo con el porcentaje de votos que hubieren obtenido en la elección de diputados inmediata anterior”, precisa el dictamen.

Durante la sesión, el Diputado de Movimiento Ciudadano, Jacobo Cheja, señaló que “se necesita un nuevo modelo electoral en donde todos los partidos tengan únicamente los recursos mínimos para realizar sus principales actividades y que estos recursos sean administrados por el INE”.

Por su parte, la legisladora Julieta Rábago, de la misma bancada definió al dictamen como una simulación más de los “legisladores del grupo mayoritario”, pues no atiende a fondo el problema del financiamiento de los partidos políticos.

A su vez, el funcionario Gerardo Fernández Noroña se pronunció en contra de la reforma, pues manifestó que está “de acuerdo en que la austeridad debe llegar a los partidos políticos” pero mostró su inconformidad a la desaparición del financiamiento público de los partidos.

En contraste, la Diputada de Morena, Tatiana Clouthier expresó que “hoy puede ser un día histórico al poner fin al dispendio de los partidos políticos, demanda que por años los ciudadanos han reclamado”.