Entre los participantes estaban Carlos Slim, fundador de Grupo Carso; Emilio Azcárraga, presidente del Grupo Televisa; Carlos Bremen, director de Grupo Financiero Value, Carlos Peralta, director de IUSA, Carlos Salazar, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Ciudad de México, 13 de febrero (SinEmbargo).- El sector empresarial mexicano que se reunió con el Presidente Andrés Manuel López Obrador, la noche del miércoles, se comprometió a apoyar la rifa del avión presidencial (TP-01) con la compra de alrededor de tres millones de boletos por un monto equivalente a mil 500 millones de pesos.

El Presidente López Obrador se dijo satisfecho después de la reunión que sostuvo con el sector y la participación y respaldo de todos para con la rifa del monto equivalente al avión presidencial. “No hubo desaires, los convocamos y asistieron”, explicó.

Al término de la reunión, en redes sociales circuló una hoja que presuntamente mostraba un formato que se les entregó a los representantes del sector para que anotaran la cantidad con la que participarán de la decisión del Ejecutivo de rifar el “José María Morelos y Pavón”. Al filtrarse la imagen el político mexicano confirmó su veracidad y dijo que cada una de estas papeletas fue introducida en una ánfora que después fue analizada para conocer el monto del apoyo.

El Mandatario mexicano dio a conocer que durante la reunión se les explicó a los empresarios mexicanos la forma en que se llevará a cabo el sorteo. Negó que se indagara en las razones de las anteriores Administraciones para realizar la compra.

“Ayer ya obtuvimos compromisos de dispersión, compra de boletos por la mitad de los tres mil millones que estamos pensando obtener, es decir ayer hubieron compromisos por mil 500 millones de pesos, como 75 empresarios, alrededor de mil 500 millones, estamos hablando como de dos millones, un poco más, de tres millones de boletos, casi la mitad”, afirmó el tabasqueño.

Los fondos del sorteo serán empleados para la compra de equipo médico. Foto: Presidencia.

También se tocó el tema de vivir “en la justa medianía” para mantener en equilibrio entre las partes de la sociedad. A la reunión asistieron grandes figuras del ramo, como el multimillonario Carlos Slim, dueño de Grupo Carso.

LA CENA EN PALACIO

En el encuentro, el Presidente ofreció a sus invitados una merienda de tamales de chipilín y chocolate. En la reunión con miembros del sector privado interno les explicó la dinámica del sorteo con premios por el valor del avión presidencial que organiza su Gobierno.

Entre los participantes estaban Emilio Azcárraga, presidente del Grupo Televisa; Carlos Bremen, director de Grupo Financiero Value, Carlos Peralta, director de IUSA, Carlos Salazar, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

A la reunión fueron llevados algunos niños gritones de la Lotería Nacional que llevaron una muestra del boleto que será puesto a la venta para la rifa a partir del próximo 1 de marzo. El sorteo se celebrará el 15 de septiembre.

Los fondos del sorteo serán empleados para la compra de equipo médico en beneficio de los hospitales públicos de México.

López Obrador señaló que la rifa “no es del avión en sí, sino del dinero equivalente a esta costosa aeronave. Mientras, el vehículo permanecerá resguardado por la Fuerza Aérea durante dos años, en tanto se vende definitivamente”.

A la venta estarán 6 millones de números de 500 pesos cada uno (26,74 dólares) y habrá 100 boletos premiados, a razón de 20 millones de pesos (1,1 millones de dólares) cada uno.

A su llegada a la presidencia en diciembre de 2018, López Obrador decidió que el avión presidencial, un Boeing 787 valorado en 130 millones de dólares, fuese puesto a la venta para lo cual fue llevado a Estados Unidos, donde todavía se encuentra.

-Con información de EFE