México

“No tengo injerencia en Gobierno de México”: hijo de AMLO; niega conflicto de interés

13/02/2022 - 10:33 pm

Carolyn Adams, su esposa, también aseguró que las investigaciones sobre la casa que habitaron en Houston son falsas y que tienen todas las pruebas necesarias, las cuales pondrán a disposición de las autoridades para aclarar las acusaciones contra su familia.

Ciudad de México, 13 de febrero (SinEmbargo).– José Ramón López Beltrán, el hijo del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró este domingo por la noche que “no hubo ni habráconflicto de interés sobre su situación contractual, ya que no tiene injerencia en el Gobierno de su país, luego de ser señalado junto a su esposa Carolyn Adams de vivir en una casa en Houston, Texas, propiedad de un empresario de una compañía que hace negocios con la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

“En el año 2018, tome la decisión de seguir ejerciendo mi profesión de abogado, hasta que decidimos en familia mudarnos a los Estados Unidos. En la actualidad y desde el año 2020 trabajo como asesor legal del desarrollo construcción para KEI Partners. Una empresa privada en Houston a través de la cual recibí mi visa de trabajo TN”, indicó en un mensaje a través de redes sociales.

“Soy un ciudadano privado, y no tengo injerencia alguna en el gobierno de México. Mis ingresos provienen al 100% de mi trabajo en Houston. No hubo, ni habrá conflicto de interés. Les pido respeto en mi vida privada y la de mi familia. Gracias por su atención y comprensión, José Ramón López Beltrán”, añadió.

Adams también publicó un comunicado a través de la cuenta de Twitter de López Beltrán. “Pasaron los años y conocí a José Ramón y consecuentemente formamos una familia. Por las circunstancias decidimos salir de México para seguir preservando nuestra privacidad y no causar ningún tipo de conflicto de interés. Siempre hemos trabajado y JUNTOS seguiremos construyendo con y para nuestros hijos”, señaló.

“Mi vida siempre ha sido privada y me he mantenido al margen de cualquier circunstancia, pero dada la situación quisiera hacer unas aclaraciones: En las ultimas semanas mi familia se ha visto gravemente expuesta por un sin fin de noticias falsas publicadas en distintos medios de comunicación, difamándonos y calumniándonos, perturbando nuestra vida privada, algo que es inadmisible. Todo lo que se ha dicho y publicado sobre nosotros en referencia a cualquier vinculación con la compañía Baker Hughes es FALSO”, añadió.

Adams explicó que, al decidir salir de México, “decidimos rentar una casa en la cual, en la actualidad, ha dado de que hablar y ha generado información distorsionada”. “YO renté una casa por un año. José Ramón seguía en el trámite de su visa para residir y trabajar en Estados Unidos”, dijo.

“Aquí se tiene que usar a un agente inmobiliario CON licencia y rara vez se conocen las partes (arrendador y arrendatario). Todo se hizo bajo formalidad, reglas y requisitos estadounidenses: contrato, depósito en garantía, rentas mensuales (como cualquier otro) Aunque en México trabajé en el sector energético, jamás tuve relación alguna con Baker Hughes ni ninguno de sus ejecutivos”, aseguró Adams.

Después de rentar, dijo, adquirió “una casa hipotecada como cualquier ciudadano en este país y el banco se encargó de revisar a detalle todo”.”Tengo un vehículo que sigo pagando, detalle que no incluyeron las supuestas ‘investigaciones’. Expusieron a base de calumnias y difamación nuestra seguridad. A continuación, adjuntó una parte de las conversaciones con el agente inmobiliario que les ayudó a encontrar la casa.

“Como se observa en la primera imagen, la ubicación de la casa no era de mi preferencia y me advirtió que no estaría lista dentro del plazo que yo quería, pero aún así la añadiría en nuestro tour (nuestro recorrido)”, indicó. “Incluso queda probado en la segunda imagen de nuestra conversación que nosotros no teníamos relación alguna con los propietarios, ni conocimiento de quienes eran, ni cual era su ocupación laboral. En las imágenes se pueden observar las fechas que corroboran todos los datos”, argumentó Adams.

Adams mostró fragmentos de sus conversaciones cuando estaba decidiendo sobre rentar un hogar en EU. Foto: Carolyn Adams

Por último, la esposa de López Beltrán señaló que tienen a su disposición “TODAS las pruebas”. “Y estamos dispuestos a entregarlas a las autoridades correspondientes, para que ellos cuando crean conveniente y oportuno puedan o no revelar públicamente la información. Nosotros no podemos, no queremos y ni vamos a exponer la privacidad de otras personas como lo están haciendo con nosotros, poniendo en riesgo nuestra seguridad y la de nuestros hijos”, finalizó.

Para Adams, “estas mentiras han tenido el afán y el propósito de dañar a terceros.  Estamos en la espera de que se investiguen los hechos y que se analicen todas las pruebas. La presunción de inocencia debe ser siempre una máxima y es necesario que sean capaces de rectificar las informaciones erróneas”.

“Tal vez nuestros padres nos educaron de maneras distintas, pero si con un común denominador: no robar. Que la verdad sea dicha, porque las suposiciones no son hechos, y hay que saber diferenciar entre opinión e información. Espero todos los que crearon esta lamentable NOTICIA FALSA encuentren paz en sus corazones”, aseveró la mujer.

Adams dijo que aportarían todas las pruebas necesarias con las autoridades. Foto: Carolyn Adams

Los señalamientos de López Beltrán y Adams surgen luego de que Latinus y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) publicaran una investigación donde revelaron que José Ramón vivió en Houston en una propiedad de un alto directivo de Baker Hughes, contratista de Pemex.

López Beltrán y su pareja, Carolyn Adams, ocuparon entre 2019 y 2020 una casa que pertenecía a Keith L. Schilling, de Baker Hughes, que en agosto de 2019 firmó en Villahermosa, Tabasco, un contrato de Pemex por 85 millones de dólares, según MCCI.

Aunque la organización civil presentó documentos de los contratos, López Obrador retó a presentar las pruebas ante la Fiscalía General de la República (FGR).

“Si tienen pruebas que las presenten. Nosotros no protegemos a nadie, yo estoy aquí para cumplir con el mandato popular de desterrar la corrupción”, sostuvo.

El Presidente López Obrador también ha señalado que sus hijos no tienen injerencia en su Gobierno porque “no es igual” que sus antecesores. Foto: Andrea Murcia, Cuartoscuro

A principios de febrero, López Obrador, aseguró que “está abierta la investigación” contra su hijo José Ramón López Beltrán, acusado de conflicto de interés por haber vivido en Houston, Texas, en la casa de un contratista del Gobierno.

“Está abierta la investigación, a ver de quién es la casa, qué contratos recibieron de Pemex (Petróleos Mexicanos), quién los autorizó. Pues no van a encontrar nada, absolutamente nada, pero (hicieron) el escándalo”, manifestó en su rueda de prensa diaria.

Unos días antes, el mandatario dijo que sus hijos, en su Gobierno, no tienen influencia ni se les dan contratos, y en el caso de José Ramón, señaló que su esposa “al parecer tiene dinero”, pero que no tiene que ver con la administración federal: “ni un contrato, ni una recomendación, no somos iguales”.

Además, ha acusado en distintas ocasiones al periodista Carlos Loret de Mola de ser un “mercenario” al servicio de “la mafia del poder”. Señaló que es amigo de Genaro García Luna, extitular de la entonces Secretaría de Seguridad Pública federal y quien hoy está detenido en Estados Unidos por narcotráfico, y de Felipe Calderón Hinojosa, expresidente mexicano.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas