Author image

Gustavo de Hoyos Walther

13/02/2024 - 12:04 am

La nueva revolución tecnológica

“Ante estos cambios titánicos, las sociedades tendrán que adaptarse rápidamente a las nuevas condiciones”.

“Todas estas tecnologías requerirán la puesta en marcha de nuevos paradigmas educativos que pongan énfasis en las ciencias naturales y las matemáticas”. Foto: Apple vía EuropaPress

De acuerdo con el intelectual Israelí, Yuval Noah Harari, el mundo está a punto de ingresar en una era de cambio tecnológico sin precedentes. Otros pensadores parecen estar de acuerdo. Eric Brynjolfsson y Andrew Mcafee, del Massachusetts Institute of Technology, han hablado de la “segunda era de las máquinas”, puesta en marcha por la Ley de Moore, de acuerdo con la cual los transistores duplican su capacidad cada dos años. De igual manera, Klaus Schwab, Presidente Ejecutivo del Foro Económico Mundial, ha publicado un par de libros en los últimos diez años explicando las consecuencias políticas, tecnológicas, económicas y sociales del advenimiento de la Cuarta Revolución Industrial, según la cual los sistemas físicos, biológicos y digitales trabajarán al unisono para crear un nuevo mundo interconectado de forma insospechada. Es muy posible que en cinco o diez años el mundo luzca muy diferente al de hoy.

Esta revolución en ciernes promete elevar la productividad humana – con la ayuda de las nuevas tecnologías – de tal manera que potencialmente los seres humanos podríamos vivir vidas más largas, estar más saludables y realizar trabajos creativos y no rutinarios. Al mismo tiempo, todos estos autores nos hablan de los peligros detrás de estas tecnologías: desde ser controlados por logaritmos hasta perder nuestra autonomía y libertades; desde futuras guerras hipertecnológicas hasta la perdida masiva de empleos.

Entre los nuevos adelantos se encuentran la inteligencia artificial, el desarrollo de nuevos materiales, el internet de las cosas, los super-robots, la ingeniería biotecnológica, las tecnología aeroespaciales, las computadoras cuánticas, el blockchain, la realidad virtual y muchas más.

Todas estas tecnologías requerirán la puesta en marcha de nuevos paradigmas educativos que pongan énfasis en las ciencias naturales y las matemáticas. Las disciplinas del llamado STEM serán las más apreciadas en el mercado de trabajo en el futuro cercano. Esto no quiere decir que las humanidades, las ciencias sociales y las artes no deban de ser apoyadas. Al contrario: la evaluación del impacto ético, político y socioeconómico de la nueva revolución tecnológica deberá ser hecho por estas disciplinas y es tan importante que, si no hacemos bien el diagnóstico, la humanidad, como la conocemos, podría desaparecer.

Ante estos cambios titánicos, las sociedades tendrán que adaptarse rápidamente a las nuevas condiciones.

Desgraciadamente esta preocupación no parece ser compartirda por varios líderes mundiales atrapados en la persuasión populista, incluyendo, desde luego, al Presidente mexicano y su grupo.

Lo que necesitamos urgentemente en nuestro país es hacer una evaluación eficiente de cómo nos encontramos en términos de adelantos científicos y tecnológicos. Está evaluación se necesita realizar en conjunto con nuestros expertos y líderes de las industrias de vanguardia tecnológica. Sólo conociendo nuestras fortalezas y debilidades podremos enfrentar con éxito el valiente mundo nuevo del porvenir.

Gustavo de Hoyos Walther
Abogado y empresario. Ha encabezado diversas organizaciones empresariales, comunitarias, educativas y filantrópicas. Concentra su agenda pública en el desarrollo de líderes sociales (Alternativas por México), la participación ciudadana en política (Sí por México) y el fortalecimiento del estado de derecho (Consejo Nacional de Litigio Estratégico).
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas