Las personas con este tipo de sangre son entre un 9 por ciento y un 18 por ciento menos propensas a dar positivo por COVID-19.

Ciudad de México, 14 de junio (RT).- Un estudio de la compañía privada estadounidense 23andMe, con sede en California, aporta evidencias sobre la importancia del tipo de sangre a la hora de contraer el coronavirus. Según informa la empresa en una publicación compartida este lunes, los datos preliminares de su investigación sugieren que el tipo de sangre O “parece ser protector frente al virus”.

La empresa californiana lanzó el estudio a principios de abril con el fin de esclarecer si la genética podría explicar por qué algunos enfermos no experimentan síntomas, mientras que otros enferman gravemente. Como parte de la investigación, los participantes facilitaron información sobre si han experimentado síntomas de resfriado o de gripe y sobre si han sido diagnosticados o tratados por el coronavirus.

Como parte de la investigación, los participantes facilitaron información sobre si han experimentado síntomas de resfriado o de gripe y sobre si han sido diagnosticados o tratados por el coronavirus. Foto: Esteban Félix, AP

Los investigadores de 23andMe analizaron los datos obtenidos de 750 mil personas, 10 mil de las cuales habían sido hospitalizadas con COVID-19. Según el resultado de su análisis, los pacientes con grupo sanguíneo O tienen entre un 9 por ciento y un 18 por ciento menos probabilidades de dar positivo por COVID-19 que los individuos con otros tipos de sangre. Esto se aplica tanto al Rh positivo como al negativo.

Los investigadores de 23andMe analizaron los datos obtenidos de 750 mil personas, 10 mil de las cuales habían sido hospitalizadas con COVID-19. Foto: Dolores Ochoa, AP

PERSONAS “EXPUESTAS”

Los científicos descubrieron, asimismo, que entre las personas que se ven más expuestas al virus, como los trabajadores de centros médicos, el tipo de sangre O se revela igualmente protector frente a la COVID-19. No obstante, en este caso la proporción es un poco mayor: de un 3.2 por ciento frente al 4.1 por ciento para el tipo AB. Asimismo, entre los encuestados “expuestos”, aquellos con grupo sanguíneo O tenían entre un 13 por ciento y un 26 por ciento menos proclives a dar positivo que los demás.

No obstante, los expertos señalan que “debido a que las diferencias [entre los cuatro tipos de sangre] son bastante pequeñas, se necesita un tamaño de muestra extremadamente grande para explorar las diferencias entre los grupos”.

“El estudio y el reclutamiento están en curso, con la esperanza de que podamos usar nuestra plataforma de investigación para comprender mejor las diferencias en la forma en que las personas responden al virus”, concluyen los investigadores.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RT. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.