Luego de que la Fiscalía General de la República (FGR) exonerara a Salvador Cienfuegos, extitular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), el mandatario aseguró que aunque se trató de una decisión de la dependencia, el Gobierno que representa la “secunda, avala, respalda”.

Ciudad de México, 15 de enero (SinEmbargo).– El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo esta mañana que su Gobierno avala la decisión de la Fiscalía General de la República (FGR) de exonerar al General Salvador Cienfuegos Zepeda, Secretario de la Defensa Nacional en el Gobierno de Enrique Peña Nieto, acusado por Estados Unidos de recibir sobornos para proteger a un grupo criminal.

“Como ustedes saben, ayer la Fiscalía tomó la resolución de considerar que no hay elementos para juzgar al General Cienfuegos. Es un asunto que le correspondió básicamente a la Fiscalía resolver, pero de una u de otra manera tiene que ver con el Gobierno que represento. Es una decisión que toma la Fiscalía, pero que el Gobierno que represento secunda; es decir, avala, respalda, porque nosotros sostenemos que debe de terminarse la impunidad, desde luego la corrupción. Pero también que no pueden haber represalias, venganzas y que no se pueden inventar delitos, que nadie debe actuar de esa manera, trátese de quien se trate”, afirmó.

El mandatario consideró que lo más importante es la verdad y la justicia, por lo que subrayó la importancia de que la FGR resolviera que “no procede la acusación que se le fabricó al General Cienfuegos por la agencia estadounidense encargada del combate a las drogas, por la DEA“.

Desde Palacio Nacional, señaló que busca que toda la gente sepa “por qué la Fiscalía está actuando como lo ha decidido”, para “no ocultar absolutamente nada y también para que con la información podamos salir al paso con los adversarios nuestros y los representantes de grupos de intereses creados que están empeñado en atacarnos para que se piense que somos iguales, que no hay ningún cambio, y que nosotros somos encubridores, y que somos cómplices, y que somos también peleles de grupos de intereses creados y de gobiernos extranjeros”.

Posteriormente, López Obrador leyó ante los reporteros el comunicado que emitió ayer la FGR para dar a conocer la noticia. Al terminar, comentó que para despejar dudas y malos entendidos, le pidió a Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores, “que haga la relatoría desde que nos enteramos de la detención del General Cienfuegos, incluyendo la nota diplomática que enviamos al Gobierno de Estados Unidos, la respuesta de Estados Unidos, la información que dio la DEA y la decisión que se tomó de entregar toda esa documentación a la Fiscalía General de la República”.

Además, agregó que también le dio la instrucción de que “hoy mismo, lo más pronto posible, se ponga a disposición del pueblo de México todo el expediente que nos envió el Gobierno de Estados Unidos, completo, para que pueda ser consultado, revisado, investigado, por quien lo desee. Transparencia plena”.

“Si el Gobierno de Estados Unidos, la DEA, responde que sí tiene pruebas de otro tipo, entonces también lo daríamos a conocer, pero la Fiscalía ha actuado porque se consideró que los elementos de prueba presentados por el Gobierno de Estados Unidos, en este caso por la DEA, no tienen ningún valor probatorio para procesar, para iniciar un juicio en contra del General Cienfuegos. ¿Por qué hicieron esta investigación así: sin sustento, sin pruebas?”, cuestionó el Jefe del Ejecutivo federal.

Durante su conferencia de prensa, precisó que aún cuando ya llevaba mucho tiempo la investigación en el país vecino, detuvieron al General antes de las elecciones; sin embargo, “de acuerdo con la información que tenemos, ya había estado en Estados Unidos en marzo de visita con su familia. A lo mejor no habían terminado de investigar. Todo esto hay que aclararlo, por eso nuestro interés en que se conozcan todos los detalles”.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador leyó el comunicado que emitió la Fiscalía General de la República (FGR).

El Presidente Andrés Manuel López Obrador leyó el comunicado que emitió la Fiscalía General de la República (FGR). Foto: Gobierno de México

“Se actuó sin tomar en consideración que había un acuerdo y se intentó consciente o inconscientemente de afectar la relación entre los gobiernos. Afortunadamente se corrigió el procedimiento, se repuso y este es el resultado. Entonces como es un asunto muy transcendente y delicado, porque no podemos dejar en entredicho al Gobierno de la República ni sus instituciones, tomamos la decisión de dar a conocer todo el expediente completo”, añadió el Presidente.

Asimismo, ofreció disculpas al Gobierno de Estados Unidos por actuar de esta manera, ya que “pueden ellos decir que cómo nos atrevemos a dar a conocer este documento, donde es evidente que no son sólidas las pruebas que se recabaron en muchos años supuestamente”.

“¿Por qué lo hacemos? Porque por encima de todo está el prestigio de nuestra Nación, y no podemos nosotros ser rehenes de nadie. Y tenemos la autoridad moral y la autoridad política suficiente como para poder llevar a cabo estas decisiones”, sostuvo.

Por su parte, el Canciller Marcel Ebrard, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), realizó una cronología de los hechos y señaló que si bien había comentado que sería un “suicidio político” no procesar a Cienfuegos, consideró que las autoridades mexicanas sí investigaron al militar.

“Los elementos que el Fiscal William Barr mandó fueron fotocopias de pantallazos de celulares. En México, con estos elementos no podríamos lograr que un Juez de control vincule a proceso a un detenido”, dijo Ebrard.

LA FGR EXONERA A CIENFUEGOS

Ayer, la Fiscalía General de la República (FGR) de México rechazó ejercer ninguna acción penal contra el exsecretario de Defensa, General Salvador Cienfuegos, que fue acusado de lavado de activos y narcotráfico por la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, en inglés).

El General Cienfuegos, quien fue Secretario mexicano de Defensa durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), ha quedado, de esta forma, exonerado, a pesar de las graves acusaciones que había presentado la DEA ante un Juez estadounidense.

La FGR dijo que tras el análisis de las pruebas de las autoridades estadounidenses y las proporcionadas por Cienfuegos “se llegó a la conclusión de que nunca tuvo encuentro alguno con los integrantes de la organización delictiva investigada por las autoridades norteamericanas”.

La Fiscalía agregó que tampoco encontró pruebas de que “sostuvo comunicación alguna con ellos, ni realizó actos tendientes a proteger o ayudar a dichos individuos”.

Además, tampoco se encontró prueba alguna de que hubiera utilizado ningún equipo o medio electrónico, ni que hubiera emitido orden alguna para favorecer al grupo delictivo señalado en este caso.

“NO HAY DATOS DE OBTENCIÓN DE INGRESOS ILEGALES”

La FGR precisó que del análisis de su situación patrimonial y el cumplimiento de sus obligaciones fiscales “no apareció dato alguno o síntoma de obtención de ingresos ilegales o acrecentamiento de su patrimonio fuera de lo normal, de acuerdo con sus percepciones en el servicio público”.

“Por los motivos anteriores, y con base en los razonamientos y pruebas en la carpeta correspondiente, la FGR, a través de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), ha determinado el “no ejercicio de la acción penal, en contra de Cienfuegos”.

EL PAPEL DE LA DEA

El exresidente Enrique Peña Nieto y su Secretario de Defensa (izquierda), Salvador Cienfuegos.

El exresidente Enrique Peña Nieto y su Secretario de Defensa (izquierda), Salvador Cienfuegos. Foto: Diego Simón Sánchez, Cuartoscuro

En la nota, la FGR apuntó que desde 2013, en la anterior administración en México, “la DEA inició sin el conocimiento y sin la colaboración de dicha administración mexicana una investigación de delitos contra la salud, en donde se involucraba a Cienfuegos”.

Señaló que dicha investigación la continuó la DEA durante la presente administración “sin haber tampoco informado a las autoridades mexicanas sobre el caso”.

Apuntó que el 15 de octubre de 2020, agentes de ese organismo estadounidense detuvieron a Cienfuegos en el aeropuerto de Los Ángeles, California, sujetándolo a proceso por delitos contra la salud y lavado de dinero.

“Después de cinco semanas de haber sido detenido el General Cienfuegos, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos le solicitó a la Jueza que conoció del caso en ese país, que desestimara los cargos en contra de dicha persona y la Jueza federal estimó procedente tal petición”, se explicó en la nota.

La institución señaló que durante el lapso de su detención y después de haber sido ya informada sobre el procedimiento, la FGR solicitó y recibió las pruebas que enviaron las autoridades norteamericanas respecto a ese caso.

“DERECHO A LA PRESUNCIÓN DE INOCENCIA”

Ante ello, el 18 de noviembre de 2020 Cienfuegos fue entregado por las autoridades norteamericanas al Ministerio Público Federal (MPF) mexicano, “que sujetó al procedimiento legal correspondiente a dicha persona, respetando su derecho constitucional a la presunción de inocencia, en razón de que los cargos en su contra habían sido desestimados por las autoridades estadounidenses y la investigación en México se encontraba en su fase inicial”.

La Fiscalía explicó que el 9 de enero de 2021 Cienfuegos “conoció las imputaciones hechas por las autoridades norteamericanas, así como las investigaciones realizadas por la FGR en el caso, teniendo acceso a todo el expediente, como corresponde a esa fase procesal”.

CIENFUEGOS-PEÑA-NIETO

En esta imagen de febrero de 2018, se observa al expresidente Enrique Peña Nieto y Salvador Cienfuegos Zepeda, exsecretario de la Defensa Nacional. Foto: Mario Jasso, Cuartoscuro

A partir de esa fecha, Cienfuegos aportó sus elementos de prueba y la FGR llevó a cabo todas las acciones necesarias para obtener las evidencias indispensables en este caso.

Tras su captura, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, criticó la detención en Estados Unidos porque dijo que ejemplificaba la injerencia externa de la DEA en México.

-Con información de EFE y RT