La supuesta odisea de la paloma se ha ganado la simpatía de miles de internautas australianos que iniciaron la petición “Salvemos a Joe” en la plataforma digital Change, que ya cuenta con mil firmas.

Sídney (Australia), 15 ene (EFE).- Las autoridades de Australia planean sacrificar a una paloma de carreras que supuestamente cruzó el Pacífico en un barco desde Estados Unidos, una odisea que ha motivado una cruzada en las redes sociales para salvarla.

El Ministerio de Agricultura y Medioambiente señala, en un comunicado emitido este viernes, que si se confirma que el ave procede de Estados Unidos podría suponer un “riesgo” para la población de aves autóctona y la industria avícola -valorada en tres mil 700 millones de ASD (dos mil 875 millones dólares o dos mil 365 millones euros)- ya que la paloma podría “portar una serie de enfermedades”.

El ave, conocido como Joe, aparentemente desapareció en octubre durante una carrera en Oregón (EU) y fue hallado el 26 de diciembre a unos 13 mil kilómetros de distancia mientras rondaba con evidentes signos de cansancio por un jardín de la ciudad australiana de Melbourne.

El país oceánico cuentan con férreas leyes de cuarentena para animales que proceden del extranjero ante los numerosos problemas que la isla-continente ha sufrido a lo largo de su historia por la introducción de especies no autóctonas y que dañan el singular ecosistema australiano.

Problemas que aún a día de hoy continúan con, por ejemplo, la sobrepoblación de caballos o camellos salvajes, o las plagas del sapo venenoso de caña (Rhinella marina), introducido en Australia en 1935 y que desde entonces amenaza a varias especies nativa.

Los funcionarios australianos han iniciado un operativo para capturar a Joe con el objetivo de confirmar su procedencia y han solicitado “la urgente cooperación de la población” para localizar a la paloma.

“El departamento (de Medioambiente) está explorando opciones para evaluar y gestionar los riesgos de bioseguridad. Esto puede incluir la repatriación de la paloma a los EU, lo que requeriría el acuerdo de las autoridades estadounidenses pertinentes”, apunta.

La supuesta odisea de la paloma se ha ganado la simpatía de miles de internautas australianos que iniciaron la petición “Salvemos a Joe” en la plataforma digital Change, que ya cuenta con mil firmas.

Por otro lado, el Sindicato Estadounidense de Palomas de Carreras indicó que Joe “no lleva una banda genuina” de su organización lo que al menos alimenta las dudas sobre la verdadera procedencia del ave.