Uno de cada tres adultos de 65 años y más depende únicamente de su pensión como fuente de ingresos, ya sea contributiva (la que se otorga por jubilación) o no contributiva (la que da el Gobierno por medio de programas sociales).

Los montos mensuales de la primera ascienden a 5 mil 128 pesos para las mujeres y a 6 mil 602 pesos para los hombres. Por su parte, la pensión no contributiva es de 611 pesos para las mujeres y 608 pesos para los hombres.

Respecto a la vivienda, el 66 por ciento de los adultos mayores que tienen una pensión contributiva son propietarios de su vivienda, cifra que se reduce a 54 por ciento para el caso de las personas con pensión no contributiva.

Ciudad de México, 15 de febrero (SinEmbargo).– Uno de cada tres adultos de 65 años y más depende únicamente de su pensión como fuente de ingresos, la cual va de los 608 a los 6 mil 602 pesos mensuales, informó la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

México, que ocupa el segundo lugar en la tasa de pobreza de personas retiradas entre los 34 países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), cuenta con un sistema de pensiones que data de 1992, mientras que la expectativa de vida ha pasado de 66 a 76 años, lo que implica una dependencia a la pensión por más tiempo.

En su reporte del cuarto trimestre del 2017, la Consar detalló también que aproximadamente el 63 por ciento de los adultos mayores cuenta con ingresos complementarios como el trabajo, las rentas y las transferencias de otros hogares.

La pensión es un ingreso relevante de los adultos mayores en México. La pensión contributiva promedio mensual asciende a 5 mil 128 pesos para las mujeres y a 6 mil 602 pesos para los hombres. Por su parte, la pensión no contributiva promedio mensual es de 611 pesos para las mujeres y 608 pesos para los hombres, cifra ligeramente superior a los 580 pesos que otorga el “Programa 65 y más”.

Los datos citados por la Consar indicaron que en 2016 había 9.6 millones de personas de al menos 65 años en México. De ellas, sólo 2.9 millones (31 por ciento) tuvieron ingresos por pensión o jubilación, principalmente de los institutos de seguridad social como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), entre otros.

Todas estas pensiones han sido otorgadas bajo esquemas de beneficio definido, es decir, pensiones contributivas.

También se reporta un total de 4.7 millones de personas que reciben ingresos de programas sociales no contributivos, es decir, beneficios sociales a adultos mayores como el Programa de Pensión para Adultos Mayores conocido como “Programa 65 y más” o programas asistenciales estatales y municipales.

Se estima, por tanto, que aproximadamente 2.5 millones de mexicanos mayores de 65 años (26 por ciento) no tiene ingresos por algún sistema de pensión.

Los adultos mayores de 65 años con el menor ingreso (quintil I) no reportan tener ingreso vía una pensión contributiva por lo que dependen en una alta proporción en la pensión no contributiva, lo que reitera su importancia para el segmento más vulnerable de la población adulta mayor en México.

Por su parte, la pensión contributiva comienza a tener relevancia a partir del tercer quintil al representar, en promedio, 39 por ciento del ingreso total, 44 por ciento cuarto quintil, hasta llegar a 55 por ciento para la población de adultos mayores de mayores ingresos (quintil V). En sentido contrario, la proporción que representan las pensiones no contributivas disminuye al aumentar el ingreso.

En México, el porcentaje del ahorro para el futuro está ligado al salario mínimo (88.36 pesos diarios). Desde 1997, se estableció un sistema de pensiones individual mediante el cual, de manera obligatoria por Ley, el trabajador aporta 1.125 por ciento de su salario; su empleador, 5.150 por ciento del sueldo del empleado; y el Estado da otro 0.225 por ciento, que en conjunto, acumulan el 6.5 por ciento del ahorro mensual del trabajador en una cuenta personal, las famosas Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores).

Un estudio del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados (CESOP) publicado el año pasado reveló que el actual esquema de pensiones en el país condenará a la pobreza a los adultos mayores, quienes recibirán 80.4 pesos diarios, es decir, la cuarta parte de su salario.

El monto implica que la pensión será insuficiente para adquirir la canasta de bienes y servicios que requieren para cubrir sus necesidades.

De igual forma estaría por debajo de la línea de pobreza total, que según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) es de menos de cinco dólares al día (95 pesos diarios a tipo de cambio de 19 pesos por dólar).

50% DE LOS ADULTOS MAYORES SIN CASA PROPIA

En referencia a los servicios de salud y los esquemas de pensión, las personas con pensión contributiva tienen principalmente afiliación médica a través del IMSS, mientras que, gran parte de los que cuentan con una pensión no contributiva pertenece al Seguro Popular.

Según la Consar, que cita datos del Inegi, 66 por ciento de los adultos mayores que tienen una pensión contributiva son propietarios de su vivienda, cifra que se reduce a 54 por ciento para el caso de las personas con pensión no contributiva.

En total, 54 por ciento de las personas mayores de 65 años poseen vivienda propia, 30 por ciento habita con otras personas propietarias y 16 por ciento habitan en vivienda no propia.

Gráfico: Consar