Author image

Alejandro Calvillo

15/03/2023 - 12:05 am

Mujeres del mundo contra transgénicos y glifosato

Vandana Shiva ha expuesto cómo la introducción de los transgénicos en India, como el algodón, es una causa importante del fenómeno de suicidios masivos de agricultores en esa nación, al hacerlos dependientes de la compra de semillas y agroquímicos, alterando sus prácticas tradicionales.

Las mujeres del campo han mantenido la cultura campesina protegiendo la diversidad agrícola y su máxima expresión en las cocinas del mundo. Las mujeres son la resistencia de la salud de las comunidades y de la propia tierra. Reproducimos en este espacio la declaración realizada el pasado 8 de marzo en una reunión internacional de mujeres ligadas a la producción de alimentos, la protección de la diversidad y las culturas, e incluimos la liga a un reporte reciente presentado en Europa sobre las alternativas al glifosato que los Estados Unidos y las corporaciones de agroquímicos reclaman que no existen.

No es de extrañar que esta reunión se de en la India y que una de sus convocantes sea Vandana Shiva, líder del movimiento pacifista para la protección de los bosques y de la tierra frente a la penetración de las corporaciones de agrotóxicos y las semillas transgénicas. Vandana Shiva ha expuesto cómo la introducción de los transgénicos en India, como el algodón, es una causa importante del fenómeno de suicidios masivos de agricultores en esa nación, al hacerlos dependientes de la compra de semillas y agroquímicos, alterando sus prácticas tradicionales.

Aquí el manifiesto de las “Mujeres Diversas por la Diversidad”:

“Nosotras, las mujeres del mundo, reunidas en Dehradun, India como ‘Mujeres Diversas por la Diversidad’, representando a 17 nacionalidades y múltiples culturas, damos la bienvenida y apoyamos la decisión del Gobierno mexicano a través del decreto presidencial de eliminar gradualmente el uso de los OGMs y el glifosato.

Estamos indignadas y consternadas de que el Gobierno de los Estados Unidos esté tratando de presionar al Gobierno de México para imponer el maíz transgénico OGM en violación de la soberanía de México y sus derechos soberanos consagrados en los acuerdos internacionales.

Nosotras como mujeres diversas del mundo que, trabajamos por la protección de la Biodiversidad y resistimos la imposición de OGMs que destruyen nuestra biodiversidad y nuestra soberanía alimentaria, apoyamos al Gobierno mexicano, condenamos la intimidación de Estados Unidos y de la industria biotecnológica para imponer los OGMs a México y al mundo, violando el Convenio de Diversidad Biológica y el Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad que consagran la soberanía y el principio de precaución. También pedimos a la Comisión Europea que mantenga las decisiones que han tomado bajo el principio de precaución.

Pedimos al Gobierno lo siguiente:

–Detener esta estrategia de presionar al Gobierno de México para que acepte el maíz transgénico. México es el reservorio genético del maíz a nivel mundial, el cual debemos preservar.

–Reconocer y aceptar las decisiones políticas adoptadas democráticamente por un país soberano.

–Reconocer que las políticas de México se basan en sólidas evidencias científicas internacionales que demuestran los impactos nocivos de los transgénicos y el glifosato en la salud humana y ambiental.

–Reconocer que la biodiversidad del maíz en México es esencial para la soberanía alimentaria no sólo en México, sino a nivel mundial. Ningún transgénico debe ser introducido en un país que es centro de diversidad.

Nosotras como mujeres diversas nacimos como movimiento en defensa de la diversidad biocultural y nos resistimos a los transgénicos en todo el mundo, ya que los transgénicos, los pesticidas y el sistema alimentario industrial son la principal razón de la desaparición de la biodiversidad. Continuaremos nuestra lucha en defensa de la vida, la diversidad y la libertad”.

8 de marzo de 2023. Dehradun, India.

En medio de las amenazas del Gobierno estadounidense al mexicano por el decreto presidencial que elimina progresivamente el uso del glifosato en México y la importación de maíz transgénico a México para la elaboración de tortillas, se da la coincidencia de que la oficina europea de La Red de Acción sobre Pesticidas (PAN Europe), publica un reporte sobre alternativas existentes al uso del glifosato. PAN Europe realiza esta publicación como parte de las discusiones que se dan en ese continente durante este año para decidir si se mantiene la autorización para el uso de este herbicida o se prohíbe, “el ingrediente activo más popular y controversial usado para aniquilar malezas alrededor del mundo”.

Este documento puede consultarse y debe ser parte del material de prueba del Gobierno mexicano frente al estadounidense para demostrar los riesgos que representa el glifosato y los transgénicos. Esos últimos, los transgénicos, en su mayor parte resistente al glifosato, han provocado un uso indiscriminado de este herbicida.

El documento establece: “La exposición al herbicida no sólo representa un riesgo para la salud humana y una variedad de organismos vivos, sino que también amenaza la biodiversidad y el futuro de la agricultura. Los ciudadanos europeos ya han exigido su prohibición”. A lo que debemos sumar que los ciudadanos mexicanos también deberemos exigir su prohibición. Y la mayor ingesta de glifosato puede darse a través del maíz transgénico que llega a nuestras tortillas, que en el cultivo de ese maíz se utilizan grandes cantidades de glifosato en todo su ciclo agrícola, ya que es resistente al herbicida.

El Dr. Charles Merfield, un experto líder mundial en el manejo no químico de malezas y autor principal del informe, dice: “El manejo de malezas sin los herbicidas agroquímicos es completamente factible. ¡Los agricultores y productores orgánicos han estado haciendo esto durante más de 70 años! Los científicos y las empresas de maquinaria han acumulado una gran cantidad de experiencia, conocimientos y ciencia, y han desarrollado técnicas y muchas máquinas para el manejo no químico de malezas”.

Como advertimos en una columna anterior, los ciudadanos europeos, estadounidenses y canadiense, no quieren transgénicos en su pan, es decir, no quieren ni han autorizado la siembra de trigo transgénico. No lo quieren comer, el trigo es su grano. Sin embargo, quieren que nosotros comamos tortilla con maíz transgénico. Que nuestro grano sí sea transgénico, no el de ellos. Y deberíamos ir más allá, no queremos el maíz transgénico para ningún tipo de consumo humano y deberíamos de dejar su consumo para nuestros animales.

Agradezco la traducción del manifiesto de las “Mujeres Diversas por la Diversidad” a Fernando Bejarano de la Red de Acción sobre Plaguicidas y Alternativas en México y por la difusión del documento de Pesticide Action Network de Europa sobre alternativas al glifosato.

Alejandro Calvillo
Sociólogo con estudios en filosofía (Universidad de Barcelona) y en medio ambiente y desarrollo sustentable (El Colegio de México). Director de El Poder del Consumidor. Formó parte del grupo fundador de Greenpeace México donde laboró en total 12 años, cinco como director ejecutivo, trabajando temas de contaminación atmosférica y cambio climático. Es miembro de la Comisión de Obesidad de la revista The Lancet. Forma parte del consejo editorial de World Obesity organo de la World Publich Health Nutrition Association. Reconocido por la organización internacional Ashoka como emprendedor social. Ha sido invitado a colaborar con la Organización Panamericana de la Salud dentro del grupo de expertos para la regulación de la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a la infancia. Ha participado como ponente en conferencias organizadas por los ministerios de salud de Puerto Rico, El Salvador, Ecuador, Chile, así como por el Congreso de Perú. el foro Internacional EAT, la Obesity Society, entre otros.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video