Galileo

Juno falló. Y qué bueno: ahora sabemos más de Júpiter (FOTOS)

15/06/2021 - 9:38 am

Esta misión ha revelado que Júpiter, el quinto planeta del Sistema Solar, tiene relámpagos más arriba de lo que se creía posible y vientos que se extienden tan profundamente en el interior que podrían empujar los campos magnéticos del planeta.

Ciudad de México, 15 de junio (SinEmbargo).– Kenneth Chang cuenta en The New York Times que la sonda Juno de la NASA empezó una larga misión “que no sería posible si no hubiera experimentado problemas de propulsión cuando llegó por primera vez al planeta gigante”. El motor de Juno no encendió. Eso mejoró su exploración de Júpiter.

“Para ser algo que debía realizarse y descartarse hace tres años, la nave espacial Juno de la NASA tiene una apretada agenda durante su exploración de Júpiter y sus grandes lunas. La nave entró en órbita alrededor de Júpiter el 4 de julio de 2016 y ha sobrevivido al bombardeo de la intensa radiación en el mayor de los planetas del sistema solar. Ahora está por terminar su misión principal, pero la NASA le concedió una prórroga de cuatro años y 42 órbitas más”, dice el periodista del Times.

En los próximos años, los científicos podrán observar más de cerca las ocho tormentas de la parte superior de Júpiter.

La inmensa gravedad de Júpiter está tirando de la órbita de Juno, de modo que las aproximaciones más cercanas de la nave —lo que los científicos llaman perijoves— ya no se producen sobre el ecuador, sino que están migrando hacia el norte. Al final de la misión ampliada, el perijove de la órbita se producirá a una latitud equivalente a la de San Petersburgo, Rusia, en la Tierra.

La misión espacial que inició en 2016 estaría cerca de concluir su misión, sin embargo, la NASA concedió cuatro años más de observación. Foto: NASA.
Si bien la mayoría de las misiones espaciales se enfocan en Marte, las investigaciones que se han hecho sobre el planeta gigante han permitido conocer un poco más de lo que aguarda. Foto: NASA.

La semana pasada pasó por Ganímedes, la mayor luna de Júpiter. El planeta es una gran bola de hidrógeno, pero ha resultado ser una bola bastante complicada.

Los descubrimientos de la misión incluyen relámpagos más arriba de lo que se creía posible, anillos de tormentas estables en los polos norte y sur, y vientos que se extienden tan profundamente en el interior que podrían empujar los campos magnéticos del planeta.

Se espera que en los próximos años, los científicos podrán observar más de cerca las ocho tormentas de la parte superior de Júpiter. Foto: NASA.
Fotografía de Júpiter de 1979. Foto: NASA.

La trayectoria altamente elíptica de Juno, inclinada en un ángulo de casi 90 grados con respecto a las órbitas de las lunas de Júpiter, pasa por encima de los polos norte y sur del planeta. En cada órbita, Juno se lanza en picado, y alcanza una velocidad máxima de 209 mil kilómetros por hora en cuanto pasa a unos pocos miles de kilómetros de las nubes de Júpiter.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas