El Presidente subrayó que tiene completa confianza en el Fiscal Gertz Manero, por lo que no considera que se la haya dado “carpetazo” al asunto, y reiteró que si no hay nueva información es porque se trabaja en ella.

Ciudad de México, 15 de octubre (SinEmbargo).- El Presidente Andrés Manuel López Obrador solicitó a la Fiscalía General de la República (FGR) que presente nuevos informes sobre el caso del exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, ya que en los últimas semanas no se ha otorgado ninguna novedad.

Señaló que si el caso “se bajó”, es porque la dependencia a cargo de Alejandro Gertz Manero está trabajando en las indagatorias que esclarecerán los casos de presunta corrupción por los que se acusa a Lozoya.

“Se bajó el asunto, debe ser porque están trabajando en las investigaciones, en integrar el expediente, pero sí es algo a lo que se le debe de dar curso, fue gravísimo lo que denunció, el cómo repartieron dinero para comprar votos en el Congreso y que se aprobara la llamada Reforma Energética y demás. Entonces hay que esperar”, dijo desde Palacio Nacional.

Agregó que a pesar de ello, la Fiscalía debe mantener informada a la población al ser un tema de sumo interés ciudadano. 

“Yo creo que la Fiscalía debe de informar, porque en efecto (hace semanas no se ha dicho nada), y además es algo que se percibe. Se bajó el asunto”, expuso durante su conferencia de prensa matutina.

Subrayó que tiene completa confianza en el Fiscal Gertz Manero, por lo que no considera que se la haya dado “carpetazo” al asunto, y reiteró que si no hay nueva información es porque se trabaja en ella.

“Yo no creo en el caso de la Fiscalía que se archive porque le tengo confianza al Fiscal, es una gente íntegra, seguramente están trabajando y por experiencia empujar el elefante requiere de tiempo para que camine el elefante hay que estarlo empujando”, sentenció.

La información más reciente sobre el caso de Lozoya se dio el pasado 6 de octubre, cuando la FGR aseguró de nueva cuenta la casa de Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, de la colonia Lomas de Bezares de la Ciudad de México.

El exfuncionario obtuvo un amparo en septiembre que ordenó a la FGR a invalidar el aseguramiento de su residencia ubicada en la Alcaldía Miguel Hidalgo. Sin embargo, la dependencia elaboró una nueva acta de aseguramiento en la que argumentó que el inmueble es objeto de delito, según las investigaciones de los sobornos pagados por Odebrecht a autoridades mexicanas.

El exdirector de Pemex trabaja como testigo colaborador de la FGR. Foto: Cuartoscuro.

El Tercer Tribunal Colegiado en materia Penal en la Ciudad de México ratificó el amparo otorgado al exfuncionario de la administración de Enrique Peña Nieto por lo que la FGR debía cumplir con la sentencia emitida, misma que contemplaba podrá asegurarse inmueble y no el menaje.

La FGR notificó a la defensa legal de Emilio Lozoya sus argumentos para volver a asegurar la vivienda, posteriormente, un Juez analizará si se cumplió la resolución.

Emilio Lozoya Austin fue vinculado a proceso en julio de este año por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita, asociación delictuosa y cohecho, en calidad de autor material y cometido con dolo, el funcionario cumple medidas cautelares con un brazalete electrónico, por lo que no permanece en algún reclusorio.

PRIMER MAXIPROCESO

El exjefe de Pemex de 2012 a 2016 durante la Presidencia de Enrique Peña Nieto (2012-2018) sacudió la política mexicana desde su extradición de España el 17 de julio y su primera audiencia el 28 de julio.

Lozoya denunció ante la Fiscalía General de la República al expresidente Peña Nieto y al exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray.

Las declaraciones de Lozoya señalaron a los expresidentes Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón Hinojosa. Foto: Cuartoscuro.

Los acusó de “ordenarle” recibir 10.5 millones de dólares de Odebrecht para la campaña electoral y para sobornar legisladores del opositor Partido Acción Nacional (PAN) en favor de la reforma energética que abrió el sector a la inversión privada en 2013.

Pero Lozoya también apuntó al sexenio de Felipe Calderón (2006-2012) por presuntos privilegios para la petroquímica Etileno XXI, vinculada con una compañía mexicana socia de Odebrecht.

Por ello, la experta de México Evalúa ve una oportunidad de realizar el primer maxiproceso, una coordinación entre policía, fiscalía y jueces que trate el caso como una estructura organizada en lugar de crímenes individuales.

Para esto, apunta a reformas recientes que crearon las figuras del criterio de oportunidad y de testigo protegido que permitirán a Lozoya aportar pruebas a cambio de protección.

“Debe de estar también relacionado, y es algo que falta por investigar, con la violencia endémica de México y las grandes violaciones a derechos humanos, entonces no es un caso que debamos ver de manera aislada, es un caso que está tocando el centro”, expresa Gómez.

-Con información de EFE