Ciencia y Tecnología

Estudiantes, académicos, médicos y artistas se suman contra el COVID-19, y crean respiradores, caretas…

16/04/2020 - 10:10 pm

Estudiantes, académicos, ingenieros, médicos e incluso artistas visuales mexicanos utilizan sus conocimientos para crear herramientas e insumos –como alternativas– que pudieran ser usados en el tratamiento y combate del COVID-19.

Ciudad de México, 16 de abril (SinEmbargo).- La crisis por la pandemia del coronavirus y la escasez de dispositivos clave para su tratamiento y combate, ha sacado a flote el talento científico que existe en el mundo, y México no se ha quedado atrás.

Una de las principales preocupaciones de los gobiernos a nivel internacional es enfrentarse al desabasto de insumos y herramientas para atender a las personas enfermas por el virus, principalmente ventiladores mecánicos, conocidos también como respiradores.

Estudiantes, profesores, ingenieros, médicos e incluso artistas mexicanos utilizan sus conocimientos para buscar alternativas más económicas y de mayor alcance. Y por ello, han puesto en marcha su ingenio y talento para crear herramientas que puedan apoyar a los especialistas de la salud a atender a pacientes infectados de coronavirus.

Respiradores, cajas protectoras, caretas y cápsulas son parte de las creaciones que han logrado diversos universitarios y profesionales de varios estados en el norte y centro del país, como Nuevo León, Sonora, Coahuila, Baja California y en la Ciudad de México.

VENTILADORES

México se acerca la Fase 3 de la contingencia, lo que implica un crecimiento acelerado del número de casos por COVID-19, explicó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, el pasado sábado 11 de abril.

“En la Fase 3 la escena más importante es el hospital”, dijo el Subsecretario.  Y en los nosocomios un factor clave – para atender a  los pacientes más graves– son los ventiladores mecánicos; sin embargo, el número de estos aparatos no es suficiente.

En México, hasta el momento el 67.43 por ciento de los casos no han requerido hospitalización, mientras que el 10.43 por ciento sí, 0.23 por ciento de las y los enfermos se encuentran en estado grave y otro 3.91 por ciento ha sido intubado.

López-Gatell adelantó que en la Fase 3 los hospitales van a operar en condiciones extraordinarias “hay que garantizar no solamente que existan los ventiladores, por ejemplo, sino que la toma de oxígeno esté en condiciones óptimas, que exista la presión suficiente del circuito de oxígeno para sostener 10, 15, 20, 40, la cantidad de camas necesarias con ventilador”, dijo.

El pasado 4 de abril, el Presidente Andrés Manuel López Obrador informó que se comprarían 5 mil ventiladores, “ya se cuenta con adquisiciones hasta de cinco mil, pero necesitamos más y estamos consiguiéndolos”, dijo el primer mandatario.

Pero, aún y al adquirir más ventiladores a otros país, tampoco se garantiza el abasto. Dräger, compañía alemana de tecnología médica, trabaja a marchas forzadas en la producción de ventiladores para tratar de responder al gran volumen de pedidos de las autoridades sanitarias de diferentes países; pero consideran que no podrán dar abasto para toda la demanda mundial, publicó en días pasados ElDiario.es

“Soy consciente de que, a pesar de todos nuestros esfuerzos, solo podemos satisfacer parcialmente la demanda actual en el mundo. Y créanme, nos gustaría hacer aún más. Pero puedo asegurarles que hacemos lo que podemos”, afirmó Stefan Dräger, director de la compañía, en un comunicado la pasada semana.

Frente a la escasez de estos aparatos estudiantes, investigadores e ingenieros utilizan sus conocimientos para crear prototipos y fabricar respiradores con la intensión que estos dispositivos sean tomados en cuenta como alternativas para apoyar para el tratamiento y combate del COVID-19.

En Sonora, un grupo multidisciplinario de 25 mexicanos, entre ellos ingenieros industriales, en mecatrónica, neumólogos, personal especializado en equipo médico, entre otros, trabajan en la fabricación de respiradores autónomos que puedan ser usados en hospitales para tratar a los pacientes con COVID-19.

Los investigadores conformaron el equipo Reesistencia Team Mx, radicado en Hermosillo y desde finales de marzo comenzaron con la fabricación de los dispositivos, basados en un diseño que hizo el equipo español La ResistenciaT bajo el concepto Open Source, es decir, libre de licencia.

Este grupo de mexicanos no solo quiere replicar el modelo libre de España, sino mejorarlo, probarlo y fabricarlo de manera masiva, para que pueda ser usado en pacientes que requieren de asistencia para respirar, pero que aún no son entubados.

Luego de varios días de trabajo y de ir obteniendo apoyos, los prototipos están en el proceso de pruebas y validaciones. En esta semana se efectuarán “pruebas de verificación en bioterio con cerdos”, informó el equipo en su cuenta de Twitter.

En Nuevo León, estudiantes de la de la carrera de Ingeniería en Mecatrónica de la Universidad de Monterrey (UDEM) crearon un respirador artificial de bajo costo.

Andrés González Ramos, Sergio Caballero Lozano, Omar Beltrán Márquez y Víctor Cárdenas Domene, estudiantes de entre segundo y sexto semestre, arrancaron con el proyecto desde el pasado 18 de marzo, con la guía de su asesor Raúl Quintero.

La idea de los estudiantes era crear un dispositivo que fuera de menor costo: “Se diseñó el respirador en un principio pensando en que fuera lo más barato posible”, dijo el profesor Raúl Quintero, asesor del proyecto.

La Universidad de Monterrey detalló que un respirador tradicional oscila entre los 20 y 30 mil dólares, en cambio, los materiales que se requieren para la fabricación de este modelo no rebasan los 2 mil pesos.

Y es que el prototipo no solo es económico, sino que está pensando también para ser usado en lugares donde no hay luz y puede ser fabricado sin maquinaria especializada, pues otra de sus características, es que puede ser usado de forma manual y hasta con baterías de 12 volts.

El grupo de alumnos cambió su proyecto de tesis para crear un respirador accesible. Foto: UDEM

Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) también trabajan un proyecto para construir un ventilador, adelantó en días pasados el Presidente López Obrador.

“Ahora el Conacyt está ayudando mucho y está encabezando un proyecto para ver la posibilidad de construir en nuestro país un ventilador, está trabajando en eso (…) todavía no podemos decir que ya se va a lograr, pero están en pruebas y faltan diez días para poder saber”, expresó el Presidente el pasado 6 de abril.

En Baja California, académicos con títulos en ingeniería en computación, ingeniería electrónica, ingeniería bioelectrónica, técnicos biomédicos y médicos crearon un prototipo de ventilador respiratorio que permite hacer la función respiratoria normal en personas que presenten problemas mientras son tratados.

Con sistemas de suministro de aire por diferentes técnicas, de regulación de las variables eléctricas, sensado de variables importantes como son presión, volumen, frecuencia, temperatura, humedad; así como sistemas de alarma, este dispositivo además permitirá ser desarrollado con impresoras 3D y con elementos existentes a nivel local, nacional e internacional.

Este respirador creado por los estudiantes de UDEM podrá ser usado de forma manual. Foto: UDEM.

Los creadores son 14 docentes de las Facultades de Ciencias Químicas, Ingeniería y Arquitectura y Diseño, de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), quienes elaborarán seis ventiladores gracias a los recursos con los que cuentan, y quedarán a disposición de las instancias de salud que lo necesiten.

La falta de insumos en Baja California, principalmente de respiradores, mantiene intranquilas a las autoridades de salud. Los hospitales del IMSS solo cuentan con ventiladores disponibles para atender a los pacientes con coronavirus por dos días, mientras que en el resto de los nosocomios del estado se agotarían en una semana en caso de continuar “con la misma tendencia”, informó el pasado fin de semana el Secretario de Salud de la entidad, Alonso Pérez Rico.

El funcionario precisó que para la atención de afectados por la pandemia que requieran hospitalización el IMSS cuentan sólo con 12 ventiladores, cantidad que será suficiente únicamente para atender a los pacientes que lo requieran durante el fin de semana.

Foto: En total 14 académicos de Baja California crearon un respirador para pacientes con COVID-19. Gaceta UABC

De acuerdo a la UABC, un respirador, al nivel de este prototipo, ronda un precio de 40 mil pesos, y los ventiladores que ellos crearon están compuestos con elementos plásticos, metálicos y electrónicos, que bajan potencialmente el costo de producción.

El prototipo del respirador creado por los profesores de la UABC es Open Source, es decir, cuyo diseño permitirá a más personas poder hacer réplicas ante la contingencia internacional por el COVID-19.

La falta de insumos en hospitales de Baja California ha alertado a las autoridades. Foto: Gaceta UABC.

CARETAS, CÁPSULAS…

Los respiradores no es lo único en lo que se han enfocado los investigadores, ingenieros, médicos y profesionales.

En diversas partes del país se han dado a conocer de múltiples iniciativas de mexicanos que han creado diferentes insumos para la pandemia, entre ellos, caretas para repartir de forma gratuita, gel antibacterial, capsulas de transporte para pacientes, e incluso dispositivos para disminuir el riesgo a los médicos.

En la Ciudad de México, el artista visual Ricardo Atl Laguna Ramírez, diseñó una herramienta para proteger del COVID-19 al personal de salud durante procedimientos de intubación a pacientes críticos.

Se trata de una barrera protectora a la que llamó “Caja de aerosol” y  que “funciona como un dispositivo médico que permite la intubación de una manera totalmente segura para los doctores a cargo de dicho procedimiento”, informó en un boletín.

La también llamada “Caja de Anestesia” fue diseñada y fabricada con la asesoría de médicos, y el prototipo se probó en el quirófano comparando sujetos de distintas morfologías.

El diseño y los planos de la caja fueron puestos a disposición para su libre acceso y descarga gratuita , no obstante al artista enfatizó, “su uso debe ser totalmente humanitario, no lucrativo y basado en tres primicias; descarga, construye y comparte”.

“El propósito esencial del desarrollo de los patrones y planos de la caja es que cualquier ciudadano, médicos, enfermeras de distintas partes el país o el mundo puedan descargarlos de manera gratuita y puedan replicarlo de la manera más fácil, de tal suerte que incluso carpinteros o talleres más especializados también puedan fabricar la caja sin contratiempos y así incidir de lo local a lo global en un proceso colaborativo entre sociedad y médicos que son quienes están en el frente de batalla combatiendo a la pandemia que ha paralizado al mundo”, aseguró Atl.

En la Ciudad de México, el artista visual Ricardo Atl Laguna Ramírez, diseñó una herramienta para proteger del COVID-19 al personal de salud durante los procedimientos de intubación a pacientes críticos, a la que llamó “Caja de aerosol”. Foto: Especial

En Aguascalientes, integrantes del departamento de Mantenimiento de la Universidad Autónoma de Aguascalientes fabricaron también cajas protectoras para intubación para disminuir el riesgo de contagio al personal de salud.

La Universidad informó por medio de un boletín que ya entregaron 4 dispositivos al Centro Médico Nacional 20 de Noviembre del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), así como al Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Doctor Salvador Zubirán” de la Secretaría de Salud ubicados en la Ciudad de México; así como otras 40 cajas de acrílico fueron entregadas en diversos hospitales del estado.

De igual forma, la institución compartió el Manual de Elaboración de dichos dispositivos de protección a fin de que pueda aprovecharse la iniciativa para ser replicada en diversos hospitales del país.

Estudiantes diseñaron una caja u compartieron también el manual de elaboración. Foto: UAA.

En Michoacán, siete ingenieros, catedráticos de la carrera de Ingeniería Industrial del Instituto Tecnológico Superior de Huetamo (ITSH), también elaboraron varias Cajas para Auxiliar la Intubación .

“Hace unos días se hizo la entrega de 2 “Cajas Auxiliares de Intubación”, estas fueron entregadas al director del IMSS COPLAMAR en Huetamo, durante una entrevista a la directora general del ITSH, Lic. Jaqueline Gómez Picazo, comentó que por el momento se elaboraron 4 Cajas Auxiliares de Intubación, y que las otras 2 serán entregadas al Hospital General Dr. Miguel Silva (Civil), en Morelia”, informó la institución en un comunicado.

Los ingenieros participantes en la elaboración de estas “ ajas Auxiliares de Intubación”, son Miguel Ángel Monje García, Esbeyde Mora Sánchez, Is Boset Sánchez Pantoja, José Ángel Suazo Ortuño, José Antonio Narciso, Miguel Ángel Sierra López y Roben Rocha Santoyo.

Estudiantes y maestros em Aguascalientes y Michoacán, también han elaborado cajas en busca de proteger a los médicos y disminuir su riesgo de contagio durante los procedimientos de intubación a pacientes críticos con coronavirus. Foto: TecNM Campus Huetamo

En Saltillo, Coahuila, seis estudiantes, una coordinadora y una asistente del Parque de Innovación y Desarrollo de la Universidad La Salle, fabricaron caretas 3D para repartir gratis a enfermeras y médicos en hospitales de aquella ciudad norteña.

Los alumnos, de entre 17 a 22 años y cursan desde el 2 hasta el sexto semestre, aprovecharon los recursos de la universidad y la donación de materiales realizada por empresarios locales, para poder fabricar mascarillas de protección.

De acuerdo con Vanguardia el equipo empezó con la impresión 3D de caretas protectoras y mandó 60 a clínicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Saltillo y Monclova. En menos de dos semanas tuvo que cambiar su modo de producción para entregar mil 400 piezas de acrílico a más hospitales públicos de Coahuila, Chihuahua, Tamaulipas y Oaxaca.

Su meta es fabricar 20 mil caretas más esta semana hasta llegar a 100 mil en los próximos días.

Con información de Zeta y Vanguardia

Sugeyry Romina Gándara
Ha trabajado como reportera y fotoperiodista de nota roja en Chihuahua. Los últimos años, ya radicada en CdMx, los ha dedicado a cobertura sobre temas de desaparición, seguridad y víctimas de la violencia.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video