El Canciller expresó que aunque México es de los pocos países que han tenido acceso a la vacuna, es importante pensar en todas las regiones del mundo, ya que la pandemia de coronavirus es una emergencia global que no se detendrá hasta que la mayoría de la población esté inmunizada. Cabe recordar que el acaparamiento del medicamento por parte de algunos países, ha provocado retrasos en los envíos previamente pactados por el Gobierno mexicano, y al mismo tiempo lo ha obligado a realizar nuevas adquisiciones para no detener por más tiempo el plan de vacunación, que arrancó el pasado 24 de diciembre.

Ciudad de México, 17 de febrero (SinEmbargo).– El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard Casaubón, presentó formalmente ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la queja sobre el acaparamiento de las vacunas contra el nuevo coronavirus.

Esta mañana alrededor de las 8:00 horas, el Canciller se unió a la sesión virtual del Consejo de Seguridad de la ONU, en la que propuso que se acelere la distribución de inmunizadores del nuevo coronavirus a través del instrumento multilateral Covax para que así se “revierta” la acumulación masiva de biológicos en los países más ricos.

En su discurso frente a los representantes del Consejo de Seguridad, Ebrard Casaubón recalcó que si bien el mecanismo de Covax es una “herramienta fundamental e innovadora”, ha sido insuficiente hasta el momento, ya que se creó con el propósito de otorgar justamente las vacunas en todo el mundo, cosa que no ha sucedido.

“La única forma de enfrentar esta pandemia es a través de la cooperación y el multilateralismo y el trabajo coordinado y compartido es fundamental. Si en todo el tiempo así lo ha sido, ahora es decisivo y crucial que lo hagamos. En ese sentido, la comunidad de estados latinos, americanos y caribeños, cuya presidencia ostenta México, reitera la necesidad de hacer lo dispuesto en la resolución 74-274 de la Asamblea General de la ONU, en la que se hace un llamado a fortalecer las cadenas de suministros para garantizar el acceso justo, equitativo y oportuno a las vacunas para enfrentar la pandemia por COVID-19. Es cierto que el mecanismo multilateral de Covax es una herramienta fundamental, innovadora y extraordinaria, pero también debemos reconocer que ha resultado insuficiente hasta ahora y que el escenario que queríamos evitar desgraciadamente se está confirmando”, recalcó.

Al día de hoy no se han distribuido vacunas vía este instrumento de la ONU, insistió el Canciller mexicano, por lo que hizo un llamado enfático para evitar el acaparamiento y acelerar las primeras etapas de las entregas por medio del Covax, privilegiando las entregas a los países de los menores recursos.

“Algunos estudios señalan que estos países no tendrán acceso generalizado a las vacunas sino hasta la mitad del 2023, si se mantiene la actual tendencia. Los datos que ha dado a conocer el directo ejecutivo de la OMS son alarmantes, tres cuartas partes de las primeras dosis de las vacunas administradas en el mundo se concentran en apenas 10 países que representan el 60 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) global. Se estima, conservadoramente, que hay 100 países en los que no se ha aplicado ni una sola dosis o alguna solamente de carácter simbólico”, precisó el titular de la SRE en la videoconferencia de la ONU.

Lo que ocurre hoy, continuó, abre una enorme brecha entre ese pequeño grupo de países ricos y el resto de los países, el grueso de la comunidad internacional que no tiene acceso a las vacunas, sentenció.

El diplomático incluso aseguró que nunca se había presenciado una división global tan profunda que afectara a tantas personas en tan poco tiempo, por lo que insistió que es urgente actuar en contra de la “injusticia que se está cometiendo”. “De ello depende la seguridad de toda la humanidad”, señaló.

“Por ello alertamos a toda la comunidad internacional a evitar los mecanismos que puedan impedir la distribución de las vacunas y a que entre todos fortalezcamos las cadenas de suministro que promuevan y garanticen el acceso universal a ellas”, agregó.

Marcelo Ebrard recordó ante la ONU que México se unió a un acuerdo entre el Gobierno de Argentina, miembros de la iniciativa privada y la farmacéutica AstraZeneca para producir las vacunas de ésta última.

“Cierto es que hemos logrado que México esté entre los pocos países que tiene acceso a vacunas con el apoyo de muchos países de la Unión Europea, de la India, de China -muchas gracias a todos-, pero tenemos que ver por todos los demás y los que tenemos posibilidades tenemos que ser solidarios con los que no las tienen. Por eso, reitero este llamado para acelerar el acceso a vacunas vía Covax y reducir el acaparamiento evidente que estamos enfrentando en toda la comunidad internacional”, culminó.

Además de ello, el Secretario de Relaciones Exteriores afirmó que el Consejo de Seguridad de la ONU debe desempeñar un papel activo y decisivo para lograr contrarrestar el almacenamiento de vacunas por sólo algunos países del mundo.

¿QUIÉNES ACAPARAN LAS VACUNAS?

La mitad de las vacunas contra la COVID-19, elaboradas por empresas como Pfizer-BioNTech, Moderna y AstraZeneca, ya han sido apartadas por un grupo de cinco países, además de la Unión Europea y Unión Africana, los cuales representan algunas de las mayores economías del mundo.

Pero, ¿cuántas dosis han comprado y a cuánta población han inmunizado?, ¿qué pasa con las demás naciones? La Organización Mundial de la Salud (OMS) y líderes mundiales han hecho un llamado a la solidaridad para evitar este acaparamiento, mientras que México presentará este miércoles una queja ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Las cifras de la Universidad de Duke —al corte del 15 de febrero— indican que los países que encabezan la lista con contratos confirmados de vacunas contra el coronavirus son Estados Unidos, con mil 210 millones de dosis; Reino Unido, con 457 millones de dosis; Canadá, con 338 millones de dosis; Japón, con 314 millones de dosis, y Brasil con 232 millones de dosis. También se incluye a las naciones de la Unión Europea, con mil 885 millones de dosis, y la Unión Africana, con 670 millones de dosis, que hicieron sus compras en bloque.

La limitante más profunda para acceder a las vacunas contra la COVID-19 es la cantidad de recursos disponibles para su adquisición, mientras que los países de ingresos altos acaparan las compras anticipadas de dosis y las naciones de ingresos medios salen a flote con la suscripción de compromisos internacionales, “los países de bajos ingresos que carecen de capacidad de fabricación y de aplicación de pruebas clínicas quedan fuera del proceso de negociación”, refiere la propia institución educativa estadounidense.

Por ejemplo, señala la misma información, mientras países como Estados Unidos, Reino Unidos, Canadá, Japón y Brasil compraron dosis suficientes para inocular más de una vez a toda su población, naciones como Taiwán y Vietnam no han comprado vacunas para erradicar la pandemia de coronavirus.

Hasta el corte del 15 de febrero, la Universidad de Duke contabilizó que los países de ingresos altos tienen actualmente cuatro mil 600 millones de dosis confirmadas, los de ingresos medianos altos tienen mil 200 millones de dosis, los de ingresos medianos bajos 599 millones de dosis y los de ingresos medianos bajos sólo 670 millones.

Las vacunas contra la COVID han sido acaparadas por Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Japón y Brasil, quienes encabezan la lista, en cuanto a contratos pactados, de acuerdo con datos de la Universidad de Duke, que también incluye a las naciones de la Unión Europea y la Unión Africana que hicieron sus compras en bloque. Foto: AP.

Es decir, de las dosis compradas hasta el momento, el 65.1 por ciento fueron adquiridas por países de alto ingreso.

“Si bien algunos países de ingresos medios y bajos tienen acuerdos directos, ninguno de ellos tiene suficiente para vacunar a toda su población. Al mismo tiempo, Canadá ha comprado lo suficiente para vacunar cinco veces a su población”, destaca la universidad en su medición y recuerda que no todas estas vacunas necesariamente recibirán aprobación y se comercializarán.

¿LOS PAÍSES POBRES ALCANZARÁN VACUNAS?

Cerca de 70 países pobres sólo podrán vacunar a una de cada 10 personas contra la COVID-19 en este 2021, a menos que los gobiernos y la industria farmacéutica tomen medidas urgentes para asegurarse de que se produzcan suficientes dosis, advirtieron organizaciones internacionales desde diciembre pasado.

Organizaciones como Amnistía Internacional, Frontline AIDS, Global Justice Now y Oxfam, que forman parte de una alianza que reclama una vacuna universal, utilizaron los datos recopilados por la empresa de información y análisis científicos Airfinity para revisar los acuerdos realizados entre los países y las ocho mejores vacunas candidatas.

Gracias a esta información comprobaron que 67 países de ingresos bajos y medios-bajos corren el riesgo de quedar rezagados a medida que los países ricos se acercan más a erradicar esta pandemia en sus zonas. Cinco de estos 67 (Kenia, Myanmar, Nigeria, Pakistán y Ucrania) han acordado sólo 1.5 millones conjuntamente.

Anna Marriott, responsable de políticas de salud de Oxfam, señaló en un comunicado publicado el 9 de diciembre de 2020 que “nadie debería quedarse sin una vacuna que salva vidas por culpa del país en el que vive o por la cantidad de dinero que tiene en el bolsillo”.

Organizaciones como Oxfam, Amnistía Internacional y la OMS han hecho un llamado urgente, pues cerca de 70 países pobres sólo podrán vacunar a una de cada 10 personas. Foto: AP.

Steve Cockburn, director de Justicia Económica y Social de Amnistía Internacional, coincidió que el acaparamiento de vacunas socava los esfuerzos para asegurar que todo el mundo pueda estar protegido contra el coronavirus. “Los países ricos tienen claras obligaciones en materia de derechos humanos, no sólo de abstenerse de adoptar medidas que puedan perjudicar el acceso a las vacunas en otros lugares del mundo, también de cooperar y prestar asistencia a los países que la necesiten”, comentó.

-Con información de Guadalupe Fuentes y EFE