NdeR:

[Frente a la resistencia de las entidades públicas y los muros legales, el navegante de los portales de acceso a la información se parece a Moisés, el hombre bíblico que en cuarenta años de búsqueda jamás pisó la tierra prometida. El marco jurídico de la Transparencia nacional permite que la información sea negada con uno de estos argumentos: los datos solicitados están bajo reserva, son inexistentes o confidenciales. Así, la Administración de Enrique Peña Nieto mantiene más de 12 millones de expedientes bajo llave. Se ha negado a mostrar el acta de nacimiento del Presidente, el decreto que avala la pensión vitalicia a exPresidentes y sus viudas, los resultados de sus encuestas, los fundamentos para crear la Gendarmería o los gastos de las fiestas dentro de Los Pinos. #DatosCerrados es un ejercicio de la Unidad de Datos de SinEmbargo que identifica lo que el Gobierno y otras instituciones no quieren revelar.]

#DatosCerrados | Cuando la constituyeron en 2011, se calculaba que en el país había diez mil personas desaparecidas en la vorágine generada por la guerra en contra del crimen organizado. Siete años después, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas debe atender un paisaje con 30 mil seres humanos sin paradero conocido, según cálculos oficiales y no oficiales. ¿Cómo está buscando esta comisión a los desaparecidos? ¿Cómo está gastando el Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral que se le adjudicó? Por ahora, no es posible saberlo. Esos temas forman parte de los 500 expedientes que la comisión clasificó como reservados en siete años de trabajo.

Cuando en 2012, Enrique Peña Nieto recibió la banda presidencial, ese órgano tenía 258 con esa categoría. Hoy, a poco menos de seis meses de la conclusión del presente Gobierno, hay 500 asuntos con tal clasificación. En otras palabras, la oscuridad en la atención a las víctimas de la violencia creció en 93.7 por ciento.

Ciudad de México, 17 de marzo (SinEmbargo).- El secretismo en la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), el órgano creado en 2011 para aliviar las afectaciones de la guerra en contra del crimen organizado, se agudizó en el presente sexenio. Cuando en 2012, Enrique Peña Nieto recibió la banda presidencial de su antecesor, Felipe Calderón Hinojosa, ese órgano tenía 258 expedientes “reservados”. Hoy, a poco menos de seis meses de la conclusión del Gobierno hay 500 asuntos con tal clasificación.

En otras palabras, el paquete de asuntos de ese órgano cuyo encargo es aliviar la pesadumbre de las víctimas de la violencia, creció en 93.7 por ciento durante la presente Administración federal, dato que lo convierte en una de las entidades públicas más proclive a poner bajo llave sus asuntos, según el Índice de Expedientes Reservados (IER) del Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI).

Esa creciente reserva de información ha puesto oscuridad en la atención a las víctimas de la violencia en México. Por ejemplo, ¿cuál es el protocolo que sigue para buscar a los desaparecidos? Los ciudadanos no pueden saberlo por ahora. Se trata de uno de los expedientes reservados y no se abrirá hasta 2025. La clasificación la adquirió el 15 de febrero de 2013 y la CEAV dio como argumento que revelarlo encontraba “relación directa con temas de prevención y persecución de delitos, estrategia procesal e impartición de justicia”.

Una de las responsabilidades legales de la comisión es la reparación del daño mediante una indemnización económica. Para ello, tiene bajo su administración el Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral. Y otro de los expedientes bajo reserva es el CEAV/CIE/0012/2016 que se refiere a la distribución de este dinero. No será revelado hasta 2021.

Para ser beneficiarios de este fondo, las víctimas deben ser reconocidas por al CEAV y estar inscritas en el Registro Nacional de Víctimas. De acuerdo con el Documento “Situación Financiera del fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral”, publicado por la comisión en su propia página de datos abiertos, ese fondo tuvo el año pasado 314.6 millones de pesos y gastó 235.4 en beneficio de 501 víctimas. De modo que si hay once mil víctimas registradas en total, el año pasado sólo se invirtió en la reparación del daño del 4.5 por ciento.

La CEAV está encargada de atender a personas dañadas de manera directa o indirecta de secuestro, trata de personas, asesinatos dolosos o desaparición. Según datos del propio organismo, uno de cada tres registros en la comisión es por desaparición. Si en 2011, el año en que nació la CEAV se calculaba que 10 mil personas tenían paradero desconocido, hoy se cuentan unas 30 mil.

En México surge cada vez más grupos civiles que, por su cuenta, realizan la búsqueda de sus familiares desaparecidos. Foto: Facebook.

***

El Índice de Expedientes Reservados fue creado en 2004 durante el Gobierno de Vicente Fox Quesada. Marcado por una guerra en contra del crimen organizado, ese sexenio cerró  con ocho millones de asuntos clasificados. Según el discurso del sucesor de Calderón, Enrique Peña Nieto, la guerra no continuó. Pero para 2015, se habían sumado otros cuatro millones 120 mil 71 asuntos. Hoy, en el último año de Gobierno del Peñanietismo y cuando el periodo electoral está a punto de iniciarse, hay  12 millones 401 mil expedientes. Respecto a lo que dejó Calderón Hinojosa, la diferencia es de cuatro millones 401 mil.

El Gobierno de Enrique Peña Nieto ha desclasificado tres millones 708 mil 103 expedientes. La CEAV contribuyó con 74. Es el 14.8 por ciento del total que hay en la comisión.

En 2011, fue creada la Procuraduría Social de Atención a las Víctimas de Delitos (Províctima) por decreto. En un mensaje transmitido a través de la página de la Presidencia, el entonces Presidente, Felipe Calderón Hinojosa expresó: “Hoy he promulgado el decreto por el que se crea la Procuraduría Social cuya función es estructurar todas las acciones que hoy se realizan a favor de las víctimas”.

En esa ocasión, Calderón Hinojosa explicó que la nueva procuraduría tendría la obligación de brindar atención médica, asistencia psicológica especializada, orientación y asesoría jurídica, así como apoyo en la búsqueda de personas reportadas como desaparecidas.

En 2014, cuando Enrique Peña Nieto tenía un año de Gobierno, Províctima se transformó en la CEAV. Ese mismo año se publicó el Reglamento de la Ley General de Víctimas, impulsada por el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad que formó el poeta y activista Javier Sicilia, que estableció a la comisión como órgano operativo del Sistema Nacional de Atención a Víctimas.

Ya han pasado casi cuatro años.

Desde esa fecha hasta ahora, según datos contenidos en los informes de la comisión, se han registrado 11 mil personas para recibir atención. Al tiempo, se han reservado 500 expedientes.