México

La Arquidiócesis pide a ciudadanos cuidar el agua y a gobiernos repartirla bien

17/07/2022 - 11:30 am

El pasado 12 de julio, la Conagua y la Semarnat declararon el inicio de la emergencia por sequía en México para el año 2022, misma que fue publicada en en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Ciudad de México, 17 de julio (SinEmbargo).- La iglesia católica hizo un llamado este domingo a cuidar el agua luego de que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la Secretaría Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) declararan, la semana pasada” el inicio de la emergencia por sequía en México. “Esto es una llamada de alerta de la que debemos aprender”, dijo.

“El agua, fuente de vida y tan necesaria para la subsistencia del hombre no se administra de manera adecuada y los más pobres son los que más sufren por su escasez”, aseveró la institución en su editorial del semanario Desde la Fe.

En su publicación, el organismo religioso citó datos de la Conagua con los que se dio a conocer que el 95 por ciento de los municipios de Chihuahua y Coahuila presentan escasez de agua, pero recordó que Monterrey ha sido la zona a la que más atención mediática se le ha puesto al ser la segunda ciudad más poblada de la República mexicana.

Sus habitantes, dijo, cuentan con sólo seis horas al día de bombeo. “Hay pobladores que hacen fila desde la madrugada frente a las tomas para garantizar llevar agua a su familia e incluso, en señal de desesperación, hay ciudadanos que han secuestrado pipas”.

Autoridades custodian una pipa con agua de una empresa particular luego de que personas de Monterrey protestaran ante la falta de agua en la zona. Foto: Gabriela Pérez, Cuartoscuro.

Por lo anterior, la iglesia aseveró que dicha situación debería poner en acción a los habitantes del resto de las entidades, pues afirmó que “no sólo es problema de ellos”. “Recordemos que ‘todo está conectado’, como dice el lema de la Semana Laudato si’ 2020, basada en la encíclica sobre el medio ambiente escrita por el Papa Francisco”, añadió.

Asimismo,  la institución católica destacó que la Ciudad de México tiene su propia crisis del agua, aunque aún no esté al grado de lo que ocurre en el norte del país. En ese sentido mencionó que las razones son: una población cada vez mayor, la cual ocupa cada vez más agua y que se extrae de un sistema de acuíferos sobreexplotados.

“Por ello, hacemos un llamado a la sociedad civil a cuidar este recurso invaluable, pero también a las autoridades a no sólo distribuir equitativamente el agua, sino también tomar acciones concretas para un correcto aprovechamiento del agua”, sostuvo.

Además, la iglesia recordó que los efectos del cambio climático van a continuar, entre ellos más sequias. “’Estamos abofeteando a la naturaleza y la naturaleza se la va a cobrar’, nos ha advertido el Papa en repetidas ocasiones”.

Ante la escasez de agua que se vive en la zona metropolitana de Monterrey, ciudadanos acuden a un contenedor comunitario de agua purificada de la embotelladora Topo Chico. Foto: Gabriela Pérez, Cuartoscuro.

“Lo que está pasando en el norte del país debe servir a ciudadanos y a gobiernos como una señal para cuidar nuestros recursos naturales y actuar antes de que sea demasiado tarde”, concluyó.

El pasado 12 de julio, la Conagua publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el acuerdo de carácter general de inicio de emergencia por ocurrencia de sequía severa, extrema o excepcional en cuencas para el año 2022.

La Secretaría Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) detalló en el DOF que el país “está expuesto a diferentes eventos hidrometeorológicos severos, tales como sequías, fenómenos impredecibles que pueden presentarse en cualquier zona del territorio y cuya ocurrencia reduce drásticamente los volúmenes de agua almacenados en las presas, poniendo en riesgo el abastecimiento de agua potable”.

Por tal motivo, alertó que aplicará “la limitación temporal a los derechos de agua existentes, a través de la reducción provisional de volúmenes a los usuarios de las cuencas que se encuentren en condición de sequía severa, extrema o excepcional, a fin de abastecer agua para uso doméstico y público urbano a las poblaciones que se encuentren sin este recurso natural por efecto de dicho fenómeno”.

La Conagua dio inicio a la emergencia por ocurrencia de sequía en todo el país. Foto: Gabriela Pérez, Cuartoscuro

De acuerdo con el último reporte del Monitor de Sequía en México de la Comisión Nacional del Agua, se encuentran sequías anormalmente secas en los estados de Colima, Michoacán, Guerrero, sur de Veracruz, Chiapas y Tabasco, así como áreas con sequía de moderada a severa en Baja California Sur, Sinaloa, Durango, sur de Chihuahua, Nuevo León, Nayarit, Michoacán, Veracruz y Puebla.

Asimismo, se destaca que el 4.8 por ciento de la cuenca del Río Bravo tiene sequía excepcional, mientras que sequía extrema está en el 16.3 por ciento de la Península de Baja California, 12.9 por ciento en la cuenca del Noroeste, el 28.6 por ciento en el Río Bravo, 16 por ciento en las cuencas centrales del norte y las del Golfo Norte, y el 6.7 por ciento para la cuenca de Aguas del Valle de México.

El reporte indica que Aguascalientes, Baja California, Coahuila, Chihuahua, Querétaro y Sonora cuentan con al menos el 94 por ciento de sus municipios con sequía; siendo Coahuila y Chihuahua los únicos con municipios en sequía excepcional, es decir, D4.

Días después de la declaratoria, el 14 de julio, Gobernador de Nuevo León, Samuel García Sepúlveda, aseguró que haber “encontrado agua para la ciudad de Monterrey y su área metropolitana, en el municipio de Arteaga, Coahuila; algo que fue criticado por muchos en redes sociales.

“Acabamos de encontrar una mina de oro literalmente hablando. Estoy con Rolando, Alcalde de Rayones y con Marco [Antonio González], Secretario de Desarrollo Regional y Agropecuario [de Nuevo León], en el Cañón del Tragadero estamos justo en la Sierra Madre […] y aquí tenemos esta belleza, este miladro”, dijo en un video que fue compartido en su cuenta de Instagram.

El Gobernador aseguró que “muy pronto estará distribuyendo el agua a la ciudad para incorporarla a la red de Agua y Drenaje de Monterrey para su suministro y abastecimiento”, por lo que anunció que dialogaría con ejidatarios del municipio para dicho fin.

Actualmente, Monterrey vive una crisis por la escasez del agua derivada de una sequía que se ha prolongado por casi seis años, temperaturas cada vez más elevadas, mala planeación de las autoridades y uso excesivo de agua por parte de la población, de acuerdo con expertos y funcionarios.

La situación obligó al Gobierno estatal a declarar un estado de emergencia en febrero y a implementar duras medidas como la reducción en el suministro de agua a sólo siete horas del día, de 4:00 a 11:00 horas.

Vecinos llenan garrafas de plástico con agua en un punto de suministro público en Monterrey, México, el 20 de junio de 2022.
Vecinos llenan garrafas de plástico con agua en un punto de suministro público en Monterrey, México, el 20 de junio de 2022. Foto: AP

Sin embargo, pese a las promesas del Gobierno, habitantes de distintas zonas de la ciudad han denunciado falta total de agua por periodos extendidos, incluso por un mes. Esta situación los ha obligado a recurrir a una frenética compra de tinacos (depósitos plásticos), agua embotellada y camiones cisternas que en ocasiones son ofrecidas por las autoridades de manera gratuita.

Algunos gobiernos de los municipios metropolitanos han instalado tinacos de grandes capacidades en plazas públicas para ofrecer agua de forma limitada. Pero la crisis se ha agravado a tal nivel que el Gobernador Samuel García pidió recientemente a la población “encender veladoras” para que llueva.

El Gobierno estatal además ha buscado convencer a las grandes empresas para que cedan agua de sus pozos y redirigirla al consumo urbano. Decenas de compañías gozan de permisos federales desde hace décadas para explotar mantos acuíferos con los que mantienen activa su producción.

Esa agua no proviene de las presas, sino de mantos acuíferos y pozos someros y subterráneos controlados por las empresas a través de los permisos, dijo a The Associated Press Luis Alatorre, funcionario de la Comisión Nacional de Agua federal (Conagua).

Vecinos llenan garrafas de plástico con agua en un punto de suministro público en Monterrey, México, el 20 de junio de 2022.
Vecinos llenan garrafas de plástico con agua en un punto de suministro público en Monterrey, México, el 20 de junio de 2022. Foto: AP

Pero los expertos sostienen que, aunque estas acciones pueden tener efectos positivos, aún no es posible saber si las medidas serán suficientes para solucionar la crisis.

-Con información de AP

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video