Estudios muestran que cuando se reduce la capa de hielo marino regional, las zonas de Asia y América del Norte a menudo experimentan condiciones invernales inusualmente frías y peligrosas. Sin embargo, estudios previos de modelos climáticos han sugerido que la reducción del hielo marino no puede explicar completamente los inviernos fríos.

MADRID, 17 agosto (EUROPA PRESS).- La dramática pérdida de hielo marino en el Ártico por el cambio climático solo tiene una “influencia mínima” en el clima frío y severo invernal en Asia y América del Norte, según un nuevo estudio.

Los científicos han estudiado durante mucho tiempo la posible conexión entre la pérdida de hielo marino en el Ártico y el clima extremadamente frío, como las heladas profundas que pueden afectar en los meses de invierno.

Las observaciones muestran que cuando se reduce la capa de hielo marino regional, las zonas de Asia y América del Norte a menudo experimentan condiciones invernales inusualmente frías y peligrosas. Sin embargo, estudios previos de modelos climáticos han sugerido que la reducción del hielo marino no puede explicar completamente los inviernos fríos.

Ahora, un nuevo estudio realizado por expertos de la Universidad de Exeter (Reino Unido), el Real Instituto Meteorológico de los Países Bajos y el Instituto de Investigación de Energía y Sostenibilidad en Groninga, ha arrojado nueva luz sobre el vínculo entre la pérdida de hielo marino y los inviernos fríos.

Para la investigación, publicada en Nature Climate Change, el equipo internacional combinó observaciones en los últimos 40 años con resultados de sofisticados experimentos de modelado climático. Descubrieron que las observaciones y los modelos coincidían en que el hielo marino regional reducido y los inviernos fríos a menudo coinciden entre sí.

Comprobaron que la correlación entre el hielo marino reducido y los inviernos extremos a lo largo de la latitud media ocurre porque ambos son impulsados simultáneamente por los mismos patrones de circulación atmosférica a gran escala.

Un oso polar sale del agua para caminar en el hielo en el Estrecho de Franklin en el archipiélago ártico canadiense. Foto: AP

De manera crucial, muestra que la reducción del hielo marino solo tiene una influencia mínima sobre si ocurrirá un invierno duro y severo.

El doctor Russell Blackport, científico de Investigación Matemática de la Universidad de Exeter y autor principal del artículo, señala en un comunicado que “la correlación entre el hielo marino reducido y los inviernos fríos no significa que uno esté causando el otro. Mostramos que la verdadera causa son los cambios en la atmósfera por la circulación que mueve aire caliente al Ártico y aire frío hacia latitudes medias”.

En las últimas décadas, la región del Ártico ha experimentado temperaturas más cálidas debido al cambio climático, lo que ha llevado a una gran disminución en la capa de hielo marino. Esta reducción en la cubierta de hielo marino significa que aumentan las áreas de aguas abiertas, lo que a su vez permite que el océano pierda más calor a la atmósfera en invierno, lo que puede alterar el clima, incluso fuera del Ártico.

Estudios recientes han sugerido que la reducción del hielo marino o el calentamiento del Ártico ha contribuido a los recientes inviernos fríos experimentados en la región de latitudes medias, y que a medida que el hielo marino se reduzca aún más a través del cambio climático, los inviernos fríos serán más frecuentes y severos.

Ahora, este nuevo estudio sugiere que la reducción del hielo marino no es la causa principal de los inviernos fríos. En cambio, los inviernos fríos probablemente son causados por fluctuaciones aleatorias en la circulación atmosférica.

El profesor James Screen, profesor asociado de ciencias climáticas de la Universidad de Exeter, señala que “hay muchas razones para preocuparse por la pérdida drástica del hielo marino del Ártico, pero un mayor riesgo de inviernos severos en América del Norte y Asia no es uno de ellos”.