Elementos del la policía nacional y del ejército de Guatemala se encargaron de desalojar, este lunes, la caravana de más de 6 miles de migrantes hondureños que buscan llegar a Estados Unidos; los migrantes estaban varados, desde el pasado sábado, en una carretera a unos 200 kilómetros de la capital.

Chiquimula, Guatemala, 18 de enero (EFE).- Las fuerzas de seguridad de Guatemala disolvieron este lunes a la fuerza a una caravana migrante compuesta por más de 6 mil hondureños que buscaba llegar a Estados Unidos.

Según constató Efe, unos 500 agentes de la Policía Nacional Civil y soldados del ejército de Guatemala desalojaron la carretera donde los migrantes se encontraban varados desde el pasado sábado en el departamento de Chiquimula, cercano a la frontera con Honduras y ubicado unos 200 kilómetros al este de la capital del país.

Los hondureños forman parte de una caravana migrante conformada por más de 9 mil personas, según cálculos oficiales, que salió desde San Pedro Sula, ciudad del norte de Honduras, en distintas fases los pasados miércoles, jueves y viernes.

Soldados y policías guatemaltecos forman una barricada humana para detener a los migrantes hondureños que caminan por una carretera, en Chiquimula. Foto: Esteban Biba, EFE

Los migrantes fueron desalojados a empujones de parte de las fuerzas de seguridad guatemaltecas, quienes habían dado un plazo de 10 minutos a los hondureños para que liberaran la carretera en la mañana de este lunes.

Tras el enfrentamiento con la Policía Nacional Civil y el Ejército de Guatemala, la caravana se disolvió y los migrantes retrocedieron por diversos sectores del departamento de Chiquimula.

Los migrantes hondureños fueron desalojados de manera violenta por elementos de seguridad de Guatemala. Foto: Esteban Biba, EFE

Algunos hondureños resultaron heridos levemente en el choque con las fuerzas de seguridad, pero las autoridades aún no han divulgado datos sobre su estado.

“Se ha hecho el llamado a los migrantes a realizar los controles respectivos tanto migratorios como sanitarios. Sin embargo, no acceden”, justificó el Instituto Guatemalteco de Migración para respaldar el desalojo de la caravana.

Los migrantes hondureños se encontraban varados en Chiquimula, en su intento de llegar a Estados Unidos. Foto: Esteban Biba, EFE

El grupo que fue disuelto este lunes estaba compuesto por alrededor de 6 mil migrantes, mientras que los otros 3 mil hondureños que conforman la caravana han logrado avanzar en algunos casos y en otros la multitud se ha ido diluyendo o ha emprendido el viaje de vuelta a su país.

Los 6 mil migrantes estaban varados en Chiquimula desde el pasado sábado cuando las fuerzas de seguridad impusieron una barrera y detuvieron su paso para evitar que lleguen a México y a Estados Unidos posteriormente.

Los migrantes no pueden continuar su travesía si no cumplen con una prueba negativa de la COVID-19, según el Instituto Guatemalteco de Migración.

La caravana de 9 mil hondureños se coló ilegalmente entre la noche del viernes y el sábado por el puesto fronterizo El Florido, en el mismo departamento de Chiquimula y a solo unos 20 kilómetros de donde se encuentran detenidos este domingo.

Su objetivo es llegar a Estados Unidos para tener mejores condiciones de vida, alejados de la pobreza y la violencia que azotan el istmo centroamericano, especialmente después de la pandemia y los huracanes “Eta” y “Iota”, que tocaron tierra en noviembre pasado.

El Ejército de Guatemala ha desplegado a más de 5 mil soldados en siete departamentos del país desde el sábado y es apoyado además por otros miles de agentes de la Policía Nacional Civil como parte de un plan organizado por el Gobierno para no dejar avanzar a los migrantes.