Author image

Alejandro Calvillo

18/01/2023 - 12:05 am

Una bebida para perder la virginidad

“Four Loko no requiere contener estimulantes como la cafeína y la taurina para provocar muy fácilmente la embriaguez y con un par de latas”.

Así se describió, la bebida Four Loko, “la bebida para perder la virginidad”. Videos en las redes sociales mostraban cómo los jóvenes se embriagaban con una o dos latas, hasta perder la consciencia. Hace años llamó la atención pública y después vino el silencio. La atención se fijó en su combinación de alcohol con ingredientes energizantes: cafeína, taurina y guaraná. Una combinación (la del alcohol con energizantes) que estaba causando graves daños entre los jóvenes que tomaban una bebida alcohólica y, para bajar sus efectos, tomaban una bebida energizante. Las hospitalizaciones se disparaban por problemas cardiacos. Four Loko contenía los dos elementos juntos: alcohol y energizantes.

En los Estados Unidos se retiró la bebida del mercado y regresó hasta que fue reformulada, ya sin los energizantes. El nombre de la bebida “Four” se debía a los cuatro ingredientes: alcohol, cafeína, taurina y guaraná. Como informó la BBC, “la cafeína y otros estimulantes como la guaraná y la taurina fueron eliminados del producto desde 2010, después de que la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. regulara su contenido”.

Sin embargo, se ignoró o se quiso ignorar, que la mezcla de altas concentraciones de alcohol y de azúcar, su combinación, son una causa importante del impacto de esta bebida. El alcohol es una sustancia depresiva que ralentiza las partes del cerebro que afectan al pensamiento, el comportamiento, la respiración y la frecuencia cardíaca, y, por su lado, el azúcar es un poderoso estimulante.

Pareciera que el Four Loko, al retirar los energizantes, ya no era una amenaza. Sin embargo, las descripciones recientes de los jóvenes dicen otra cosa: “Fui a una fiesta donde el cover incluía Four Loko Azul. Muchos de mis amigos se emborracharon con esa bebida. Un amigo se empezó a balancear, lo sentamos, medio inconsciente empezó a vomitar sobre sí mismo…la mayoría de mis amigos se pusieron muy mal con esa bebida”.

Una lata de esta bebida (473 ml), que un joven puede beber en unos minutos, contiene el equivalente de alcohol a un litro y medio de cerveza. Y no sólo eso, contiene una cantidad de azúcar añadida equivalente a 7 cucharadas cafeteras de azúcar. La combinación es explosiva. El dulzor oculta la percepción del contenido de alcohol y los adolescentes lo beben como si se tratara de un refresco. No hay ninguna bebida que conjunte estas características en el mercado.

De diez bebidas preparadas con alcohol disponibles en el Oxxo de la esquina, fue la única con 12 por ciento de alcohol. Basta comparar el contenido de alcohol con la coctelería que ofrecen los Oxxo en las esquinas: Caribe Cooler 4.7 por ciento, Bamboo Daiquiri 5 por ciento, Amstel Maracuyá Hierbabuena 4 por ciento, New Mix El Jimador Cantarito 5 por ciento, Douglas más agua mineral 5 por ciento, Jack Daniel’s Ginger 5 por ciento, Jack Daniel’s Lemonade 5 por ciento, Michelob Hard Seltzer Mango Durazno 4.2 por ciento y Topo Chico Hard Seltzer Margarita 4.5 por ciento.

Four Loko no requiere contener estimulantes como la cafeína y la taurina para provocar muy fácilmente la embriaguez y con un par de latas, en varios casos, la pérdida de la cordura, basta la gran cantidad de alcohol y su mezcla con una gran cantidad de azúcar. El producto debería llamarse Two Loko (alcohol+azúcar), ya que el alto contenido de alcohol más la gran cantidad de azúcar está en el origen de su impacto. El sabor dulce se dirige a los jóvenes, es la manera de entrar a su paladar y a su cerebro, con las grandes cantidades de dopamina (“hormona del placer”) que genera.

La concentración mayor de alcohol y el alto contenido de azúcar hace que el Four Loko tenga 459 calorías por lata (una cuarta parte del requerimiento de calorías para todo un día por un adulto). Muy atrás está, en esta muestra de bebidas preparadas con alcohol en las tiendas de conveniencia, las 272 calorías del Black Daniel ‘s Lemonade.

El nombre, el diseño de la lata, los sabores y hasta el color de Four Loko, todo está dirigido a los adolescentes, a los jóvenes, para atraerlos al consumo de una bebida altamente embriagante. Y esto tiene eco en México, refuerza una cultura de violencia y degradación comunitaria, no es fortuito que se le llamara “la bebida para perder la virginidad”.

En México sufrimos un problema grave en el consumo de alcohol. No se trata de que el promedio de consumo anual sea alto, se trata de que existe un patrón de consumo episódico excesivo, se trata de que el consumo de alcohol se realiza buscando la embriaguez. No existe una cultura del consumo de alcohol moderado, como el que vemos en varias naciones europeas con el vino, un consumo bajo, regular y cotidiano. En México se trata de un consumo esporádico y muy alto en un sector importante de la población.  La embriaguez se refleja en accidentes, es una de las principales causas de mortalidad en jóvenes accidentados; muy relacionada a la violencia familiar y comunitaria, altamente presente en la violencia de género y, también, en la violación. Esto último se relaciona con la leyenda de” la bebida para perder la virginidad” con la que se le bautizó a “Four Loko”.

Esta bebida puede encontrarse desde 2018 en las tiendas de conveniencia, especialmente en los ya cerca de 20 mil Oxxo que hay en nuestro país y en otras más como Wal-Mart y 7Eleven. La estrategia de publicidad para su introducción masiva consistió en una fuerte campaña en las redes, miles de tweets, documentada en medios importantes, para pedir que el producto fuera distribuido por Oxxo. Un mes después de la campaña, el producto ya estaba en más de 13 mil de estas tiendas en toda la República. Todo, premeditadamente, muy bien planeado para llamar la atención sobre el producto que en las redes los jóvenes promovían como altamente embriagante.

Tan sólo un año antes, el Congreso había solicitado a la Secretaría de Salud y COFEPRIS que evaluara el producto y si era necesario lo sacara del mercado. La institución encontró que contenía furfural por encima de la norma, una sustancia que puede provocar dolor de cabeza, náuseas, diarrea y dolor abdominal. Sin embargo, al no existir una norma específica para este tipo de bebidas, no se pudo hacer más.

México no cuenta con una política nacional sobre consumo de alcohol por la relación que establecieron las grandes corporaciones con el poder político. Por ejemplo, la venta de bebidas alcohólicas antes restringida en espacios y horarios, ahora está disponible en casi todo lugar y a toda hora. Existen buenos ejemplos en Colombia y Perú, donde se establecieron límites en los horarios de disponibilidad, logrando disminuir la violencia contra la mujer, los homicidios, y los accidentes viales. En Francia y Rusia, otras políticas nacionales, redujeron el consumo de alcohol hasta en un 50%.

Alejandro Calvillo
Sociólogo con estudios en filosofía (Universidad de Barcelona) y en medio ambiente y desarrollo sustentable (El Colegio de México). Director de El Poder del Consumidor. Formó parte del grupo fundador de Greenpeace México donde laboró en total 12 años, cinco como director ejecutivo, trabajando temas de contaminación atmosférica y cambio climático. Es miembro de la Comisión de Obesidad de la revista The Lancet. Forma parte del consejo editorial de World Obesity organo de la World Publich Health Nutrition Association. Reconocido por la organización internacional Ashoka como emprendedor social. Ha sido invitado a colaborar con la Organización Panamericana de la Salud dentro del grupo de expertos para la regulación de la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a la infancia. Ha participado como ponente en conferencias organizadas por los ministerios de salud de Puerto Rico, El Salvador, Ecuador, Chile, así como por el Congreso de Perú. el foro Internacional EAT, la Obesity Society, entre otros.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video