México

Activistas acusan que el Gobierno federal los espía con Pegasus pese a promesa

18/04/2023 - 5:56 pm

Periodistas y defensores de la libertad de prensa han señalado ser víctimas de acoso por parte del Ejército mexicano, dependencia que presuntamente aún cuenta acceso con el sistema Pegasus.

Ciudad de México, 18 de abril (AP).— Grupos defensores de la libertad de prensa denunciaron el martes que el Gobierno mexicano seguía usando el programa espía Pegasus en 2022 para interferir los teléfonos de activistas por los derechos humanos, a pesar de la promesa del Presidente Andrés Manuel López Obrador de poner fin a esa clase de espionaje.

En respuesta, el mandatario eludió pronunciarse sobre ese señalamiento y, en cambio, denunció que las secretarías de Defensa (Sedena) y Marina (Semar) están siendo objeto de “espionaje del Pentágono”. Pero agregó que no reportaría los casos para no convertir en “mártires” ni a los espías ni a los empleados de las agencias extranjeras.

Lo que sí hará, según aseguró, es proteger la información del Ejército y la Marina, pero no ofreció detalles sobre las acciones que se seguirán.

Durante su conferencia matutina también aprovechó para criticar a los medios de comunicación locales a los que señaló de filtrar la información que les entrega la DEA. López Obrador insinuó la víspera que la información que se usó para dictar cargos contra 28 miembros del cártel de Sinaloa por tráfico de fentanilo hacia Estados Unidos fue recopilada por agentes estadounidenses en México.

El Presidente señaló al Pentágono de los Estados Unidos por presuntamente espiar a elementos de las Fuerzas Armadas. Imagen ilustrativa. Foto: Patrick Semansky, AP.

En la víspera, la Suprema Corte mexicana anuló una norma de 2016 que permitía al Ejército infiltrar los teléfonos de civiles sin una orden judicial.

Al asumir el cargo en diciembre de 2018, López Obrador prometió poner fin al espionaje gubernamental, del cual él mismo, dijo, fue víctima durante décadas cuando estaba en la oposición.

Sin embargo, los activistas víctimas que trabajan para el grupo Miguel Agustín Pro Juárez denuncian abusos por parte del Gobierno y el Ejército. El centro ha sido blanco de espionaje en el pasado y, ahora lo siguen siendo, según fue confirmado por medio de una investigación forense realizada por el Laboratorio Ciudadano de la Universidad de Toronto, dijeron los grupos el martes.

“Al menos tres personas defensoras de derechos humanos y dos periodistas han sido espiadas ilegalmente con Pegasus, presumiblemente por el Ejército, que de acuerdo con la información dada a conocer por medios, es la única institución (gubernamental) que actualmente cuenta con Pegasus”, según un informe del grupo defensor de la libertad de prensa Artículo 19, la Red de Defensa de los Derechos Digitales y medios de prensa mexicanos.

El diario New York Times fue el primero en informar sobre el nuevo espionaje.

El programa espía Pegasus, de fabricación israelí, se vende solamente a organismos de Gobierno, se infiltra clandestinamente en teléfonos y otros artefactos para recolectar datos y espiar a sus dueños.

Preguntado directamente sobre el presunto hackeo, el Presidente no respondió concretamente sobre el asunto el martes en su conferencia de prensa diaria, pero reiteró su concepto de que lo que hace su Gobierno es recopilación de inteligencia, no espionaje.

“Tenemos nuestra conciencia tranquila como para decir que no se va a violar derechos humanos, ni se va a espiar a nadie”, dijo López Obrador. “No lo hemos hecho a nadie”.

El director del centro Miguel Agustín Pro Juárez, Santiago Aguirre, y el director de asuntos internacionales del centro fueron los blancos más recientes del espionaje.

Según el informe, sus teléfonos fueron infiltrados entre junio y setiembre de 2022, cuando los dos activistas participaban en investigaciones y protestas contra abusos del Ejército en el pasado, incluido el secuestro y desaparición en 2014 de 43 estudiantes de una escuela normal rural.

Entre las víctimas anteriores se encontraban el periodista y autor Ricardo Raphael en 2019 y 2020 y un periodista anónimo del medio de prensa online Animal Político.

Pegasus forma parte de la empresa de tecnología israelí NSO Group. Foto: Sebastian Scheiner, AP

En octubre, los mismos grupos dijeron en un informe que el Ejército mexicano presuntamente seguía espiando al activista por los derechos humanos Raymundo Ramos, entre otros. El Gobierno aparentemente filtró la grabación de una conversación telefónica en la que se escucha la voz de Ramos. El Gobierno dijo que había infiltrado el teléfono de un presunto narcotraficante y que Ramos había llamado o recibido una llamada de ese número.

Desde hace años, Ramos ha reunido información sobre abusos del Ejército y la policía, incluidos numerosos asesinatos, en la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo, dominada por el narco. Su teléfono aparentemente fue infiltrado con Pegasus en 2020.

Según documentos filtrados, el Ejército ha pedido presupuestos para programas de espionaje de empresas relacionadas con la distribución de Pegasus. El grupo hacker Guacamaya encontró documentos del ejército con pedidos de presupuestos en 2020, 2021 y 2022.

Las víctimas de los ataques con spyware dijeron que suponían que el Ejército era responsable en vista de la naturaleza de su trabajo y el momento en que se produjo el espionaje.

La Secretaría de Defensa mexicana no respondió de inmediato a un pedido de declaraciones sobre las denuncias.

El jefe de seguridad de López Obrador dijo que los dos gobiernos anteriores compraron spyware Pegasus por 61 millones de dólares.

López Obrador se ha apoyado en los militares y les ha dado más responsabilidades —desde la construcción de infraestructura hasta la supervisión de puertos y aeropuertos— que cualquiera de sus predecesores.

Esto ha generado preocupaciones de que el Ejército, que tradicionalmente se ha mantenido al margen de la política, podría estar convirtiéndose en una fuerza independiente con escasa supervisión o transparencia.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video