Activistas piden impulsar una verdadera Reforma Energética y prohibir el fracking; entregan más de 10 mil firmas

18/07/2014 - 12:02 am
Alianza contra el Fracking presenta firmas en el Senado de la República. Foto: Antonio Cruz, SinEmbargo
Alianza contra el Fracking presenta firmas en el Senado de la República. Foto: Antonio Cruz, SinEmbargo

Ciudad de México, 18 de julio (SinEmbargo).– La Alianza Mexicana contra el Fracking, formada por 16 organizaciones no gubernamentales, entre ellas, Greenpeace, Fundar y Equipo Pueblo, entregó a los senadores Benjamín Robles Montoya y Layda Sansores San Román 10 mil 280 firmas que exigen aprobar la Ley General para la prohibición de la fractura hidráulica.

En un evento afuera de la Cámara de Senadores, la activista Areli Sandoval Tera, miembro de la Alianza y experta en derechos humanos dijo que la iniciativa fue presentada en ambas cámaras y fue respaldada por un amplio número de legisladores de distintos partidos, sin embargo, no pudo entrar en el paquete de leyes secundarias en materia de energía que ayer comenzó su discusión en el Pleno de la Cámara Alta.

El representante de Equipo Pueblo, Sandoval Tera, explicó a SinEmbargo que las autoridades no están revisando los instrumentos que se tienen “para proteger al medio ambiente. Tiene muchas deficiencias, y lo que necesitamos no son paliativos, no necesitamos disminuir el problema, maquillar el problema, intentar resarcir el daño porque no hay reparación del daño posible ante los impactos ambientales y sociales del fracking”.

El activista mencionó que el fracking es “la técnica que se ha utilizado en muchos países para extraer hidrocarburos no convencionales como el gas de lutita, que se encuentra en yacimientos de rocas de muy baja permeabildiad y que requieren de fracturación hidráulica para su extracción. Un pozo normal no lograría extraer este gas, entonces lo que se hace es perforar pozos, primero verticalmente de uno a cinco kilómetros, luego se perfora horizontalmente y de ahí radialmente para provocar una fractura”, detalló.

“La fractura se hace a través de un líquido de fracturación compuesto por agua, elementos apuntalantes, arena y otros, y un cóctel químico para provocar la fractura de la roca para que el gas sea liberado y se pueda aprovechar”, dijo.

Por su parte, el Senador perredista Benjamín Robles Montoya dijo que desde el primer contacto que tuvieron con la Alianza, se volvió vocero de “una preocupación que todos los mexicanos debemos compartir”, y por ello es que presentaron la iniciativa en el Senado.

También dijo que, en una gira de trabajo que realizó en Estados Unidos, conversó con científicos de ese país que aseguraron que “no estaban en condiciones de poder garantizar el uso de esta técnica. Son incontables los casos que demuestran los riesgos ambientales y sociales, no sólo el uso discriminado de agua, la contaminación del subsuelo, los gases de invernadero, la provocación de sismos como ha sucedido”.

Por su parte, la Senadora Layda Sansores, de Movimiento Ciudadano (MC), aseguró que las firmas de las 10 mil 280 personas “es una [forma de] presión a los legisladores y sobre todo una motivación para cumplir con nuestro deber”.

Beatriz Olvera, integrante también de la Alianza, dijo que con esta petición “la clase política tiene en sus manos la oportunidad de cambiar el futuro de miles de personas en el país y de impulsar una verdadera Reforma Energética, basada en fuentes renovables y sustentables de energía y libre de amenazas a las personas”.

Explicaron que algunas de las zonas del país donde se identificaron que podría iniciar la extracción de gas es Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Querétaro, Veracruz, Hidalgo, Puebla, Oaxaca, Tabasco y Chiapas.

LA PETICIÓN

Protesta contra el fracking en el Senado. Foto: Antonio Cruz, SinEmbargo
Protesta contra el fracking en el Senado. Foto: Antonio Cruz, SinEmbargo

En la plataforma de Avaaz se lanzó la petición hace dos meses y hasta el cierre de esta edición reunía más de 11 mil firmas. Se explica que la técnica de fracking “requiere de 9 a 29 millones de litros de agua por pozo que son mezclados con arena y químicos (muchos de ellos tóxicos), pone en riesgo de contaminación las fuentes de agua de poblaciones cercanas y la habitabilidad de sus viviendas, contamina el aire, tierras de cultivo y pastura, y requiere una ocupación territorial intensiva. Además las sustancias utilizadas afectan directamente piel, ojos, sistema respiratorio y gastrointestinal, pueden afectar al sistema nervioso, inmunológico, endocrino, cardiovascular y riñones y, finalmente, también pueden provocar cáncer y mutaciones”.

FRACKING EN EL MUNDO

La técnica de fractura hidráulica fue prohibida en otros países, como Francia donde el Parlamento no permitió la técnica desde el 30 de junio de 2011, en Bulgaria desde el 18 de enero de 2012. En Sudáfrica, el gobierno estableció una moratoria en septiembre de 2012 para la explotación de hidrocarburos de lutitas en la región de Karoo. Alemania detuvo en mayo de 2012 sus planes de implementación del fracking.

En Italia, dos proyectos de explotación de hidrocarburos de lutitas fueron paralizados, uno mediante la protesta social y un segundo por el propio gobierno. En España, las comunidades autónomas de Cantabria y La Rioja, en 2012 y 2013, respectivamente, prohibieron la fractura hidráulica en su territorio. Valle de Mena (Burgos) se ha declarado como municipio libre de fractura hidráulica. Fuerteventura se ha opuesto a la decisión del gobierno central de explotar hidrocarburos de lutitas en el mar.

En Estados Unidos, diversos estados y ciudades han prohibido la fractura hidráulica. Tal es el caso del estado de Vermont en 2012. Ese mismo año, el estado de Nueva Jersey prohibió el depósito de residuos procedentes de la extracción de hidrocarburos de lutitas en su territorio. Otros estados y ciudades han declarado moratorias para la fractura hidráulica. Tal es el caso del estado de Nueva York.

LA INICIATIVA

hgo mapa
Algunas de las zonas de México donde aplicaría la extracción por vía Fracking. Imagen: Iniciativa de la Cámara de Diputados

En la Cámara de Diputados, la iniciativa fue presentada por la Diputada Graciela Saldaña Fraire y suscrita por legisladores del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Partido del Trabajo (PT), Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza y se menciona a la Alianza Mexicana Contra el Fracking como participantes de manera activa y preponderante en la redacción.

El Artículo 2 de la iniciativa establece que tiene por objeto:

I. Evitar los daños graves e irreversibles al medio ambiente y en consecuencia, las afectaciones que puedan producirse a partir de la exploración y explotación por medio de la fractura hidráulica, a través de la observancia del principio precautorio;

II. Proteger los derechos humanos frente actividades de exploración y explotación por fractura hidráulica;

III. Prohibir la fractura hidráulica en el territorio nacional;

IV. Fomentar el estudio y análisis de los impactos ambientales causados por la exploración y explotación por fractura hidráulica;

V. Fortalecer la transición energética hacia fuentes de energía renovables, que aseguren la sostenibilidad energética social y ambiental del país, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y de otros contaminantes.

El Título Segundo de la propuesta, Fractura Hidráulica explica:

Capítulo Único

Artículo 4°. En las actividades de exploración y explotación de hidrocarburos autorizados por la Secretaría en el territorio nacional, queda estrictamente prohibida la fractura hidráulica.

Artículo 5° . Se impulsará la investigación científica con el objetivo de brindar certeza de que las técnicas de exploración y extracción de hidrocarburos no provocarán daño grave o irreversible al medio ambiente o a la salud pública.

Finalmente la ley establece que la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales a través de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente será vigilante del cumplimiento de las disposiciones de esta ley.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video