Author image

Óscar de la Borbolla

19/06/2023 - 12:03 am

Radiografía del Mal 1

“La verdad es que cualquiera puede ser agente del mal”.

“En la naturaleza no existe la maldad aunque algunos de sus procesos puedan destruirnos”. Foto: Óscar de la Borbolla.

El mal es uno de los asuntos más inquietantes sobre los que se puede reflexionar, pues desde que el ser humano habita este planeta ha sido la causa de gravísimos problemas y, por más que se ha hecho de todo (morales, religiones, castigos, sistemas carcelarios, leyes, educación…), sigue ahí. Me atrevería a decir que el deseo de extirpar el mal de la faz de la Tierra es y ha sido unánime o, por lo menos, nadie quisiera padecer el mal en su persona ni que lo sufriera ninguno de sus seres queridos.

Existen infinidad de males. Si me animara a confeccionar una lista, por brevísima que fuera, terminaría afligiéndome. Me rehuso a hacerla; baste con lo que a cada quien le vengan a la mente cuando lee la palabra “males”, pues sin ningún esfuerzo viene a nosotros una serie de estragos que puedan clasificarse de múltiples maneras; pero entre todas me interesa una, la que los agrupa en dos grandes bandos: los males que acarrea la naturaleza y los que son efectuados por seres humanos.

Hoy quisiera concentrarme en estos últimos, pues estoy seguro de que es en ellos donde propiamente hay maldad: intención dañina; los otros nos lastiman, es verdad, y hasta pueden matarnos, pero, en sentido estricto, no parece haber maldad en ellos: no hay maldad en la sequía, en la enfermedad o en los terremotos y, por eso, resulta más adecuado llamarlos “desgracias”, “calamidades” o “desastres”, y no “males”.

Para que haya mal, es necesario que haya intención, conciencia, deliberación; y en los procesos naturales, hasta donde se sabe, nada de eso aparece, es más bien una maquinaria donde todo ocurre por necesidad o por azar. El mal se relaciona con el libre albedrío: con la libertad y con esa holgura que supone que existan varias opciones o, por lo menos, con el hecho de que quepa la posibilidad de hacerlo o de no hacerlo. No hay maldad en la piedra que cae al faltarle sostén, pues no depende de ella subir o quedarse suspendida, pero sí puede haber maldad en la mano que toma la piedra para arrojarla contra alguien, pues podría no hacerlo. Cuando solo hay un camino: es necesidad no libertad. Cuando sucede por casualidad no hay conciencia ni elección. En la naturaleza no existe la maldad aunque algunos de sus procesos puedan destruirnos; en el mundo humano desafortunadamente sí hay maldad, aunque muchos de nuestros semejantes no puedan ni alcanzarnos

Esta idea supone que quien actúa con maldad está consciente y elige libremente y, aunque esto es cierto en general, la que no es verdadera es la conclusión a la que se llega a partir de esta idea: que quien se inclina hacia el mal posee algo maligno y que mientras peores sean sus actos mayor será la malignidad contenida en esa persona. La verdad es que cualquiera puede ser agente del mal: tú, yo, él… no necesariamente el que hace el mal y ni siquiera quien comete el peor de los males debe ser un sociópata o un psicópata, cualquiera puede; no hace falta estar endemoniado, pero esto será el tema de la próxima entrega.

Twitter @oscardelaborbol

Óscar de la Borbolla
Escritor y filósofo, es originario de la Ciudad de México, aunque, como dijo el poeta Fargue: ha soñado tanto, ha soñado tanto que ya no es de aquí. Entre sus libros destacan: Las vocales malditas, Filosofía para inconformes, La libertad de ser distinto, El futuro no será de nadie, La rebeldía de pensar, Instrucciones para destruir la realidad, La vida de un muerto, Asalto al infierno, Nada es para tanto y Todo está permitido. Ha sido profesor de Ontología en la FES Acatlán por décadas y, eventualmente, se le puede ver en programas culturales de televisión en los que arma divertidas polémicas. Su frase emblemática es: "Los locos no somos lo morboso, solo somos lo no ortodoxo... Los locos somos otro cosmos."

Los contenidos, expresiones u opiniones vertidos en este espacio son responsabilidad única de los autores, por lo que SinEmbargo.mx no se hace responsable de los mismos.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video