The Huffington Post

Las niñas y mujeres mexicanas enfrentan dos monstruos: la violencia, y el crimen organizado

19/10/2012 - 9:00 am

Por Hirania Luzardo / The Huffington Post

Serán las vulnerables y excluídas si al crecer no rompen con un ciclo que arrastran como condena desde que llegan al mundo. En la pobreza hay muchas respuestas de por qué las niñas se enfrentan a la desigualdad social, violencia, discriminación, trata sexual y otros problemas. México, al igual que muchos otros países del mundo, enfrenta una situación difícil con la infancia.

Este pasado 11 de octubre, la Organización de Naciones Unidas (ONU) declaró el Día Internacional de la Niña y, conjuntamente con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), trajo al tapete preocupantes cifras de los millones de niñas en el mundo sufriendo situaciones que las afectan física, emocional y socialmente.

En México, la Entidad de las Naciones Unidas para el Empoderamiento de las Mujeres y la Igualdad de Género (ONU Mujeres) alertó que la problemática que enfrentan miles de niñas mexicanas es para tomar acción inmediata: asesinatos (resultado del crimen organizado), prostitución, tráfico y consumo de drogas, suicidio, abandono escolar, madres en la etapa de la adolescencia y así otros problemas, que terminan lanzando a la vida mujeres, quienes difícilmente puedan reformarse en la adultez.

“México no es que tenga una situación más difícil que otras naciones, la verdad es que todos los países tienen problemas de una manera u otra […] México está enfrentado a un monstruo que es el crimen organizado, que de alguna manera van a afectar a mujeres y niñas; el machismo es otro tema preocupante y no sólo pasa en México, sino en toda Latinoamérica, es muy propio de este continente, y la raíz de muchos estereotipos que vienen desde la crianza de los niños”, explicó a HuffPost Voces, Luz Angela Melo, Asesora Regional de Género de la Unicef, con atención el área de Latinoamericana y el Caribe.

De acuerdo con un estudio en el 2009 de ONU Mujeres, Colegio de México y el Congreso de México, el lugar más peligroso para las mujeres son sus casas. El Femicidio [asesinato de mujeres por razones de género y en el que el asesino es o ha sido la pareja de la víctima] se ha extendido en la última década. La misma investigación arrojó que un 10 por ciento de las niñas que murieron eran menores de cinco años y el 18 por ciento jóvenes entre 15 y 29 años.

Cifras del gobierno de México revelaron que en el 2010 asesinaron a 329 niñas, una de las cifras más altas en un década y en el 2011, 693 fueron a la cárcel por delitos federales, cifra que se incrementó al doble en comparación con el 2010. Un 34.6 por ciento de las causas penales estaban relacionadas con posesión y consumo de drogas.

El suicidio, de acuerdo con ONU Mujeres, es otra realidad preocupante en la sociedad mexicana. En el 2010, la tasa de suicidio en niñas de 10 a 14 años superó la tasa de mortalidad por homicidio. Nueve de cada 10 madres menores no continuaron la escuela; que equivale a dos terceras partes de niñas que no estudiarán más ni trabajarán.

La agresión sexual es otro bandera roja: una de cada seis niñas es agredida sexualmente y el 33 por ciento es maltratada en su propia casa.

“Creo que hay una creciente marginalización de las niñas de América Latina y lo más preocupante es la violencia de género que afecta a niñas y mujeres, hay una falta de datos exactos de los índices de violencia porque la mayoría pasa en las casas”, indicó Luz Angela Melo desde su oficina en Panamá.

Publicado por The Huffington Post / Especial en México para SinEmbargo.mx

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video