#MetaDatos: Este miércoles el Presidente Andrés Manuel López Obrador volvió a pedir a las redes sociales que transparenten su mercado de bots. Horas más tarde Twitter anunció nuevas mediadas con las que terminaría de tajo con los debates abiertos que se generan en red al incorporar una nueva configuración con la que los usuarios controlarán respuestas a sus tuits.

Ciudad de México, 20 de mayo (SinEmbargo).- Después de meses de polarización en torno a las acciones del Gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador, este miércoles una cadena de acciones se ordenaron en torno a la pacificación del debate entre tuiteros que defienden y critican al Presidente desde Twitter.

Por la mañana, el Presidente refirió de nuevo que en las redes sociales hay una operación en su contra que estaría orquestada por la derecha conservadora, y volvió a pedir a las empresas tecnológicas que transparenten los supuestos servicios para utilizar bots que, de acuerdo con el mandatario, son ofrecidas por los administradores de las redes sociodigitales.

De acuerdo con López Obrador, algunas empresas ya han comenzado a realizar reportes en tanto que para otras, la venta de bots es “mercantilismo puro”.

“Y ojalá y de nuevo las empresas de comunicación ayuden con transparencia, que no hagan negocio con el servicio que venden para el uso de bots, porque sí pueden llevar a cabo una revisión constante; algunas ya lo están haciendo, otras no, otras es mercantilismo vil, puro. Pero sí, este es un tema interesante”, expresó López Obrador.

Al mediodía, Twitter México informó, a través de su blog, que contemplan implementar nuevas funciones para que las conversaciones que se generan por medio de tuits sean más privadas, de manera que los usuarios de su plataforma puedan controlar quién puede responder sus tuits y unirse a sus conversaciones.

Esta nueva configuración acabaría de tajo con los debates acalorados que surgen en la plataforma entre personas desconocidas y con puntos de vista opuestos que se amplifican debates que pueden sostenerse por varios días.

De acuerdo con la información de Twitter, esta nueva configuración permitiría a los usuarios elegir quién puede responder a sus tuits antes de que sean publicados.

“Antes de twittear, podrás elegir quién puede responder entre tres opciones: todos (Twitter estándar, y la configuración predeterminada), solo las personas que sigues o solo las personas que mencionas. Los Tweets con las dos últimas configuraciones se etiquetarán, mientras que el ícono de respuesta aparecerá en color gris para que sea claro para las personas que no puedan responder. Las demás personas aún podrán ver, Retwittear, Retwittear con Comentario y dar Me gusta a estos Tweets”, explicaron los desarrolladores de Twitter en su blog.

Esta configuración no impedirá que los tuits sean vistos por otros usuarios, pero sí bloqueará la función de respuesta cuando los usuarios que inician diálogos no lo permitan. Según explica la red social, esta medida permitiría “conversaciones públicas de valor” y daría más oportunidades a los usuarios de reflexionar.

La cuenta oficial de Twitter México compartió esta información un par de horas después de que concluyó la conferencia mañanera del Presidente en la que había solicitado a esta red social y otras que transparentaran el supuesto mercado de bots que les genera ganancias, versión ya ha sido desmentida por la plataforma.

La medida solo repercutiría en conversaciones generadas por personas y no en aquellas campañas orquestadas por medio de estrategias de amplificación artificial que son a las que se refirió el Presidente por la mañana como parte de campañas utilizadas por la derecha conservadora para atacarlo.

Analistas y especialistas en la materia han señalado problemáticas en la regulación de los debates en las redes sociales debido a que pueden afectar conversaciones legítimas y a final de cuentas atentar con la libertad de expresión. No obstante, en este debate ha persistido una tendencia a confundir debates legítimos con campañas de spam y bots.

LLAMADO A LA PACIFICACIÓN DEL DEBATE

Este miércoles, mientras AMLO pedía más transparencia a Twitter y la plataforma anunciaba nuevas medidas para que los usuarios tengan más control sobre los diálogos que generan, diversos actores políticos llamaron a bajar la intensidad del debate político desde esta red social.

En esta plataforma el debate en torno a la acreditación de la imagen del Presidente López Obrador se ha intensificado a la par de que se ha degradado la calidad de la conversación.

Las discusiones inician con trending topics que tienen como objeto imponer un punto de vista a partir del tiempo en que dura posicionada una etiqueta. En medio de las etiquetas que piden la renuncia del Presidente y que son respondidas de manera inmediata con muestras de apoyo mandatario han surgido ataques y agresiones a periodistas y actores políticos.

Esta semana la periodista Carmen Aristegui fue blanco de esos ataques, tras los que tuvo que aclarar en su espacio noticioso detalles de su vida privada. Organismos defensores de la libertad de expresión, entre ellos Artículo 19, condenaron los ataques que recibió la periodista.

El escritor y periodista Pedro Miguel, fue uno de los que se posicionó en contra de las agresiones a Carmen Aristegui y llamó a la reflexión. En un tuit señaló que la misoginia que expresan los comentarios que recibió en las últimas horas hacen más daño que las campañas de golpeteo político que organiza la oposición en las redes sociales.

Pedro Miguel también es miembro del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y uno de los actores más trascendentes en la comunidad de simpatizantes de la Cuarta Transformación de Twitter, su participación tiene alto impacto en la esfera tuitera por lo que su llamado a la pacificación del debate fue uno de los más trascendentes entre los que tuvieron lugar este miércoles, a las 22:00 horas había acumulado más de 3 mil interacciones entre retuits y “me gusta”.

Otra de las reacciones más contundentes de este miércoles fue el llamado a detener la polarización por parte de Porfirio Muñóz Ledo, expresidente de la Cámara de diputados que acumuló casi 10 mil reacciones a las 22:00 horas de este miércoles.