Web Analytics
Close
Home
viernes junio, 18, 2021
x
--
SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
Sínuestras redes sociales

LAS 5 MÁS COMPARTIDAS Lás 5 más compartidas

Foto: EFE

#GobiernoEspía | El espionaje en México “es un crimen contra el público”, dice Edward Snowden

SinEmbargo

4 Comentarios

El ex técnico de la CIA que reveló que el Gobierno de Estados Unidos utiliza un programa para espiar a millones de ciudadanos, calificó hoy como un crimen el espionaje del Gobierno de México contra periodistas y activistas a través del malware “Pegasus”, que en teoría sólo debe ser usado para investigar a criminales y terroristas.

Ciudad de México, 20 de junio (SinEmbargo/EconomíaHoy).- Edward Snowden opinó sobre el caso del presunto espionaje del Gobierno de México contra periodistas, activistas y organismos civiles. Desde su cuenta oficial de Twitter, el estadounidense escribió el siguiente mensaje acompañado del link del reportaje publicado en The New York Times:

“No importa si es una sorpresa, o si nos advirtieron. Lo que importa es que se trata de un crimen contra el público”.

Snowden, un ex técnico de la CIA, es un consultor de la Agencia Nacional de Seguridad que reveló que el Gobierno de Estados Unidos utiliza un programa para espiar a millones de ciudadanos.

Ayer, el diario estadounidense publicó que periodistas como Carmen Aristegui y Carlos Loret de Mola, así como los defensores de derechos humanosMario Patrón y Stephanie Brewer, entre otras personas, han sido espiados por el Gobierno mexicano.

De acuerdo con el Times, el programa informático de espionaje había sido usado contra abogados que trabajan para la reconocida organización de derechos humanos Centro Prodh, que representa a familiares de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y a otras víctimas de abusos, contra un académico que impulsaba la adopción de legislación contra la corrupción y contra dos periodistas influyentes que expusieron casos de abuso y corrupción gubernamental.

La investigación indica que el Gobierno de México adquirió el software Pegasus a NSO Group apenas llegó al poder Enrique Peña Nieto. Ese programa, en teoría, sólo debe ser usado para investigar a criminales y terroristas.

Sin embargo, una investigación de las organizaciones Artículo 19, R3D y Social TIC, con asesoría técnica de Citizen Lab de Canadá, revelaron que entre enero de 2015 y julio de 2016 se registró una serie de ataques contra periodistas y activistas mexicanos través del malware “Pegasus”.

En una escueta hoja sin membrete, el Gobierno de Peña Nieto le respondió al New York Times. Sólo pidió a los afectados denunciar ante la Procuraduría General de la República (PGR). Y dijo, sin más, que no hay pruebas.

 La organización internacional Human Rights Watch exigió este día a las autoridades mexicanas asegurar que se lleve a cabo una investigación oportuna, exhaustiva y confiable “de las evidencias que indican que un complejo programa informático de espionaje vendido al Gobierno fue usado para espiar a defensores de derechos humanos, periodistas y activistas anticorrupción”.

“El Gobierno debería asegurar que rindan cuentas todos aquellos que se determine que son responsables del uso del programa contra activistas y periodistas”.

José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch, consideró “sumamente preocupante” que este tipo de armas cibernéticas puedan usarse contra ciudadanos de a pie, “sobre todo cuando se trata de defensores de derechos humanos y periodistas que se dedican a denunciar corrupción y abusos”,

Dijo que la disculpa que ofreció el Gobierno es insuficiente y que debe esforzarse mucho más para determinar quiénes fueron los responsables, llevarlos ante la justicia y asegurarse que esto no vuelva a ocurrir.

La organización recordó la manera en la que opera Pegasus, fabricado en Israel: una vez que un teléfono inteligente se infecta con el programa tras recibir un mensaje de texto o correo electrónico, el software de NSO Group permite a organismos gubernamentales vigilar cualquier actividad en el teléfono, incluidos mensajes de correo electrónico, archivos, listas de contactos, información sobre ubicación y mensajes de chat. El programa espía también permite que los gobiernos realicen en forma secreta grabaciones de audio o video utilizando el micrófono y la cámara incorporados a un teléfono.

La reglamentación de la venta de potentes programas de espionaje sigue siendo insuficiente a nivel global. Los controles y límites nacionales sobre su exportación no son suficientes para evitar la venta a gobiernos que los han utilizado o probablemente los utilicen para actuar contra críticos del gobierno y perseguirlos. Hay además una necesidad urgente de adoptar medidas de supervisión y mecanismos que garanticen que las empresas que venden estas herramientas rindan cuentas por abusos asociados con su actividad comercial, destacó Human Rights Watch.

NSO Group es una empresa que vale mil millones de dólares. La firma de capital privado Francisco Partners Management, que es propietaria de NSO Group, buscó este año venderla 10 veces más cara que los 120 millones de dólares que pagó por una participación mayoritaria en 2014, de acuerdo con CyberScoop.

El grupo, que se ha visto involucrado en escándalos internacionales por el espionaje de gobiernos nacionales a activistas, creció de unos 50 empleados cuando fue adquirido a casi 10 veces ese tamaño, incluyendo a más de 200 ingenieros dedicados a los productos de hacking.

Desde febrero pasado, el NYT reveló que activistas y funcionarios mexicanos partidarios de los impuestos a las bebidas con alto contenido de azúcar fueron espiados cuando iniciaron una campaña para aumentar el impuesto a esos productos.

Simón Barquera, director del área de investigación en políticas y programas de nutrición y salud del Instituto Nacional de Salud Pública; Luis Manuel Encarnación, ex director de Fundación Mídete; y Alejandro Calvillo, director de la organización El Poder del Consumidor, los tres partidarios de gravar las bebidas con alto contenido calórico, fueron víctimas desde hace un año del programa espía desarrollado por NSO Group.

 

 

¿Te gustó? Compártelo:

Por Redacción/SinEmbargo

investigaciones

economía

4 comentarios

  1. Ricardo Hernandez Ayala dice:

    06/20/2017 a las 8:50pm

    Y el software para espionaje pagado con... adivinaron!!!! Dinero del erario público, impuestos, el dinero que niega decolver SAT de devoluciones de impuestos, huecos presupuestales, etc. El PRI que sabe gobernar jajajajaja. Y si le seguimos rascando, van a salir que no es ilegal porque hasta todos los diputazos y senadorcetes votaron que se comprara con apego a sus putas leyes jajajajaja. Y como no es ilegal ya nos chingamos jajajajJa O salen con su mega mamada que es por seguridad nacional y no se cuestiona jajajaja. Por eso y más el PRI debe ser desterrado de México, del mundo.... jajajajaja

    Responder
    • Pedro Mendez dice:

      06/21/2017 a las 12:11pm

      Eso solo lo hace un gobierno temeroso de su pueblo. Ese software es solo para usarse contra criminales, no por los criminales.

      Responder
  2. jajaja dice:

    06/20/2017 a las 9:06pm

    Y obviamente para saber que el gobierno espía, el gobierno tuvo que ser espiado por EEUU. Quién este libre de pecado, que tire la primera piedra, como dijo el mejor espía del universo: Jesucristo quien sabe dónde vives, cada cuánto te masturbas y cuánto debes en coppel.

    Responder
  3. Jose Manzanares dice:

    06/22/2017 a las 11:45am

    Pero como ocultar la verdad, ante el cinismo del organismo inquisidor renombrado como él (CISEN) capitaneado sin escrúpulos sin dignidad, sin ética, y sin moral, destilando podredumbre de alcantarilla. Les aseguro que hoy día el teléfono personal de cualquier político sea el del presidente o el del secretario general, puede ser vigilado por más de 6k usuarios de servicios Linux, personajes llamados Hackers, y esto no se hace por principios, por ética social, después de esto no sé qué pueda suceder, porque eso de vigilar a los menores es no tener escrúpulos morales y cero ética, increíblemente sustentan el puesto que representan para la nación de México. El programa Pegasus que hacen alarde solo es un suplemento de activos scripts propiedad registra en las redes Underground, y son del dominio público, si el (CISEN) pago por esto debieran haber contratado un verdadero hacker, Pegasus ya tiene scripts obsoletos debido a nuevas versiones de iOS de Apple corp. Que no podrán actualizarse en Pegasus, en otras palabras Pegasus no puede entrar a todo tipo de teléfono. Las nuevas variantes de scripts son diseñados por personajes con calidad moral y ética social profunda, dedicados a la investigación sin el afán del decoro remunerativo, solo dar seguridad al sistema de redes, usando interfaces como Kaly Linux, BackTrack Linux, etc. NSO Group Technologies creada por Niv Carmi, Shalev Hulio, Omri Lavie. Empresa que lleva sus iniciales es la productora del software Pegasus con patrimonio israelí financiada por el gobierno de los EE.UU para lograr capturas en los grupos de Irak estos tipos dedicados a husmear en las redes Underground alla por el año 2008 en los grupos de hackers, y así obtener el medio para compilar scripts de origen publico creados para investigación de seguridad en redes, es así como idearon la creación de un software de intrusión al servicio de espionaje empresa que se fundó en 2010 por Niv Carmi, aquí sus paginas en Facebook. https://www.facebook.com/omrilavie Omri Lavie, y Shalev Hulio. https://www.facebook.com/search/top/?q=Shalev+Hulio&init=public y aquí me viene el viejo proverbio. “No tiene la culpa el indio sino quien lo hace compadre”. Las personas afectadas son todo el pueblo de México y directamente con el presunto espionaje son Mario Patrón, Stephanie Brower y Santiago Aguirre, del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro. Es una organización independiente que ha investigado casos como la ejecución extrajudicial de 22 personas en Tlatlaya, Estado de México, en junio de 2014, así como la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, entre otros casos. Otros afectados son los periodistas Carmen Aristegui, Rafael Cabrera, Sebastián Barragán, Salvador Camarena y Daniel Lizárraga, quienes han realizado investigaciones sobre casos de corrupción y conflictos de interés. "Casa Blanca": el presidente de México pide disculpas por el escándalo de la compra de una lujosa mansión. El más conocido es la compra de una mansión de US$7 millones por parte de Angélica Rivera, esposa del presidente Enrique Peña Nieto. Otro periodista afectado es Carlos Loret, quien publicó una serie de contradicciones oficiales sobre el enfrentamiento ocurrido en Tanhuato, Michoacán, donde murieron 43 personas. El periodista Carlos Loret denunció irregularidades en la masacre de Tanhuato, Michoacán. Derechos de autor de la imagen HÉCTOR El periodista Carlos Loret denunció irregularidades en la masacre de Tanhuato, Michoacán. También se incluye a los activistas Juan Pardinas y Alexandra Zapata, del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), que participó en la elaboración de la plataforma legal del Sistema Nacional Anticorrupción. El informe documenta además intentos de espionaje contra el hijo de Aristegui, llamado Emilio, quien al momento de los ataques tenía 16 años de edad. Pero no son los únicos, pues en febrero pasado R3D y Social Tic denunciaron que el malware fue utilizado para espiar a los activistas Alejandro Calvillo, Luis Encarnación y Simón Barquera. Ellos forman parte de organizaciones que promovieron el impuesto a refrescos y bebidas azucaradas. Las autoridades no respondieron a la denuncia, y por eso en mayo pasado 10 organizaciones civiles abandonaron el programa Alianza para el Gobierno Abierto. El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto asegura que sus actividades de inteligencia no incluyen espionaje a activistas o periodistas. "Buscan censura" La nueva denuncia provocó un escándalo. En Twitter decenas de usuarios demandaron que se investigue el posible espionaje. El periodista Carlos Loret insiste en que no se trata de un asunto menor. "Quieren que sepamos que nos están espiando, que somos vulnerables", señala. "Que saben que temas trabajamos y todo para lo mismo: buscar intimidación, acoso, censura". John-Scott Railton dice que detectaron varios casos de mal uso de Pegasus en varios países, pero no como ocurre en México. "Este es el caso más claro que mis colegas y yo hemos documentado de abuso de este tipo de tecnologías", afirma el investigador de Citizen Lab.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *