El mandatario de El Salvador festejó que el Gobierno mexicano busque unir a ambas naciones. “Estamos divididos por una frontera, pero somos el mismo pueblo, hablamos el mismo idioma, somos el mismo pueblo, es hora de que trabajemos del mismo lado”, expuso.

Ciudad de México, 20 de junio (SinEmbargo).– El Presidente de El Salvador, Nayib Bukele, celebró el plan impulsado por Andrés Manuel López Obrador para desarrollar los países de Centroamérica y pidió a la ciudadanía mexicana paciencia para percibir los cambios impulsados por el Ejecutivo, pues, dijo, México tiene 200 años “de estar mal” y tardará en mejorar.

“Ustedes están viendo los cambios, los proyectos, cómo [López Obrador] se está enfrentando a las cosas que nadie tenía el valor de enfrentarse y eso tiene mucho valor, les va a costar conseguir a otro así, entonces, apóyenlo”, pidió Bukele desde Tapachula, Chiapas, a donde acudió para firmar la carta de intención en materia de cooperación bilateral entre el Gobierno de México y El Salvador.

Con el programa, precisó el Secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard,  México invertirá 30 millones de dólares en El Salvador para replicar el programa forestal Sembrando Vida, lo que servirá para reforestar 50 mil hectáreas y crear 20 mil empleos en dicho país.

El líder de El Salvador describió a López Obrador como un hombre que quiere lo mejor para México y recordó los años que el país se ha encontrado en malas condiciones.  “Yo estoy seguro de dos cosas, este es un hombre que de verdad quiere lo mejor para México y que su único interés es dejar un legado para México”, expuso, y exhortó a los mexicanos a confiar en él.

Dijo que México tiene 200 años de estar mal. “Cuando nació el más anciano de las personas que existen en el mundo México ya estaba mal. Pero ahora tienen un lujo de Presidente, pero él no va a poder arreglar las cosas en seis meses, ni en un año, ni en dos. Apóyenlo. Denle tiempo porque los cambios también cuestan, pero si Roma no se hizo en un día, México tampoco se va a hacer en un día”, mencionó.

El mandatario narró que cuando López Obrador le contó del proyecto para Centroamérica le “explicó tan bien” que confió en que “va a ser un detonante para Chiapas y todos los estados en los que se va intervenir porque no solo beneficia a las personas que emplea directamente, sino también a sus familias”.

“Créanme, el hecho de que un Presidente ponga atención en una región empieza una cadenita, una vez que empieza, entonces empieza el desarrollo”, aseguró.

Bukele festejó que el Gobierno mexicano busque unir a ambas naciones. “Estamos divididos por una frontera, pero somos el mismo pueblo, hablamos el mismo idioma, somos el mismo pueblo, es hora de que trabajemos del mismo lado”, expuso.

Aseguró que el acuerdo será un ejemplo para otros países. “Estoy seguro que el bienestar que vamos a traer, no solo para México con la iniciativa de López Obrador, va a ser un ejemplo, una luz que va a alumbrar muchas partes del mundo, porque el ejemplo que México está dando es el que necesitan oír en otras partes del mundo”, mencionó.

Por su parte, el Ejecutivo mexicano calificó a Nayib Bukele como “un extraordinario servidor público”. Recordó que una encuesta lo coloca como el número uno en popularidad entre todos los presidentes de América y llamó a impulsar el crecimiento en Centroamérica.

El líder de El Salvador describió a López Obrador como un hombre que quiere lo mejor para México y recordó los años que el país se ha encontrado en malas condiciones. Foto: Gobierno de México.

“Tenemos que impulsar el desarrollo en México y los países centroamericanos, que haya bienestar”, pidió.

Dijo que ante el temor de la amenaza de Estados Unidos para imponer aranceles, México buscó el diálogo. Aseguró que el plan de migración implantado no solo son medidas coercitivas, sino que implica entender el problema de fondo y buscar soluciones.

Pidió a los migrantes que ingresen a México que se registren para garantizar que no sean víctimas de abusos. “Necesitamos tener un registro que ya se está haciendo y nosotros nos comprometemos a proteger los derechos humanos (…). Tenemos que ser solidarios con todos los pueblos del mundo y no apostar a la xenofobia”, mencionó.

“Si nosotros apoyamos vamos a tener más, estoy seguro. En Chiapas, Sembrando vida va a aumentar hectáreas en Campeche y Tabasco y nos va a alcanzar para apoyar con 50 mil hectáreas para 20 mil empleos en El Salvador; lo mismo vamos a  hacer con Honduras y Guatemala. Una región que va a dar el ejemplo a nivel mundial de cómo debemos llevar a cabo la fraternidad universal. Por encima de las fronteras está la justicia y fraternidad de los pueblos”, indicó.