Author image

Melvin Cantarell Gamboa

20/09/2023 - 12:05 am

Las mentiras de un oligarca neoliberal

Pregunto a mis lectores: ¿En realidad piensan que la nueva función del Estado (del Estado neoliberal) es dejar la economía en poder de las grandes corporaciones y que las leyes emanadas de un consumidor soberano y un mercado libre son suficientes para resolver las desigualdades sociales?

Pobreza en Guerrero.
“Pregunto a mis lectores: ¿En realidad piensan que la nueva función del Estado (del Estado neoliberal) es dejar la economía en poder de las grandes corporaciones y que las leyes emanadas de un consumidor soberano y un mercado libre son suficientes para resolver las desigualdades sociales?”. Foto: Bernandino Hernández, Cuartoscuro

“Los pueblos constituyen en sí una fuerza constructiva de la sociedad, pero en la actualización constante que elimina lo viejo hace valer su conocimiento acumulado, aborda lo real, revisa sus errores y opta por construir lo nuevo”

Pericles. Oración fúnebre. 

En Tucídides. Historia de la guerra del Peloponeso. 

Capítulo 37

En la entrega del premio “Eugenio Garza Sada” en Monterrey, N.L., el empresario José Antonio Fernández Carvajal, director de Femsa, dijo que las condiciones de vida de la humanidad ponen en peligro la democracia y que, en México, sólo el 35 por ciento de la ciudadanía la respalda, mientras el 33 por ciento favorece la opción autoritaria. En ese contexto exhortó a defender a la ciudadanía, la democracia y a las empresas privadas adoptando las ideas políticas del “capitalismo consciente” para coadyuvar a mejorar el bienestar general.

“El mundo, afirmó ante un público formado por empresarios, dio un cambio extraordinario con la consolidación de la democracia y la globalización de la economía de mercado, que mejoró notablemente los niveles de bienestar de la población del mundo entre 1990 y 2020. Redujo la pobreza, la mortalidad infantil y materna, elevó las expectativas de vida e infraestructura y vino una gran revolución tecnológica” (La Jornada, sábado 6 de septiembre de 2023. Raúl Robledo corresponsal).

Sin embargo, el Índice Oxfam, un movimiento mundial de personas que trabajan para acabar con la injusticia de la pobreza y la desigualdad ofrece otros datos: En 158 países analizados durante diez años hasta 2018, incluido México, bajó el gasto en los sistemas de salud; al mismo tiempo aumentó la fragilidad en las redes de seguridad pública en la mayoría y una de cada tres personas trabajadoras, en 103 países, carecen de protecciones y derechos laborales básicos.

Chema Vera, directivo interino de Oxfam Internacional en una nota de prensa del 16 de enero de 2023, denunció el fracaso de los gobiernos neoliberales para reducir las desigualdades. Ahí mismo, el organismo dio a conocer los siguientes datos: Entre 1995 y 2020, se produjo el mayor aumento de las fortunas multimillonarias jamás registrado. El uno por ciento más rico acaparó 20 veces más riqueza que la mitad más pobre de la humanidad entre 1995 y 2012. En los dos últimos años, los súperricos, 800 personas, han acaparado el 50 por ciento de la nueva riqueza; sus fortunas crecen a un ritmo de dos mil 700 millones de dólares al día, al mismo tiempo, mil 700 millones de trabajadores viven en países donde la inflación crece por encima de los salarios (México es de los pocos donde este fenómeno no ocurre, es más, actualmente ocupa el primer lugar en el aumento del poder adquisitivo de los salarios entre los países de la OCDE). 

Oxfam en sus informes ha divulgado también otros interesantes datos: la riqueza de los 10 hombres más ricos se ha duplicado y los ingresos del 99 por ciento de la población mundial se deterioró durante la pandemia de COVID-19, generando un aumento de extrema pobreza en 360 millones de seres humanos. Estas desigualdades contribuyen a la muerte de 21 mil 300 personas al día, cuatro cada segundo a causa del hambre, falta de acceso a servicios de salud y violencia de género. 250 hombres poseen más riqueza que mil millones de mujeres y niñas en países de África, América Latina y el Caribe. Las emisiones de contaminantes de los 20 millonarios más ricos son 800 veces superiores a lo de cualquier persona entre mil millones de pobres (Índice Oxfam. 16 de enero de 2023).

Ese “capitalismo consciente” del que habla Fernández Carvajal no existe ¡He aquí más pruebas! :1) cinco mil 600 personas mueren cada día por falta de acceso a los servicios de salud, sólo en los países más pobres; 2) el hambre mata como mínimo a dos millones de personas cada año; 3) 231 mil podrían perder la vida a causa del cambio climático, el 92 por ciento de las emisiones de contaminantes se produce en los países más ricos; 4) la pandemia de COVID-19 aumentó las desigualdades y la exclusión entre países ricos y pobres, el 80 por ciento de las vacunas fue a parar al G20 (los países más ricos), mientras el uno por ciento llegó a países de renta baja; 5) 67 mil mujeres pierden la vida a causa de la mutilación femenina o asesinadas por su pareja o su expareja y  las personas, en situación de pobreza tienen cuatro veces más probabilidad de perder la vida que los más ricos, pues la concentración de dinero, poder e influencia tiene efectos perniciosos para el resto de los mortales (Consultar en Internet, Oxfam Internacional. Un virus mortal: cinco datos escandalosos sobre desigualdades extremas).

Es cierto, algunos países mejoraron su situación económica pero no están en el imaginario del oligarca regiomontano, Vietnam, por ejemplo, se sobrepuso a la destrucción de su infraestructura, sus campos de cultivo y a la muerte de dos millones de civiles y un millón de bajas militares durante la invasión norteamericana para ser hoy un país en pleno desarrollo sin grandes desigualdades ni pobreza; pasó, en 25 años, de un PIB per cápita de 98 dólares a mil dólares en 1990. También lograron disminuir la pobreza: India, 415 millones de personas en quince años y China comunista 400 millones; hay que agregar que también redujeron la pobreza Camboya, Indonesia, Marruecos, Congo, Servía y México, nueve millones en los últimos dos años; ninguno de ellos neoliberal confeso; en contraparte, en el país más rico, poderoso y neoliberal del planeta, Estados Unidos, según datos oficiales, la pobreza infantil pasó en un solo año, 2021- 2022, de cuatro millones a nueve millones, creció cinco millones, es el más grande incremento en la historia del país y resultado directo de la decisión de líderes políticos neoliberales que desactivaron programas sociales y no renovaron créditos fiscales para niños durante la pandemia para dar prioridad a la reducción de impuestos a la clase media y los ricos, también la pobreza general pasó de 7.8 por ciento a 12.4 por ciento (ver Jim Cason y David Brooks. Se duplica el número de niños viviendo en la pobreza en EU. La Jornada jueves 14 de septiembre de 2023). Más datos, en el mundo somos más de siete mil 500 millones de personas, pero sólo mil millones gozan del confort, comodidad, lujo y prosperidad que ofrece la sociedad de consumo, mientras seis mil 500 millones de personas padecen algún tipo de pobreza existencial.

Con respecto a la democracia y la empresa capitalista a las que se refiere Fernández Carvajal, empiezo con algunas preguntas derivadas de la siguiente premisa: Un capitalismo de corte neoliberal, sin límites, sin regulación del Estado, dominado por las empresas y totalmente integrado a la tecnificación ¿Hacia dónde transitaría? ¿Borraría la política y la democracia para enarbolar una sola y única forma de sociedad fundamentada en la economía de mercado? ¿Sometería al mundo y la vida entera al poder del capital o, lo que es lo mismo, a una gobernanza no democrática que daría paso al homo economicus total? ¿Destruiría para siempre el Estado de bienestar al disociar lo económico, lo estatal y lo social? 

Como lo he señalado en mis últimos artículos, el tipo de gobernanza que exige la naturaleza del neoliberalismo incluye prácticas basadas en la servidumbre voluntaria, inculcada ésta a través de normas y reglas que promueven la aceptación de falsas verdades encaminadas a la aceptación del poder del mercado, ya que condiciona la subjetividad de los sujetos ha decantarse por la obediencia; es posible porque ésta  ideología se difunde todos los días de manera masiva por los medios de comunicación, la escuela y la cultura que velan así las auténticas intenciones del poder; impidiendo entender y comprender la realidad y la naturaleza de las cosas.

El principio creador y organizador de la ideología que define la naturaleza del neoliberalismo tiene su origen en la historia de la verdad de saber que dio lugar a la hegemonía de la clase burguesa y a un Estado obediente sometido al capital que hoy se encuentra en proceso de readaptación a las nuevas reglas económicas de la soberanía del mercado y del consumidor.

Ahora bien, en México la derecha cavernícola neoliberal tiene en José Antonio Fernández un militante sublime, como lo prueba el discurso aquí citado que abona sin empacho en favor del neoliberalismo en nuestro país; sabe el empresario que en tiempos electorales hay que aprovechar cualquier tribuna para afectar el ánimo de las conciencias ingenuas, nada importa que las leyes del mercado no sean benévolas. El discurso, si lo analizamos con detenimiento, intenta embusteramente hacernos creer que el neocapitalismo al proponer la autonomía económica total y abstrayéndose de todo compromiso con la sociedad resolverá de una vez por todas nuestros problemas; por esta razón su grotesca propaganda, aunque ridícula ante los ojos de una persona informada, generará en los candorosos la idea de que los complejos problemas nacionales carecen de solución porque el Gobierno es impotente para resolverlos, pero ocultan que fueron los gobiernos neoliberales quienes los crearon e hicieron crecer.

Pregunto a mis lectores: ¿En realidad piensan que la nueva función del Estado (del Estado neoliberal) es dejar la economía en poder de las grandes corporaciones y que las leyes emanadas de un consumidor soberano y un mercado libre son suficientes para resolver las desigualdades sociales? ¿Que las normas y leyes que se deriven de la funcionalidad y hegemonía global del dinero y sus detentadores poseen mayor legitimidad que las que se desprenden de gobiernos con democracia participativa? Ante esta condición, ¿cuáles son las verdades de un neoliberalismo al que le es ajena toda política igualitaria? En este sentido afirmo que neoliberalismo significa despolitización absoluta, ya que reduce lo político a la participación episódica de la ciudadanía, al mismo tiempo que separa al individuo de los demás, evitando de esa manera que el votante alcance a comprender que desde esa visión individualista vota sin sentido de comunidad y solidaridad.

Melvin Cantarell Gamboa
Nació en Campeche, Campeche, en 1940. Estudió Filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Es excatedrático universitario (Universidad Iberoamericana y Universidad Autónoma de Sinaloa). También es autor de dos textos sobre Ética. Es exdirector de Programas de Radio y TV. Actualmente radica en Mazatlán, Sinaloa.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas