“Hasta ayer por la tarde, la bancada de Morena parecía estar dispuesta a aprobar dicho cambio que se incluye en la minuta de reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, luego de su aprobación en la Cámara de Diputados”. Foto: Misael Valtierra, Cuartoscuro

En el Senado ya se encuentra la reforma que coloca en la esfera de la Secretaría de Gobernación (Segob) la provisión del “servicio de radiodifusión pública a nivel nacional”, lo que es totalmente inaceptable en un Estado democrático, y es contrario a los derechos de expresión e información y los estándares internacionales de derechos humanos. El Gobierno no debe controlar a los medios públicos.

Hasta ayer por la tarde, la bancada de Morena parecía estar dispuesta a aprobar dicho cambio que se incluye en la minuta de reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, luego de su aprobación en la Cámara de Diputados. Para ello, este martes fueron convocadas las comisiones de Gobernación y de Estudios Legislativos. Hay prisa para aprobar el dictamen. El próximo Gobierno tiene el propósito de iniciar sus funciones con la nueva estructura.

Desde la semana pasada, las voces de descontento por ese arrebato regulatorio se han incrementado.

Ayer, una importante cantidad de organizaciones de la sociedad civil e instituciones académicas vinculadas a la comunicación y los derechos humanos, académicos, periodistas, especialistas, cineastas y artistas expresaron a través de un posicionamiento público, que “la participación de Segob en la regulación de los medios es una de las herencias más lamentables de un pasado antidemocrático y autoritario que debe de cambiar de inmediato”.

Tienen razón, ya que además de otorgarle la facultad de “proveer” el servicio de radiodifusión pública, en la Segob se mantiene la atribución de supervisar y sancionar los contenidos en los medios de comunicación, cuando en los países desarrollados y democráticos esa labor corresponde al órgano regulador autónomo. ¿Cuál es la intención de conservar en una dependencia política la vigilancia de los contenidos y no en el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT)? ¿El interés público? Para nada.

La reforma, dicen también los firmantes, “genera un peligroso traslape de facultades entre Segob y el SPR (Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano), organismo que, de acuerdo con la Constitución Federal y la propia ley que la regula, es el facultado para proveer el servicio de radiodifusión pública a nivel nacional”. De ahí la relevancia de corregir la minuta para evitar una mayor confusión sobre el destino del SPR y de otros medios públicos como el Instituto Mexicano de la Radio (IMER), Radio Educación, el Sistema de Radiodifusoras Culturales Indigenistas, Canal 22 y Once TV.

A las diputadas y los diputados de Morena debemos recordarles que lo aprobado es contrario a su Programa como partido político. El punto 6 de dicho documento fundacional se refiere a la necesaria democratización de los medios de comunicación, a las lamentables consecuencias de la concentración mediática en pocas manos y, justo, a la relevancia de los medios públicos:

“La radio y la televisión son un servicio público, de interés nacional y son esenciales para el desarrollo cultural y social de la población. Por ello, es necesario establecer medios públicos, en manos de la sociedad, para garantizar el derecho a la información, reflejar la pluralidad política, étnica, social y cultural de los mexicanos”.

Reitero lo que ahí se dice: medios públicos “en manos de la sociedad” no en manos del Gobierno y mucho menos de la Segob. ¿Quién traicionó el ideario de Morena? ¿Por qué? ¿Para qué?

Yo también voté por Morena porque este compromiso y otros están incluidos en sus documentos básicos y se convirtieron en promesas de campaña. Si como han dicho algunos legisladores, fue un error que se corregirá, habrá que verlo en las próximas horas, en beneficio de la sociedad, de las audiencias y la democracia.

TVMORFOSIS Y CONGRESO DE AUDIENCIAS

La semana que viene se lleva a cabo uno de los foros más importantes en el mundo dedicado al análisis y debate sobre la televisión y sus cambios tecnológicos, en sus contenidos, en sus lenguajes y en la interacción con sus audiencias. En esta ocasión, TVMorfosis tiene como tema general el “Periodismo en la era de la posverdad”.

Bajo el marco de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, los expertos y protagonistas de este medio de comunicación que participan en el foro dialogarán en 12 programas de televisión que serán transmitidos por televisión, internet y redes sociales, a lo largo de tres días: 27, 28 y 29 de noviembre, en la Expo Guadalajara.

El director del Sistema Universitario de Radio, Televisión y Cinematografía de la Universidad de Guadalajara (UdeG) y presidente de la Asociación de las Televisiones Educativas y Culturales Iberoamericanas (ATEI), Gabriel Torres Espinoza, destaca que, a pesar del boom de las redes sociales y los medios digitales, el género de mayor consumo en la televisión abierta iberoamericana y norteamericana son las noticias, según el Obitel.

Sin embargo, el consumo no es sinónimo de confianza y credibilidad. “Dentro de las 36 principales economías del orbe -precisa Torres-, sólo Finlandia, Brasil, Portugal, Polonia, Países Bajos y España tienen una confianza en sus medios convencionales que supera el 50 por ciento, ¡pero que no rebasa el 62 por ciento!; no obstante, los 30 países restantes registran una credibilidad en sus medios de comunicación que es menor o igual al 50 por ciento: destaca, entre ellos, el caso de Corea del Sur, donde ¡sólo el 23 por ciento de su población sigue confiando en ellos!”, de acuerdo con un estudio del Reuters Institute (Milenio Jalisco, 1 de noviembre 2018).

De esto y más se hablará en TVMorfosis, un foro creado por el mismo Gabriel Torres, con el apoyo de la UdeG y Canal 44, y que se ha expandido en países como Brasil, España, Colombia y Costa Rica. Por cierto, en uno de los programas, “Periodismo algorítmico: cuando los robots escriben las noticias”, participan Alejandro Piscitelli, director Taller de Procesamiento de Datos de la Universidad de Buenos Aires; Rodrigo Ramírez Pino, director Ejecutivo la Red de Televisión Universitaria del Estado de Chile, y Alejandro Páez Varela, director de Contenidos de Sin Embargo.

Paralelamente, con el cobijo de TVMorfosis y la coordinación de la Organización Interamericana de Defensoras y Defensores de las Audiencias (OID) y la Asociación Mexicana de Defensorías de las Audiencias (AMDA), tendrá lugar el Quinto Congreso Latinoamericano de Defensorías de las Audiencias, que este año tiene como tema eje “Audiencias en transformación: sus derechos ante la convergencia tecnológica y la mediamorfosis”.

Particularmente en este Congreso se analizará no sólo el papel de las defensorías de las audiencias ante fenómenos como las fake news o la posverdad, sino también los cambios regulatorios o de política pública en los derechos de las audiencias en Argentina, Brasil y México, donde se diluyeron los avances en esta materia por la presión, cabildeo o acuerdos políticos de los grandes conglomerados mediáticos con presencia en dichos países.

En los programas y mesas de análisis de este Congreso también participan especialistas de Chile y Uruguay, quienes en conjunto con las y los titulares de defensorías de las audiencias en México, socializarán información y análisis sobre libertad de expresión y pluralismo, alfabetización mediática, derechos de las audiencias infantiles y actuación de los órganos reguladores. Por supuesto, será tema obligado el papel de los medios públicos y lo que ha ocurrido en los últimos días en México.

El Congreso tiene el respaldo del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), el Canal 44 de la UdeG, el Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR) y la Cátedra UNESCO de Alfabetización Mediática e Informacional, a cargo del Guillermo Orozco. Más información en: www.tvmorfosis.com.

@telecomymedios