De acuerdo con el reporte más reciente, la capital del país acumula 183 mil 253 casos confirmados y 16 mil 667 muertos por la enfermedad, luego de que se registraran mil 347 nuevos contagios y 81 decesos en las últimas 24 horas.

Ciudad de México, 20 de noviembre (SinEmbargo).– La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, dijo que se continuará con Semáforo Naranja con Alerta, aunque se está “al filo” de pasar a color rojo, ya que las hospitalizaciones siguen aumentando.

“La Ciudad de México está en Semáforo Naranja con Alerta aún cuando estamos con especial atención”, dijo durante su conferencia de prensa virtual.

De acuerdo con el reporte más reciente, la capital del país acumula 183 mil 253 casos confirmados y 16 mil 667 muertos por la enfermedad, luego de que se registraran mil 347 nuevos contagios y 81 decesos en las últimas 24 horas.

En su encuentro digital con la prensa, la mandataria expuso que en la última semana, en el Valle de México se reportó un aumento de 349 camas ocupadas por pacientes con COVID-19, pasando de cuatro mil 247 a cuatro mil 596. En el caso de la ciudad, el incremento fue de 200 camas en los últimos siete días, con lo que se tienen tres mil 427 camas ocupadas.

“Aún así, estamos hoy al 50 por ciento de ocupación hospitalaria, por lo que aún estamos en Semáforo Naranja con Alerta. Lo relevante es que de seguir con esta tendencia, a finales de diciembre seguiríamos con la misma ocupación hospitalaria que tuvimos en mayo”, resaltó.

Por esto, la mandataria capitalina subrayó que se deben tomar acciones preventivas para evitar que la ciudad vuelva a Semáforo Rojo.

En la última semana, la atención telefónica para casos COVID pasó de 69 a 89 llamadas diarias.

Sheinbaum agregó que el número de pruebas se ubica en cinco mil 063, y explicó que esta semana no se hicieron más diagnósticos ya que se tuvo un día feriado, el cual también contó para el personal de salud. Dijo que el objetivo es duplicar el número de pruebas, además de que a partir de este día se comenzaron a realizar las pruebas de antígeno.

Añadió que las pruebas de antígeno estarán disponibles en 117 centros de salud, en kioskos de colonias con atención prioritaria y macro kioskos en zonas de tránsito y afluencia. Destacó que el resultado de las pruebas de antígeno se entrega en un tiempo promedio entre 15 y 30 minutos, y expuso que ya se reportaron cuatro casos positivos detectados en el transcurso de la mañana bajo este método.

La Jefa de Gobierno de la capital precisó que más de 70 mil 811 establecimientos ya obtuvieron su código QR, sistema con el que se pretende identificar a posibles casos sospechosos de COVID. Desde el registro de estos lugares, se han contabilizado 269 mil 328 check-in, de los cuales se confirmó que 30 de ellos son casos positivos del nuevo coronavirus. A raíz de ello, se le dará seguimiento a mil 118 números telefónicos que podrían tener la enfermedad.

En ese sentido, declaró que no es obligatorio el uso del código QR y no se privará de la entrada a quien no desee hacerlo. Una vez que los ciudadanos hacen check-in de un establecimiento, se registra en la base de datos y se les notificará si estuvieron en el mismo lugar a la misma hora que una persona contagiada de COVID-19.

Sheinbaum Pardo dijo que se acordó con los empresarios en dar seguimiento continuo y reforzado de las medidas sanitarias básicas, como el uso obligatorio de cubrebocas, ventilación, lavado frecuente de manos, y ahora, la implementación del código QR.

Señaló que los establecimientos no prioritarios deberán cerrar a las 19:00 horas, como lo declaró la semana pasada. Sin embargo, ahora se añadió a la lista a los centros comerciales, tiendas departamentales, negocios de barrio, estéticas y parques de diversión.

Recordó que los restaurantes pueden cerrar hasta las 22:00 horas y tener un aforo máximo del 30 por ciento — o del 40 por ciento si se ocupan espacios al aire libre– sin embargo, estos establecimientos no podrán vender bebidas alcohólicas a partir de las 19:00 horas.

Paralelamente, detalló que se llegó a un acuerdo con las alcaldías de la ciudad para que no se permita la venta de alcohol durante los fines de semana, con la finalidad de evitar fiestas y aglomeraciones.

“Son ocho alcaldías un fin de semana, y ocho el otro fin de semana, y esto lo vamos a mantener hasta que bajen los contagios”, anunció.

Finalmente, subrayó que aún están prohibidos los conciertos y reuniones masivas, además de que seguirá vigente la suspensión del programa “Reabre”, por lo que no pueden abrir bares, antros y cantinas.