Foto: Segob

Sin embargo, en el caso de los secuestros hay una amplia cifra, reconocida así por las autoridades federales, de hechos no denunciados ante la autoridad. Foto: Segob

Ciudad de México, 21 de Enero (SinEmbargo).- De acuerdo con los últimos datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) dependiente de la Secretaría de Gobernación (Segob), el estado de Guerrero continúa con la tasa de homicidio doloso más alta del país, con 42.69 casos por cada 100 mil habitantes.

Mientras que Tamaulipas sigue con el primer sitio en cuanto a secuestros se refiere, seguido por los estados de Morelos, Tabasco y Guerrero.

El SNSP indica que a nivel nacional, el año pasado fueron denunciados en México 15 mil 649 asesinatos dolosos, casi 3 mil menos que el año anterior. En cuanto a plagios,  de enero a diciembre de 2013 se contabilizaron 1,698 averiguaciones previas, en el mismo periodo de 2104 fueron 1,394, lo que representa 304 averiguaciones menos.

Sin embargo, en el caso de los secuestros hay una amplia cifra, reconocida así por las autoridades federales, de hechos no denunciados ante la autoridad.

Así mismo, Puebla es el estado que presentó más casos de personas desaparecidas hasta el 2014 en comparación con Guerrero y Veracruz. De 2003 a noviembre de 2014 la entidad poblana sumó 776 desaparecidos; mientras que el estado de Guerrero, 590 y el de Veracruz, 499; esto de acuerdo a la última actualización del secretariado el 7 de enero.

En el caso de Guerrero, el suceso más notable fue con lo ocurrido en septiembre de 2014 con la desaparición de los 43 alumnos de la Escuela Normal Rural “Isidro Burgos” de Ayotzinapa, mientras que en el estado veracruzano fue a inicios de este 2014 con el caso del periodista Moisés Sánchez, quien hasta la fecha no ha sido localizado.

Este mismo día Tomás Zerón de Lucio, jefe de la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General de la República (PGR) afirmó que en 13 municipios de Guerrero el gobierno federal tuvo que tomar el control por falta de confianza en las autoridades municipales de seguridad. “Estaban copados por el crimen organizado”, dijo.

El funcionario también aseveró que los que mandaban eran integrantes del crimen organizado y “no podemos vivir en un Estado en donde estemos cooptados”.

Por otra parte, las entidades de la República que concentran más concentran más personas extraviadas o no localizadas son: Tamaulipas con 5 mil 293; Jalisco, con 2 mil 139; Estado de México, con mil 730; y Coahuila, con mil 428.

Los datos de homicidios coinciden con los que el martes 20 de enero difundió la organización Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, AC. en su informe “Las 50 ciudades más violentas del mundo en 2014”, en donde  se encuentran varias orbes mexicanas: Acapulco, Chihuahua, Culiacán, Cuernavaca, Ciudad Juárez, Nuevo Laredo, Obregón, Tijuana, Torreón y Ciudad Victoria.

De éstas, Acapulco, Guerrero, se ubica en el tercer lugar de la lista, con una tasa de homicidios dolosos de 104.16 por cada 100 mil habitantes, sólo rebasada por San Pedro Sula, Honduras (cuya tasa es de 171.2) y Caracas, Venezuela (con una tasa de 115.98).

Ayer, en su comparecencia ante diputados y senadores de la Primera Comisión de la Permanente, el Comisionado Nacional de Seguridad Monte Alejandro Rubido García, informó que durante el segundo año de la actual administración federal la incidencia de los delitos de alto impacto disminuyó.

Sostuvo que de acuerdo con el Centro Nacional de Información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en el comparativo del 2014 contra 2013 se afirma que el homicidio doloso continúa su tendencia decreciente al registrar 15 por ciento menos casos y una baja de 11 por ciento en el delito de robo.

Además, se logra revertir la inercia en el alza de secuestros, los que disminuyeron en un 18 por ciento, así como las extorsiones que se redujeron en 30 por ciento.

El funcionario confirmó ante los legisladores que las autoridades federales han realizado 2 mil 720 patrullajes e inspeccionado 456 puntos, en la búsqueda de los 43 normalistas rurales de Ayotzinapa, desaparecidos en Iguala, Guerrero el pasado 26 de septiembre y que derivado de estas acciones se han detenido a 97 presuntos responsables.

Alejandro Rubido sostuvo que las fuerzas federales rompieron las líneas de mando de las bandas delincuenciales en Guerrero y neutralización sus más importantes blancos de operación, por lo que aseguró que la entidad está bajo control.

Mencionó que con los operativos referidos se tiene ya bajo control a los municipios de Iguala y Cocula, entre otros, así como ocho del Estado de México, dos de Michoacán y cuatro de Morelos, con lo que se logró debilitar a las bandas del crimen organizado.

EL SECUESTRO HA BAJADO: SALES

Hoy en conferencia de prensa el Coordinador Nacional Antisecuestro Renato Sales Heredia, aseguró sin embargo, que las averiguaciones previas relacionadas con el delito de secuestro bajaron 18 por ciento de 2013 a 2014.

El funcionario federal dijo que fuerzas federales y estatales crearon un grupo de élite contra ese delito, con el cual comenzó a reflejarse una baja sensible en los plagios en los estados de Guerrero, Morelos, Tabasco, Michoacán y Estado de México, donde hay más casos de secuestro.

El Coordinador federal contra el plagio explicó que la estrategia consiste en fortalecer y apoyar a las unidades especializadas contra el secuestro en las entidades.

Esos grupos tácticos, dijo Sales Heredia, están integrados por elementos de las secretarías de Marina, Defensa Nacional, Policía Federal (PF), Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), la Procuraduría General de la República (PGR), así como la de los estados, además de las policías municipales y estatales.

El objetivo de los grupos antisecuestros es evitar la confrontación institucional y resolver los casos en menos tiempo.

Renato Sales Heredia admitió que probablemente ninguno de los plagiarios detenidos el año pasado ha sido sentenciado, pues en promedio un proceso penal contra estos delincuentes dura cinco años “y eso cuando bien nos va”.

“No puedo dar una cifra en relación con las personas detenidas en 2014 que hayan obtenido ya sentencia condenatoria porque podría decirles que muy pocas, si no es que ninguna, ha recibido aún sentencia”, señaló el funcionario.

Renato Sales detalló que en promedio un proceso penal contra un secuestrador, para obtener una sentencia condenatoria, se prolonga hasta cinco años “y eso cuando bien nos va” y hay acusados de casos de hace 10 o hasta 14 años que todavía están en proceso lo cual, dijo el funcionario, “resulta absurdo, resulta terrible”.

Sales Heredia consideró que la entrada en vigor del nuevo sistema penal acusatorio ayudará a agilizar los procesos y cuando se implemente totalmente en el país, “veremos una reducción sensible” en los plazos de este tipo de juicios.

“El nuevo sistema acusatorio atiende a la agilidad de los procesos y una vez se implemente veremos una reducción sensible en los plazos para que los juzgadores dicten sentencia”, aseguró Sales.

“No puedo dar una cifra de personas detenidas en 2014 que hayan obtenido ya sentencia condenatoria porque serían muy pocas, sino es que ninguna del año pasado habría recibido ya sentencia”, afirmó.

Sales también dijo que “hay bandas violentas que aún cobrando rescate también privan de la vida, lamentablemente”. Sobre los probables responsables detenidos por secuestro, dijo que han sido más de 2 mil 500 en todo 2014.

Afirmó que ya “no tenemos bandas como las que conocimos en los noventa” dedicadas exclusivamente al secuestro, sino que son grupos que realizan los llamados plagios exprés que se prolongan entre 24 y 48 horas, cuyas casas de seguridad prácticamente son los vehículos de las víctimas.

El Coordinador antisecuestro también refirió que en el caso específico de la entidad guerrerrense hay personas dedicadas al secuestro que son derivación de los cárteles que antes se dedicaban al narcotráfico, “vinculados lamentablemente con algunos grupos de policías municipales”.

LAS MEXICANAS, ENTRE LAS CIUDADES MÁS VIOLENTAS: ONG

Una decena de ciudades mexicanas figura entre las 50 más violentas del mundo, de acuerdo con el ranking elaborado por la organización Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, AC. En el informe Las 50 ciudades más violentas del mundo en 2014 se detalla que se trata de Acapulco, Chihuahua, Culiacán, Cuernavaca, Ciudad Juárez, Nuevo Laredo, Obregón, Tijuana, Torreón y Ciudad Victoria.

De éstas, Acapulco, Guerrero, se ubica en el tercer lugar de la lista, con una tasa de homicidios dolosos de 104.16 por cada 100 mil habitantes, sólo rebasada por San Pedro Sula, Honduras (cuya tasa es de 171.2) y Caracas, Venezuela (con una tasa de 115.98).

Con excepción de Acapulco, el resto de las ciudades mexicanas que figuran en el listado se localizan en los estados del norte del país.

La asociación civil ha realizado esta medición desde, pero es la quinta vez en que incluye a 50 ciudades.

En su ranking de 2013, Acapulco también figuró como la tercera ciudad más violenta entre las 50 urbes que integran la medición, con una tasa de 113 homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes.

En ese listado ya figuraban nueve de las ciudades incluidas en el listado de 2014, con excepción de Ciudad Obregón, ubicada en el municipio de Cajeme, Sonora, que aparece en la posición 31, con una tasa de 37.71.

En el caso de Ciudad Juárez, Chihuahua, que de 2008 a 2011 ocupó la segunda posición, disminuyó significativamente su incidencia de homicidios dolosos, al grado de que para 2014 figuró en la posición 27.

Sin embargo, se trata de la única de las ciudades mexicanas cuya tasa de homicidios dolosos aumentó de 2013 a 2014, al pasar de una tasa de 37.59 a una de 39.94 por cada 100 mil habitantes.

El ranking mide las tasas de homicidios dolosos en ciudades con más de 300 mil habitantes y fue elaborado a parir de datos oficiales y, en algunos casos con base en estimaciones (cuando no fue posible acceder a cifras oficiales), detalló el presidente de la organización, José Antonio Ortega, al presentar el documento.

En el caso de México, los datos provienen de los publicados por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que a su vez se nutre de las cifras proporcionadas por las procuradurías de justicia locales.

La información disponible del Secretariado para 2014 abarca hasta el mes de noviembre. Por ello es que se hicieron proyecciones para todo 2014 y se tomaron en cuenta también los datos de 2013 (los más recientes) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) sobre homicidios, explica el informe.

Asimismo detalla que en el caso de Obregón, dado que no se tenían los datos desagregados por localidad, se le adjudicó la proporción de homicidios dolosos correspondiente a su población (73 por ciento del total del municipio).

Sobre la persistencia de Acapulco entre las tres ciudades más violentas, Ortega consideró que la tasa de homicidios no se ha reducido significativamente porque la autoridad “nada más se quiere concentrar en el puerto, en la parte turística, blindarlo para que ahí no pase nada”. Sin embargo, expuso, el municipio de Acapulco también incluye zonas donde prevalece no únicamente el homicidio, sino también los secuestros y extorsiones.

Respecto al resto de las ciudades, apuntó al papel del crimen organizado, ya sea enfrentado a las autoridades o que violenta a la sociedad (en ocasiones en connivencia con autoridades) en la incidencia de la violencia.

Ortega dijo que mediciones como esta no es sólo un trabajo para la academia, sino también “es un trabajo político que sirva a la autoridad y a la sociedad civil para ver cómo está, si está bien, si está mal, y para que haya compromisos de la autoridad a bajar esa tasa de homicidios”.

Además adelantó que en febrero próximo dará a conocer un informe sobre el caso específico de las ciudades de México, que incluirá, además de las cifras sobre homicidios dolosos, aquéllas sobre otros delitos de alto impacto: secuestro, robo con violencia, violación, lesiones dolosas y extorsión.

A EPN LE INDIGNA EL DELITO

Ayer, el Presidente Enrique Peña Nieto reconoció que “lamentablemente aún hay casos de personas que con indignación e impotencia se duelen de haber sido víctimas tres veces de un mismo delito”.

Al inaugurar el Foro de Atención a Víctimas en el Debido Proceso Penal, convocado en la ciudad de México por diversas organizaciones de la sociedad civil, el mandatario dijo que las víctimas sufren tres veces por un mismo delito.

“Primero por el acto criminal de los delincuentes, después lamentablemente por la insensibilidad algunas veces de quienes tienen responsabilidad pública, son encargados de procurar justicia, por burocratismos interminables; y una tercera falta, por la impunidad porque no se castiga a los culpables y ni se repara el daño”, refirió.

Sobre la impunidad mencionó que “pocas cosas pueden ofender tanto a una persona como el hecho de que después de aguantar la indiferencia de servidores públicos y el abrumador papeleo su agresor quede lamentablemente en libertad”.

Asimismo, Peña Nieto indicó que el número de homicidios y extorsiones ha disminuido, pero reconoció que la reducción de secuestros ha sido mínima.

Y aunque destacó avances importantes en la procuración de justicia, como la implementación del Sistema Penal Acusatorio y la armonización de la legislación mexicana con las convenciones internacionales, dijo que aún hay temas pendientes.