Ciudad de México, 21 de junio (SinEmbargo).– Ante la expectativa de la presentación de la Reforma Energética en el segundo semestre de este 2013, las especulaciones en torno a la materia surgen al por mayor, mientras distintos actores políticos se incorporan al debate sobre el futuro de Petróleos Mexicanos (Pemex).

El país ha esperado una reforma desde 1999 y aunque ha habido cambios en el sector energético, aún no se logra un consenso que dé pie a una mayor producción de hidrocarburos y permita crear la tecnología necesaria para su explotación.

En enero pasado, durante una conferencia de prensa después de un encuentro con la Presidenta brasileña Dilma Rousseff, el mandatario mexicano Enrique Peña Nieto dijo que Petrobras “es un modelo que, sin duda, inspira lo que queremos hacer en México”. Pero ese no es el único: también se ha mencionado a la colombiana Ecopetrol y a la noruega Statoil. Todas compañías de éxito que bien podrían servir de ejemplo para Pemex.

En el primer bimestre del año, Pemex reportó pérdidas por 4 mil 388 millones pesos, en contraste con los 40 mil 397 millones de pesos que obtuvo en el mismo periodo del año pasado. Además, sus ventas se redujeron 3.7%, principalmente por la caída de 12.7% en las exportaciones que pasaron de 206 mil millones de pesos a 180 mil millones de pesos, aún cuando la producción de crudo y petrolíferos aumentó en el periodo de referencia.

Aún no se presenta una iniciativa oficial en materia energética y los opositores a la futura reforma ya comienzan a aparecer, haciendo hincapié en su rechazo a una supuesta privatización de la paraestatal mexicana.

PETROBAS, BRASIL

Creada en 1953, es la mayor empresa del Brasil y tiene presencia en 27 países.

Es una compañía “integrada de energía, sociedad anónima de capital abierto cuyo mayor accionista es el gobierno brasileño”, dice su sitio oficial. Actúa enexploración y producción, refinación, comercialización y transporte de petróleo y gas natural, petroquímica, distribución de derivados, energía eléctrica, biocombustibles y otras fuentes renovables de energía.

Cuenta con subsidiarias que actúan de “forma integrada” siendo las principales Transpetro, Petrobrás Distribuidora, Petroquisa, Petrobrás Biocombustibles y Gaspetro.

Se le ha incluido en el ranking mundial como la catorceava empresa entre todas las compañías de petróleo y la séptima entre las de capital abierto.Uno de sus más importantes progresos tecnológicos es el de haber  conseguido el liderazgo en las actividades de exploración y producción de petróleo en aguas profundas.

Realiza actividades de exploración y producción, refinación y comercialización desde 1972 en Colombia, 1987 en Estados Unidos, y 1993 en Argentina; asimismo, posee contratos de servicios de exploración y producción de gas natural en la región norte del territorio nacional.

Se trata de un referente empresarial para Petróleos Mexicanos, con quien posee acuerdos de cooperación; además, se ha tratado de establecer una alianza fructífera para México.

Los brasileños han adquirido y desarrollado recursos humanos y tecnología para explotar yacimientos localizados en aguas profundas y ultra profundas. También invierten en investigación y desarrollo tecnológico hasta por mil 300 millones de dólares anuales.

Los vínculos entre México y Brasil en el sector petrolero se han estrechado en los últimos años. El 6 de agosto de 2007, los presidentes en turno, Luiz Ignacio Lula Da Silva y Felipe Calderón, firmaron el Memorándum de Entendimiento de cooperación energética para el desarrollo tecnológico de exploración y producción de petróleo.

Al siguiente año, el ministro de Minas y Energía de Brasil, Edison Lobao, reveló que el panista había propuesto pconformar una empresa petrolera en sociedad Pemex-Petrobras, con participación 50-50, para operar fuera del país.

Pero la ansiada alianza no ha sido posible hasta ahora. Lula Da Silva dijo en 2011: “Hablé bastante con el Presidente Fox, hablé bastante con el Presidente Calderón, pero tenemos un problema. Tenemos un problema y es cierta desconfianza que existe entre México y Brasil, y no sé por qué los empresarios todavía no se entienden bien… México no tiene que dejar de venderle una sola aguja a Estados Unidos. Es un país muy grande para contentarse con solamente estar mirando hacia el norte”.

Ahora, con el gobierno de Peña Nieto podría darse por fin la alianza, el Presidente mexicano acordó en enero pasado con su homóloga de Brasil, Dilma Rousseff analizar la posibilidad de establecer vínculos estratégicos entre Pemex y Petrobras para el intercambio de tecnología y desarrollo de proyectos compartidos.

Peña Nieto declaró que buscaba conocer el modelo de la empresa brasileña para implementarlo en nuestro país, pues se trata de una compañía “que a partir del cambio estructural le permitió, con la participación del sector privado, ser más competitiva y más grande”.

Foto: emol.com

Foto: emol.com

ECOPETROL, COLOMBIA

Tropical Oil Company inició en 1921 la actividad petrolera en Colombia, pero con la reversión al Estado Colombiano de la Concesión De Mares, el 25 de agosto de 1951, se dio origen a la Empresa Colombiana de Petróleos, Ecopetrol, vigente hasta nuestros días.

Ecopetrol fue reestructurada en 2003 por el gobierno colombiano, con el fin de internacionalizarla y hacerla más competitiva en la industria mundial de hidrocarburos.

Ese mismo año, se convirtió en Ecopetrol S.A., una sociedad pública por acciones, ciento por ciento estatal, vinculada al Ministerio de Minas y Energía. Se trata de la compañía más grande del país con una utilidad neta de 15.4 billones registrada en 2011 y la principal empresa petrolera en Colombia. Por su tamaño,  pertenece al grupo de las 40 petroleras más grandes del mundo y es una de las cuatro principales de Latinoamérica.

A través de su Modelo de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), Ecopetrol S.A. establece las relaciones con sus grupos de interés y los compromisos empresariales.

De acuerdo con su sitio web, la compañía busca maximizar de manera sostenida el valor de la empresa y un nivel razonable de rentabilidad con accionistas e inversionistas.

La industria petrolera colombiana cuenta con la Unión Sindical Obrera de la Industria del Petróleo (USO), el gremio de los trabajadores petroleros y está afiliado a la Central Unitaria de Trabajadores de Colombiay a la Federación Unitaria de Trabajadores Mineros, Energéticos, Metalúrgicos, Químicos y de Industrias Similares.

La USO se ha opuesto a la privatización y “democratización” de Ecopetrol.

La empresa colombiana cuenta con buena relación con México. En abril pasado, nuestro país, a través del Instituto Mexicano de Propiedad Industrial, le otorgó por primera vez a la compañía patentes a dos aditivos que permiten mejorar los procesos de viscorreducción en el área de refinación y petroquímica.

Se trata de los aditivos “Anti-gomas, anti-ensuciantes y dispersantes de asfalto y procedimiento para su obtención”, y “Anti-coquizante y estabilizante de asfalteno y procedimiento para su obtención”, desarrollados por Ecopetrol en el Instituto Colombiano del Petróleo, los cuales ya habían recibido este mecanismo de protección en Colombia en 2010 y 2011 por la Superintendencia de Industria y Comercio.

En octubre de 2012, de gira por Alemania, el Presidente Enrique Peña Nieto declaró que uno de los modelos para mejorar Pemex era Ecopetrol, debido a que ha hecho crecer su capacidad de invertir y aumentó su producción asociándose con el sector privado.

Foto: Especial

Foto: Especial

STATOIL, NORUEGA

En tan sólo cuatro décadas, Noruega pasó de no tener reservas petroleras y ninguna experiencia en el sector energético, a ser uno de los mayores exportadores de petróleo y gas natural, así como también proveedor internacional de productos y soluciones de punta para la industria energética.

La compañía noruega de petróleo Statoil, establecida en 1972, es la mayor empresa de su país. El Estado aún mantiene la mayor parte de su propiedad.

En tanto, el Parlamento es responsable de la legislación que define el marco de las actividades petroleras, a través de los Ministerios del Petróleo y Energía, del Trabajo e Inclusión Social, del Medio Ambiente, de Pesca y de Finanzas.

El 3 de mayo pasado, Pemex Exploración y Producción (PEP) y Statoil firmaron un convenio general de colaboración por cinco años en materia de investigación, desarrollo técnico, científico, tecnológico y de capacitación.

El acuerdo fue suscrito por el director general de PEP, Carlos Morales Gil, y el apoderado y vicepresidente de Estrategia y Portafolio de Statoil, Helge Haldorsen.

Este convenio renueva las relaciones de cooperación entre ambas empresas y tiene como propósito enriquecer la cadena de valor en materia de exploración, perforación, producción, transporte y almacenamiento de hidrocarburos.

Cinco días después, la Secretaría de Energía realizó un seminario sobre la experiencia de Noruega en materia petrolera.

“Han conseguido elevar su renta petrolera, explotar racionalmente sus yacimientos, evitar la quema de gas asociado, además de aprovechar la industria de los energéticos, sin petrolizar su economía”, dijo el Secretario Pedro Joaquín Coldwell en el evento.

Pero a México le resultaría difícil copiar el exitoso modelo petrolero de Noruega, pues no cuenta con el mismo nivel de recaudación per cápita ni el excelente manejo de las finanzas públicas que los europeos tienen.

Foto: Especial

Foto: Especial