Cumbre Tajín en su edición 2020 tuvo como objetivo dignificar la Cultura Totonaca y garantizar la preservación de sus costumbres y la riqueza prehispánica de esta cultura del estado de Veracruz.

Ciudad de México, 22 de marzo (SinEmbargo).- La vigésima primera edición de Cumbre Tajín 2020, mostró una serie de actividades con el fin de salvaguardar la cultura totonaca y mostrar a México y al mundo su riqueza.

“Es un evento con más de 20 años de historia, compartiendo todo lo que es nuestra cultura totonaca. Hemos tenido conciertos mágicos, resaltando la esencia de Cumbre Tajín”, expresó en conferencia de prensa, el Mtro. Iván Francisco Martínez Olvera, Subsecretario de Promoción y Atención Turística del Estado de Veracruz, quien refrendó su compromiso de enriquecer la cultura en sus distintas áreas.

CEREMONIA DE TITLÁN 

Durante la tarde-noche y parte de la madrugada del 10 de marzo se realizó la Ceremonia de Litlán, en la zona arqueológica de El Tajín. Esta Ceremonia de permiso solicitó a las deidades que bendijeran las jornadas del Festival Cumbre Tajín, cuya edición 2020 se llevó a cabo del 13 al 15 de marzo.

El evento presenta una danza alrededor de la ofrenda. Todas las actividades del Festival Cumbre Tajín son ofrecidas y encomendadas a los dioses con el fin de fomentar la hermandad y concordia.

De igual manera, los médicos tradicionales totonacas presentaron ofrendas al sol, la luna, la madre tierra, el viento, el fuego y el agua para solicitarles buenas cosechas, salud, y bienestar para la humanidad.

Se realizaron diversos talleres en Cumbre Tajín. Foto: Crisanto Rodríguez

La importante ceremonia inicia desde un día antes con la preparación de los alimentos y concluye aproximadamente a las cinco de la madrugada. “Hay la expresión de un agradecimiento, un rezo por todos en una misma voz que es a la vez un permiso de corazón…”, comentaron los médicos tradicionales de Pukgaltawakga Likuchu (Casa-Escuela de Medicina Tradicional) del Centro de las Artes Indígenas, institución que encabeza la ceremonia.

CUMBRE TAJÍN, PILAR ECONÓMICO TOTONACA

La Cumbre Tajín contó con un pabellón  dedicado a productores de diversas partes del estado, incluso de otras partes del país, en el que los visitantes podían adquirir alguna artesanía o indumentaria típica, además de café, salsas, vainilla, entre otros artículos para apoyar a la comunidad de la zona.

Los originarios de Papantla, Tihuatlán, Huayacocotla, Naolinco, Banderilla, Xalapa, Coatepec, Xico, Huatusco, Córdoba, Orizaba, Veracruz, Boca del Río y Alvarado coincidieron en que la Cumbre Tajín es una gran plataforma.

Los artesanos mostraron su trabajo. Foto: Crisanto Rodríguez, SinEmbargo

Un programa que llamó la atención fue Hecho en Veracruz que cuenta con más de 50 expositores. Esta certificación da identidad a manufacturas para colocarlas en el mercado nacional e internacional con el respaldo de la Secretaría de Desarrollo Económico (SEDECOP). En 2019 se contaba con 396 productos incorporados, dos servicios y 70 creadores; actualmente se lanzó la primera edición del catálogo con 75 empresas.

XIMENA SARIÑANA Y LILA DOWNS

El primer día de conciertos destacó debido a las presentaciones en el Parque Takilhsukut de Ximena Sariñana y Lila Downs. El concierto comenzó con la participación de Regina Orozco, que deleitó al público con un set musical titulado “Canciones pa lavar los trastes”. Sin embargo, al salir Ximena Sariñana fue ovacionada por los más de cinco mil asistentes.

“Estoy emocionada de comenzar mi gira en Cumbre Tajín 2020, ansiosa de conectar con el público de este maravilloso lugar. Ha sido un placer que me volvieran a invitar”, expresó la cantante y adelantó que su próximo sencillo será producido por mujeres.

Ximena Sariñana fue ovacionada por los más de cinco mil asistentes. Foto: Crisanto Rodríguez, Sin Embargo

Más tarde, con aplausos, gritos y chiflidos, los veracruzanos recibieron a la cantante, compositora, productora, actriz y antropóloga​ originaria de Oaxaca, Lila Downs. Su presentación comenzó con “La Campanera”, una sabrosa cumbia cuyas notas se intercalaron con animaciones de gente bailando con los pasos representativos de este género musical.

El show de Lila llevó un mensaje social importante, en la canción “Urge”, la clásica cumbia de Pepe Arévalo, la frase “También tengo derecho de vivir” cobró un significado distinto con las imágenes de la marcha de mujeres que tuvo lugar el 8 de marzo, contra la violencia de género.

ACTIVIDADES PARA PRESERVAR LA CULTURA TOTONACA

Entre las actividades que más llamaron la atención se encuentra el Taller Olla Totonaca en el que mujeres artesanas experimentadas enseñaron a jóvenes y adultos de la zona y visitantes el proceso de creación de una Olla Totonaca.

“La Olla Totonaca representa nuestra identidad, nuestras raíces”, explicó Amada Simbrón Pérez, alfarera de la Comunidad El Cedro, en Papantla, Veracruz.

De acuerdo con la señora Simbrón Pérez, existen dos formas de crear una olla Totonaca: “Se puede hacer de dos maneras: en una, empiezas con una bola de barro y así se va levantando con la punta de los dedos; en la otra, usas unos churros y haces un círculo. Primero sacas el barro, se remoja en unas ollas grandes, se amasa, se limpia bien y se mezcla con arena de río. Luego la masa se pule y se hornea o se cuece en fuego directo”.

Para las mujeres era requisito hacer su olla para poder contraer matrimonio. Foto: Crisanto Rodríguez, SinEmbargo

Durante los dos días que duró el festival se pudo observar y ser partícipes principalmente del trabajo de los artesanos de la zona que trabajan diversos tipos de materiales y crean piezas únicas que representan su esfuerzo y habilidad.

Ante la situación provocada por la pandemia provocada por el COVID-19 se decidió suspender el último día de actividades de Cumbre Tajín, sin embargo, durante los días anteriores se pudo observar y disfrutar de la cultura Totonaca.