Después de una jornada donde las protestas y enfrentamientos se extendieron por toda Bogotá, y de que incluso el Gobierno decretara un toque de queda, el Presidente Iván Duque anunció una jornada de “conversación nacional” para evaluar la política social del Gobierno colombiano.

Bogotá, 22 nov (EFE).- El Presidente de Colombia, Iván Duque, anunció este viernes que la próxima semana iniciará con todos los sectores políticos y sociales un diálogo nacional para mejorar su Gobierno tras dos días de manifestaciones en todo el país seguidas de una ola de violencia.

“A partir de la próxima semana daré inicio a una conversación nacional que fortalezca la agenda vigente de política social; trabajando así, de manera unida, en una visión de mediano y largo plazo, que nos permita cerrar las brechas sociales”, dijo el jefe de Estado en una alocución televisada.

Según explicó, esa “conversación” se realizará en las regiones con todos los sectores políticos y sociales, para lo cual se utilizarán medios electrónicos y “mecanismos participativos para todos los colombianos”, y “buscará tener un cronograma claro para que todos podamos edificar un camino significativo de reformas”.

Desde que las centrales obreras de Colombia convocaron la jornada de protesta del jueves, distintos sectores le han sugerido a Duque un cambio en su política económica y social, así como un acuerdo nacional, pero hasta ahora el mandatario ha sido esquivo a esas propuestas.

Miles de colombianos, coparon ayer calles de todo el país para expresar su rechazo a lo que llaman “paquetazo” de reformas sociales y económicas del Gobierno y pedir un cambio de rumbo.

Las manifestaciones, en menor cantidad, continuaron hoy en Bogotá, incluidos cacerolazos, y en barrios del sur de la ciudad hubo disturbios y saqueos, lo que determinó que el alcalde, Enrique Peñalosa, declarase el toque de queda en toda la ciudad.

Por ello Duque invitó “a los líderes de los diferentes sectores sociales y políticos para que comprometamos los esfuerzos nacionales mirando hacia el futuro, para derrotar la desigualdad, la informalidad y las brechas que dividen a nuestro país”.

“Estamos juntos en la tarea de construir el futuro. Y estoy seguro de que el inicio de esta conversación en todo el territorio, de frente, abiertamente, con ustedes, nos permitirá seguir fortaleciendo nuestra democracia, y que todos, unidos, pasemos las páginas del odio, de la violencia y de la desigualdad”, añadió.

Durante los dos días de protestas han muerto al menos tres personas, dos de ellas en Buenaventura, principal puerto de Colombia en el Pacífico, y la otra en Candelaria, municipio ubicado en el departamento del Valle del Cauca.