Sofá

NYT: Britney Spears vive como prisionera, y lo ha denunciado

23/06/2021 - 9:05 am

No suena a locura. Los seguidores de la cantante, que encabezan una férrea campaña por “su liberación” desde las redes sociales con #FreeBritney, denuncian que Spears no maneja sus propias redes sociales, que no se le permite conducir o tener un teléfono y que ha sido amenazada o se le prohíbe criticar el acuerdo en público.

Ciudad de México, 23 de junio (SinEmbargo).– Sin celular. Con redes sociales pero alguien más las maneja sin consultarla. Sin derecho a salir con alguien, quien elija, a sus 39 años. Sin poder escoger el color de los gabinetes de tu cocina cuando es quien provee el dinero, y mucho, a todos los que la limitan. Y si se quejas, será regañada (en el mejor de los casos) o castigada.

Esa es la vida de Britney Spears. Y ha querido denunciarlo, pero no tiene control de su vida: la tiene su padre, su verdugo y carcelero, de acuerdo con nuevos testimonios.

“En los años transcurridos desde que un Juez le dio al padre de Britney Spears un amplio control sobre su vida y sus finanzas, los fanáticos preocupados han cuestionado cómo la corte podría seguir considerándola incapaz de protegerse y cuidarse a sí misma a pesar de que todavía era una estrella del pop. Su padre y otras personas involucradas en la tutela sostuvieron que Britney era una máquina que funcionaba sin problemas, lo que la había rescatado de un punto bajo y beneficiado, y que ella podía actuar para ponerle fin cuando quisiera”.

Mientras tanto, agrega el texto, se mantuvo en gran parte en silencio sobre el tema en público.

“Pero ahora, los registros judiciales confidenciales obtenidos por The New York Times revelan que Spears, de 39 años, expresó oposición a la tutela antes y con más frecuencia de lo que se había conocido anteriormente, y dijo que le restringían todo: con quien salía, y hasta el color de sus gabinetes de cocina”.

No suena a locura. Los seguidores de la cantante, que encabezan una férrea campaña por “su liberación” desde las redes sociales, denuncian que Spears no maneja sus propias redes sociales, que no se le permite conducir o tener un teléfono y que ha sido amenazada o se le prohíbe criticar el acuerdo en público.

A Britney Spears no le es permitido manejar sus redes sociale. Foto: Britney Spears, Facebook

El Times informa habla de un informe de 2016, de un investigador judicial, que dice que la tutela se ha convertido en una herramienta opresiva y controladora. El sistema tenía “demasiado control”, dijo Spears. “¡Demasiado, demasiado!”. Spears informó al investigador que quería que se terminara la tutela lo antes posible. “Está harta de que se aprovechen de ella; y dijo que ella es la que trabaja y gana su dinero, pero todos los que la rodean están en su nómina”’, escribió el investigador, de acuerdo con el reportaje de Liz Day, Samantha Stark y Joe Coscarelli.

En 2019, Spears le dijo al tribunal que se había sentido obligada por la tutela a permanecer en un centro de salud mental y actuar en contra de su voluntad. “Al timón de la vida y las finanzas de la cantante durante la mayor parte de ese tiempo estuvo su padre, James P. Spears, conocido como ‘Jamie’; fue nombrado curador en 2008, poco después de que Spears fuera llevada dos veces a un hospital en ambulancia para evaluaciones psiquiátricas involuntarias en medio de una serie de luchas y preocupaciones públicas en torno a su salud mental y abuso de sustancias”.

Los registros judiciales recién obtenidos muestran que Spears cuestionó su idoneidad para el papel. Ya en 2014, en una audiencia cerrada al público, el abogado designado por el tribunal para Spears, Samuel D. Ingham III, dijo que quería explorar la posibilidad de destituir a su padre como tutor, citando su consumo de alcohol, entre otras objeciones, en una “lista de agravios”.

En 2009, la súper fan de la cantante Megan Radford leyó una publicación de blog sobre el nuevo arreglo legal de su ídolo y sintió que algo no iba bien. Entonces Radford organizó una protesta sola frente al concierto de la estrella en Dallas, vistiendo una camiseta que se había hecho ella misma, adornada con un eslogan peculiar: “Liberen a Britney”.

“Estaba sola. Creo que algunas personas definitivamente pensaron que estaba loca”, dijo Radford a CNN. Pero, agregó, “cuando realmente te preocupas por un ser humano, no es un paso mucho más grande comenzar a defender sus derechos”. Radford, de 34 años, quien dice que nunca “dejó de crecer” su amor adolescente por Spears, no había oído hablar antes de una custodia. Los fanáticos de Spears que la rodeaban tenían poca preocupación por la causa, y la frase en su ropa aún no era un hashtag, solo un par de palabras que había leído en un sitio de fans.

“Fue solo una forma de tratar de transmitir la situación”, dijo Jordan Miller, el propietario del sitio de fans y el hombre que acuñó la expresión “Free Britney” en una serie de publicaciones a sus lectores a fines de 2008.

Hoy en día, dice CNN, “esas dos palabras describen posiblemente la cruzada de la cultura pop que definió la era de Internet”.

El movimiento #FreeBritney, que afirma que la estrella se mantiene contra su voluntad bajo un dominio legal que le niega incluso las libertades personales más básicas, tiene puestos de avanzada en todo el mundo y ha atraído un intenso escrutinio de los medios sobre el caso de la cantante en los últimos años.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas