El INAH analizará si fragmentos óseos y de cerámica localizados en un predio de  Puente de Ixtla, Morelos, son de una época antigua.

Ciudad de México, 23 de julio (SinEmbargo).- Restos óseos y artículos de cerámica fueron localizados esta semana en un predio de Puente de Ixtla, Morelos, los restos podrían pertenecer al periodo post clásico por los que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) los analizará. Colectivos de búsqueda de personas desaparecidas informaron a Fiscalía General de la entidad sobre los hallazgos y denunciaron acoso por parte de autoridades, además de una mala implementación de protocolos de resguardo y tratamiento de restos.

Los trabajos de exhumación de restos en la comunidad El Salado se iniciaron la tarde de ayer y continuaron la mañana de este jueves 23, ante la presunción de la existencia de un panteón local y que los restos pudieran ser antiguos se solicitó apoyo a especialistas en antropología física del INAH, informó en un comunicado la Fiscalía estatal.

Liliana Torres Sánders, antropóloga Física del INAH, indicó que los restos óseos y restos de cerámica localizados de entre los 40 y 50 centímetros de profundidad podrían corresponder a vestigios prehispánicos.

También señaló que el INAH entregará un dictamen sobre la conservación de los huesos y las acciones realizadas por el grupo de especialistas del área.C

Colectivos de búsqueda de personas informaron a la Fiscalía del estado sobre la localización de fosas clandestinas, en una carta enviada a la Fiscalía denunciaron irregularidades y tratos prepotentes alrededor de la investigación por parte del personal de servicios periciales.

“La Licenciada Karen Saavedra Hernández, intentó intimidar a los familiares de personas desaparecidas acusándolos de contaminar el área del hallazgo haciendo presencia de la prepotencia e insensibilidad que se tiene ante nosotros. Es necesario aclarar que nuestro equipo de búsqueda está capacitado y ha sido muy cuidadoso de no contaminar la escena y no mover evidencia”, denunciaron los familiares de los desaparecidos en la misiva enviada el 21 de julio.

Los grupos de búsqueda dijeron sentirse amenazados, señalaron como responsables a las autoridades del estado en caso de que alguno de sus integrantes resulte salir agredido.

Respecto al mal uso de protocolos forenses, los colectivos señalaron que la Coordinación de los Servicios Periciales de la Fiscalía les pidieron abandonar el lugar de la escena, sin embargo, un día después regresaron al área y no estaba acordonado, tampoco encontraron los restos, tal como lo dictan los lineamientos del Protocolo para el Tratamiento e Identificación Forense adoptado en Morelos.

“Hoy, 21 de julio de 2020, a las 9:40 horas cuando volvemos al lugar para confirmar si se encontraron más restos óseos, nos encontramos con la gran sorpresa que la escena no estaba resguardada, no se establecieron los cinturones de seguridad (…) No hay indicios que la Fiscalía extendió la zona de búsqueda. Los restos óseos que nosotros encontramos ayer ya no están en el lugar”, denunciaron los grupos de búsqueda.