Los llamados “dreamers”, en busca de residencia legal. Foto: educationvotes.nea.org

Los llamados “dreamers”, en busca de residencia legal. Foto: educationvotes.nea.org

Ciudad de México, 23 de agosto (SinEmbargo).– Unos 20 mil mexicanos con doctorado residen y trabajan en Estados Unidos, de acuerdo con datos recientemente obtenidos por el Baker Institute. Esa enorme sangría beneficia al país del norte, dice por su parte un trabajo del portal especializado McClatchy, aunque los estadounidenses suelen pensar, de manera equivocada, que México envía a su gente más pobre e incluso a “criminales”, como dijo Donald Trump.

Los mexicanos con altos niveles escolares dejan el país, en contra de su voluntad, después de buscar empleos. Muchos creen que es problema de las propias universidades en México pero la mayoría coincide en que es el gobierno: hay una falta de visión por la ciencia, y una clara carencia de voluntad política.

Muchos de los enviados al extranjero van con el apoyo del gobierno, que otorga unas seis mil becas al año sobre todo para posgrado. Muchos estudiantes nunca regresan y otros, si vuelven, encuentran un desierto de oportunidades. Y esta fuga de cerebros alimenta las universidades y los centros de estudios de Estados Unidos.

“La falta de oportunidades en la educación superior es a menudo citado como uno de los principales obstáculos para el desarrollo socioeconómico de México. Por otra parte, los mexicanos con estudios de postgrado a menudo utilizan sus habilidades en el extranjero en vez de usarlas en el hogar, lo que limita el acceso del país a la mano de obra calificada. Algunos de los que estudian, utilizan su estancia en el extranjero para trabajar; otros estudian en México sólo para trasladarse a otros países con mejores puestos de trabajo y entornos sociales y económicos más estables”, dice el estudio del Baker Institute.

“Y México no es único en esto. La emigración de intelectuales y de profesionistas altamente calificados de países en desarrollo a los desarrollados a menudo se conoce como ‘fuga de cerebros’. Ha quedado claro que, si bien los países que acogen disfrutan de ‘fuertes beneficios económicos de la inmigración calificada’, muchas naciones en desarrollo, como México, pierden trabajadores innovadores y valiosos”, agrega.

El Baker Institute calcula que en 2013, 14 mil 199 ciudadanos mexicanos no inmigrantes estaban estudiando en Estados Unidos, convirtiendo a México en el noveno mayor exportador de estudiantes, de acuerdo con el Instituto de Educación Internacional. “Es preocupante, sin embargo, que de los 73 mil académicos de México que tienen títulos de doctorado, 20 mil viven y trabajan en Estados Unidos. El Consejo Nacional de Población (Conapo) de México estima también que ‘por cada 19 mexicanos que viven en México con un título de licenciatura o superior, uno vive en los Estados Unidos’. Esto sugiere que México necesariamente perderá algo del talento desarrollado a partir de los programas de intercambio”.

Además, un estudio de 2009 mostró que los mexicanos con estudios de doctorado hicieron un promedio de 111 pesos por hora en México, mientras ganaban 376.10 pesos por hora en los Estados Unidos. “Según el Banco Mundial (BM), México sólo destinó 0.5 por ciento de su PIB [Producto Interno Bruto] en investigación y desarrollo en 2011, mientras que los Estados Unidos se dio el 2.79 por ciento. Por lo tanto, los trabajadores educados, altamente especializados, deben buscar fuera de México la infraestructura de investigación y una paga más alta para aprovechar sus habilidades únicas”, agrega el Instituto.

Muchos se quedan allá a vivir. A las universidades y los centros de investigación no les importan los papeles. Foto: educationvotes.nea.org

Muchos se quedan allá a vivir. A las universidades y los centros de investigación no les importan los papeles. Foto: educationvotes.nea.org

NO SÓLO CRIMINALES

“Si Donald Trump piensa que todos los migrantes mexicanos son criminales”, empieza el reportaje de Tim Johnson, “es porque no ha conocido de Pablo Meyer, un biólogo computacional, o Enrico Ramírez Ruiz, astrofísico. Son dos de los miles de mexicanos con estudios de doctorado que han dejado su país de origen [para ir] sobre todo para los Estados Unidos, en una fuga de cerebros que mina la academia mexicana de mentes super brillantes”.

Algunos de ellos buscaban empleo en México, agrega, y no pudieron encontrarlos. Otros anhelan regresar. “Y otros volvían, sólo para quedar hartos de la burocracia o disgustados por la delincuencia y regresaron a los Estados Unidos, donde el mundo académico y la industria reconocen su talento sin tener en cuenta a la ciudadanía”.

McClatchy DC dice que mexicanos altamente calificados también viajan al norte y encuentran brazos abiertos. Una estimación dice que es 27 por ciento de todos los mexicanos que tienen tales grados, están al norte de la frontera.

“Los Estados Unidos cosecha, claro, los beneficio de este éxodo”, dice Johnson.

Uno de esos cerebros reside en la cabeza de Pablo Meyer, de 38 años, cuya trayectoria académica lo llevó de México a Francia y luego a la Universidad Rockefeller de Nueva York, donde obtuvo un doctorado para ahondar en los misterios de la secuenciación de genes. Meyer regresó a México para buscar un empleo. Se dirigió a instituciones oficiales de medicina genómica y de física celular y hasta al Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional.

“No había lugares abiertos”, recordó Meyer. “Las personas mayores no se jubilan y no había fondos para nuevos puestos”.

El Centro de Investigación Thomas J. Watson, parte de IBM Research, lo contrató para un puesto de investigación en su laboratorio en Yorktown, Nueva York, donde estudia las redes metabólicas y es parte de un equipo con una patente pendiente. “Estoy amargado porque amo a México”, dijo Meyer. “Es sólo una sensación de falta de visión en el campo de la ciencia. No hay una clara voluntad política para ello”.

McClatchy DC cuenta la historia de Enrico Ramírez Ruiz, un astrofísico de 39 años que pasó por las puertas de Cambridge y Princeton y ahora enseña en la Universidad de California en Santa Cruz. Se trata de la persona más joven en ser elegido miembro de la Academia Mexicana de Ciencias. “Ramírez sueña que México puede cosechar más premios Nobel en ciencias más allá del premio 1995 en química ganado por Mario Molina”.

Ramírez prefiere rechazar el término “fuga de cerebros” por otro: “drenado de cerebros”, dice Tim Johnson.

Los científicos que han abandonado México, y los expertos en educación que estudian el éxodo, ven las universidades de México como parte del problema. “Burocracia, política y presiones del gobierno restringen la investigación en las universidades mexicanas”.

“No tienes suficiente dinero para comprar materiales y productos químicos para hacer tu trabajo. A veces, no tienes el tiempo para hacer su trabajo”, dijo Jesús Velasco, politólogo ahora en la Universidad Estatal de Tarleton en Stephenville, Texas, que ha escrito extensamente acerca de la fuga de cerebros. Jorge Soberón, ecologista teórico, abandonó una carrera académica de 30 años en la Ciudad de México hace unos años para tomar un puesto de categoría superior en la Universidad de Kansas en Lawrence. Es otro ejemplo. “Tengo amigos que me llamaba. ¿Cómo lo hiciste? ¿Cómo puedo hacerlo?”.

Los expertos se apresuran a señalar que en lugar de una estampida de mexicanos altamente calificados a los Estados Unidos, lo que se desarrolla es un flujo constante de los académicos más jóvenes, muchos de los cuales hacen el trabajo de postgrado en el extranjero y deciden quedarse.

“La gente vive sus vidas mientras ellos son estudiantes de posgrado. A veces se casan o tienen hijos”, dijo Alma Maldonado, una investigadora educativa que estima que un tercio de los doctores mexicanos viven en Estados Unidos. Incluso una mejora general de lo que los académicos mexicanos pueden ganar en México, no ha ayudado.

“El salario básico de que la universidad te da es muy bajo, pero casi todo el mundo tiene una compensación extra del Sistema Nacional de Investigadores, y se puede duplicar o triplicar su salario”, dijo Gabriel Gasque, un biofísico que ahora trabaja en San Francisco.

Gasque y su esposa, también una científica mexicana, han estado en los Estados Unidos desde hace una década. “Me gustaría poder dar algo a México”, dijo Gasque, y agregó que él está preocupado por la gran diáspora de científicos mexicanos. “Creo que es una tragedia”, dijo.