El catedrático Martin Puchner viajó por gran parte del mundo para conocer cómo surgieron los primeros textos, historias y relatos de los que se tiene registro, y cómo los mismos han logrado ser la base para el desarrollo de las sociedades.

El autor nos lleva a recorrer los caminos por los que pasaron algunos de los primeros grandes líderes de comunidades enteras y que lograron extender sus dominios a través de las historias y los libros, como Alejando Magno, Buda, Confucio, Sócrates y Jesús.

Ciudad de México, 23 de noviembre (SinEmbargo).- El reconocido catedrático de Literatura Inglesa y Literatura comparada en la Universidad de Harvard, Martin Puchner, nos presenta el libro El poder de las historias o cómo han cautivado al ser humano, de la Ilíada a Harry Potter.

Este libro es una investigación que llevó al escritor a viajar por gran parte del mundo para poder conocer de cerca cómo fue que surgieron los primeros textos, historias y relatos de los que se tiene registro en el mundo, y cómo los mismos han logrado ser la base para el desarrollo de identidad de los pueblos alrededor del mundo.

Durante su amplio trayecto, Martin Puchner nos lleva a recorrer los caminos por los que pasaron algunos de los primeros grandes líderes de comunidades enteras que se tienen registrados y que lograron extender sus dominios a través de las historias y los libros. Por ejemplo: Alejando Magno, Buda, Confucio, Sócrates o el mismo Jesús.

Todos estos personajes fueron parte fundamental para el desarrollo de la civilización en aquellos tiempos, pues todo lo que hacían (y principalmente lo que decían) tenía un fuerte impacto entre sus seguidores y detractores.

Una de sus principales características es que ninguno de ellos plasmó sus pensamientos de manera escrita, debido a que no habían las condiciones ni los materiales para hacerlo, por lo que sus historias y enseñanzas prevalecían gracias a que eran transmitidas a través de la palabra.

Con el transcurrir del tiempo y el desarrollo de la tecnología, se tuvieron los primeros procesos de impresión, y fue así como se pudieron plasmar las historias y enseñanzas de todos estos personajes y muchos más que fueron apareciendo con el paso de los años.

También el surgimiento de la imprenta (aunque en ese tiempo estaba al alcance de unos cuantos) sirvió para que pudieran comenzar a reproducirse más rápido las primeras obras literarias, lo que ayudaba a que llegaran a un público un poco más extenso, y por consiguiente, hacer que las historias perduraran más.

Su recorrido nos transporta a la tierra del denominado “nuevo mundo”, donde los mayas eran una civilización perfectamente establecida, que se vio atacada por la llegada de los españoles, quienes en su avance y colonización, pudieron darse cuenta que al igual que al otro lado del mundo, en la civilización maya también se contaba con un propio sistema de escritura bien establecido, y a pesar de ello impusieron formas.

Al finalizar su viaje, el autor se adentra incluso en el mundo de Harry Potter y cómo ha influido en nuevas generaciones de lectores, especialmente los que a su consideración crecieron a la par del desarrollo de toda la historia del joven mago. Aunque la historia está oficialmente terminada, dentro de la cultura hay un gran número de actividades que se conectan directamente con ese mundo mágico e influyen en la vida de los seguidores de la saga.

Para cerrar, Puchner nos hace reflexionar en cómo las nuevas tecnologías influyen en el contacto de las personas con la literatura y las historias; en cómo pueden ayudar o perjudicar en la preservación y el alcance de las mismas, y sobre todo, cómo siguen afectando en el comportamiento del individuo y de las culturas y civilizaciones.