Author image

Gustavo de Hoyos Walther

23/11/2022 - 12:01 am

El concierto interamericano

Para nadie es un secreto que la representación diplomática de México en la OEA ha puesto en tela de juicio su legitimidad y ha respaldado la causa de los gobiernos autoritarios en América Latina, cuya sola existencia contradice el espíritu que da su razón de ser al sistema interamericano de concertación.

Gerardo Esquivel, Subgobernador del Banco de México (Banxico).
“Gente inteligente y conocedora del tema puede muy bien tener diferentes opiniones sobre la competencia o falta de ella de Goldfajn o Esquivel, lo que parece inadmisible es que un Jefe de un Estado miembro lance exabruptos buscando minar la legitimidad de una institución que ha probado ser fundamental en el desarrollo económico de América Latina”. Foto: Moisés Pablo Nava, Cuartoscuro

A lo largo de varías décadas se ha logrado crear en el Hemisferio Occidental un sistema interamericano de concertación política y de resolución de controversias, así como un complejo financiero que ha servido al desarrollo económico de varios países de la región. 

La Organización de Estados Americanos con sede en Washington DC puede considerarse el pilar de esta estructura interamericana. Es ahí donde se discuten tendencias políticas y económicas de la región y donde se resuelven varios de los problemas interestatales. Es en el marco de la OEA donde se ha establecido lo que se conoce como el Sistema Interamericano de Protección de los Derechos Humanos, cuyo núcleo es la Convención Americana, también llamada Pacto de San José de Costa Rica, bajo cuyo amparo los Estados proponen salvaguardas para que se respeten derechos y libertades inalienables. 

De igual manera, bajo un espíritu liberal, los países de la OEA suscribieron un acuerdo en 1959 para crear una institución que promoviera el desarrollo económico de la región. Fue así que nació el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que actualmente es la institución financiera más grande en América Latina y el Caribe.

Es quizás por el carácter liberal de la OEA y sus instituciones auxiliares que López Obrador no deja de estigmatizarla cada vez que siente que no responden a sus deseos. Para nadie es un secreto que la representación diplomática de México en la OEA ha puesto en tela de juicio su legitimidad y ha respaldado la causa de los gobiernos autoritarios en América Latina, cuya sola existencia contradice el espíritu que da su razón de ser al sistema interamericano de concertación.

El episodio más reciente de esto fueron los comentarios del Presidente en contra del BID, por el hecho de que sus miembros eligieron al brasileño Ilan Goldfajn sobre el mexicano, Gerardo Esquivel, como presidente del organismo.

Gente inteligente y conocedora del tema puede muy bien tener diferentes opiniones sobre la competencia o falta de ella de Goldfajn o Esquivel, lo que parece inadmisible es que un Jefe de un Estado miembro lance exabruptos buscando minar la legitimidad de una institución que ha probado ser fundamental en el desarrollo económico de América Latina.

No se trata de la primera vez que un funcionario propuesto por el actual Gobierno mexicano para ocupar una posición importante en organismos internacionales es rechazado. Habría que preguntarse la razón de ello, pero no sería exagerado suponer que el mundo ya se está dando cuenta de la incompatibilidad entre los valores e ideales liberales que promueven estas instituciones y los que inspiran al obradorismo.

Parece indudable que esta contradicción se acelerará en los meses por venir. 

Gustavo de Hoyos Walther
Abogado y empresario. Ha encabezado diversas organizaciones empresariales, comunitarias, educativas y filantrópicas. Concentra su agenda pública en el desarrollo de líderes sociales (Alternativas por México), la participación ciudadana en política (Sí por México) y el fortalecimiento del estado de derecho (Consejo Nacional de Litigio Estratégico).
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas