Cerca de 6 mil empresas en el país emiten más de 25 mil toneladas de bióxido de carbono al año, lo que representa el 85 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero. Los corporativos que más contaminan debían reportar sus emisiones en diciembre de 2015, sin embargo –por disposición oficial– tendrán una prórroga hasta febrero próximo.

pemex

Cerca de 6 mil empresas en México emiten más de 25 mil toneladas de bióxido de carbono al año. Foto: Especial

Ciudad de México, 24 de enero (SinEmbargo).– Empresas mexicanas no cumplen con informe de emisiones de carbono porque el modelo de responsabilidad corporativa aún no madura lo suficiente, no conocen la Ley General de Cambio Climático y no hay autoridad que demande su cumplimiento con rigurosidad, alertaron especialistas.

El mes pasado, la consultora internacional KPMG dio a conocer a través de la novena edición de la Encuesta Sobre Reportes de Responsabilidad Corporativa 2015 que “a nivel global, falta información sobre CO2 en los reportes anuales financieros”, además de que éstos son inconsistentes, “ lo que hace casi imposible que los grupos de interés comparen con facilidad y exactitud el desempeño de una compañía con otra”.

En el caso de México, los corporativos desconocen la Ley General de Cambio Climático, así como la obligación que tienen de registrar sus emisiones de dióxido de Carbono (CO2) en el Registro Nacional de Emisiones (RENE), de la Secretaría de Recursos Naturales y Medio Ambiente (Semarnat).

“La parte más complicada es que las empresas no saben cómo medir dichas emisiones, la realidad es que el mayor porcentaje de empresas ni si quiera sabe qué es CO2 o los gases de efecto invernadero. Cuando se les dice que tienen que presentar un inventario, la pregunta es ¿Qué es, cómo lo calculo y qué hago?”, explicó a SinEmbargo Javier González, socio líder de sostenibilidad de KPMG ·

El problema es que cerca de 6 mil empresas en el país emiten más de 25 mil toneladas de bióxido de carbono al año, lo que representa el 85 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero, según la cifras anunciadas por Rodolfo Lacy Tamayo subsecretario de la dependencia federal, en junio pasado .

Por su parte, un estudio realizado por World Resources Institute informó en 2015 que tan sólo 10 países que producen más gases efecto invernadero conforman el 72 por ciento de la total de emisiones, en tanto que otros 100 países que menos emisiones tienen, sólo ocupan el 3 por ciento.

Datos del informe detallan que China es el país que más contamina, al tener el 25.36 por ciento, seguido de Estados Unidos con 14.4, y el tercer lugar lo ocupa la Unión Europea con 10.16 por ciento, mientras que México emite el 1.67 por ciento.

En ese sentido, Javier Gómez agregó que actualmente ya existen firmas que entregan sus informes sobre emisiones aunque no estén obligadas “porque saben que ya con ello tienen un valor para el negocio, sea por su reputación o gestión de ahorro”.

De acuerdo con el experto en sostenibilidad,“la ley pone condiciones que las empresas deben cumplir y aquellas que tengan más 25 mil toneladas de emisiones de CO2 al año o si rebasan esta cantidad, está obligada a realizar el inventario”.

Sin embargo, dijo que aparte que muchos empresarios desconocen las disposiciones gubernamentales en materia de responsabilidad social y ambiental, piensan que su empresa no debe emitir ningún reporte porque “no ven humo o una chimenea saliendo de su negocio”.

Explicó que un ejemplo de quien emite dióxido de carbono puede ser también un banco que “con cientos de sucursales que prenden la luz o utilizan aire acondicionado, también se consideran por emisión de gases de efecto invernadero”.

Detalló que la misiones que dañan al ambiente se dividen en “directas, que son las que tienen una chimenea, calderas o simplemente las que utilizan combustibles fósiles; las indirectas como es el caso de la luz […] y la tercera es la móviles que se utilizan en el transporte”.

De acuerdo con los reportes de Responsabilidad Corporativa, Sostenibilidad e Inventarios de CO2 en México, “un número muy limitado de empresas mexicanas gestiona de forma eficiente su sostenibilidad – no solo como un aspecto de marketing, sino con acciones claras y en su estrategia, con visión de largo plazo”.

Datos del Environ Defense Fund detallan que de acuerdo con la Quinta Comunicación Nacional de México ante la Convención Marco sobre Cambio Climático de Naciones Unidas, publicada en 201, el metano presentó aproximadamente el 27 por ciento de las emisiones contaminantes totales de este país, mientras que en 2013 se registró un total de 19 por ciento.

Asimismo, el estudio destacó que existen 100 categorías de emisiones de gas metano en la industria de gas y petróleo, y que 21 de ellas representan más del 80 por ciento de las emisiones estimadas para 2020.

Para el experto de KPMG “el primer reto es que las empresas primero conozcan la ley, el segundo es que comprendan que es el CO2 y cómo medirlo, y el tercero es que cumplan con la metodología que establece la ley, el cuarto es que se audite el inventario”.

REPORTE EN EL REZAGO

En marzo pasado, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) dio a conocer que más de 3 mil empresas que cotizan ahí tendrían la obligación de emitir un reporte anual sobre la cantidad de emisiones de CO2, mismas que las empresas debían informar al RENE hasta el 15 de diciembre pasado, sin embargo por decisión oficial la fecha se aplazó hasta febrero de este año.

En ese sentido, Javier Gómez explicó que la Ley General de Cambio Climático surgió en 2012 y hasta octubre de 2014 se publicó el reglamento donde quedaron establecidas las reglas de lo que tienen que hacer todas compañías mexicanas respecto a sus emisiones, así como los montos, castigos y fechas, “es un tema de ley, de algo que tienen que hacer, pero que desafortunadamente muchas empresas en México ni siquiera saben que tienen que cumplir con esta obligación”, agregó al respecto el especialista.

En noviembre pasado, en el marco de la COP21, el Presidente Enrique Peña Nieto firmó un plan de desarrollo sustentable donde México se comprometió a reducir en un 25 por ciento sus emisiones de gases de efecto invernadero hacia 2030, en ese sentido el socio de la consultora internacional dijo que dicho planteamiento está ligado a la Ley General de Cambio Climático por lo que representa un avance para el país.

Javier Gómez destacó la importancia de que las empresas emitan sus reportes ya al cumplir con esta obligación las firmas entran en una dinámica de competitividad, además que traerá beneficio a la sociedad y al medio ambiente.

Explicó que las empresas que emiten cerca de un millón de toneladas de gases de efecto invernadero o más, tienen que auditar sus cifras en 2016, las de 100 mil en adelante en 2017 y aquellas que registren más de 25 mil en 2018 ,“ lo que hace la ley es que el que más emite son los primeros que se va a supervisar”, dijo.

UNA CUESTIÓN DE COMPETITIVIDAD

Captura de pantalla 2016-01-22 a la(s) 15

Por cada tonelada de CO2 las compañías pagan 39 pesos para borrar la huella de carrbono. Imagen: Plataforma Mexicana del Carbono MéxiCO2

La consultora internacional detalló que con base en los reportes de Responsabilidad Corporativa, Sostenibilidad e Inventarios de CO2, las empresas mexicanas “no saben que, si cuentan con emisiones mayores a 25 mil toneladas, tienen la obligación de preparar/reportar un inventario de CO2 al Registro Nacional de Emisiones” y tampoco “tienen datos sobre el CO2 que emiten, lo cual les impide ver ventajas económicas, reputacionales y de gestión regulatoria”, lo que afecta el desempeño empresarial, según comentó el asesor en sostenibilidad.

Javier Gómez comentó que el mayor porcentaje de empresas no ha visto el tema de emitir el registro como algo estratégico “creo que el error es pensar que se trata de una regulación más cuando puede haber valor económico y de reputación, y eso es de la educación que tengan los empresarios”.

De acuerdo con el experto, en este país hay cerca 5.6 millones de empresas, de este universo el 0.2 por ciento son grandes, mientras que el .8 son medianas, “entonces si consideramos que el 1 por ciento, es decir 56 mil empresas, son grandes, éstas son las que deberían tener la duda de que si tienen que reportar o no”.

En febrero del año pasado,  Eduardo Piquero, director de la Plataforma Mexicana del Carbono MéxiCO2, explicó que como instrumentos fiscales, se pensaba reforzar el impuesto al carbono, que fue aprobado en la Reforma Fiscal de 2013. Por cada tonelada de CO2  las compañías pagan 39 pesos. Este impuesto también se aplicará a las empresas extranjeras que se espera lleguen a México por la Reforma Energética.

Explicó que los corporativos deben analizar sus posibles ahorros ya que los procesos pueden ser distintos “esa es la pregunta que cada consejo de administración tiene que hacerse y qué tanto riesgo hay en regulación”.

Comentó que, desde una perspectiva regulatoria, “la realidad es algo que se impulsa de manera fuerte, pero hay países que dentro de su política publica como China y Estados Unidos dentro de sus 4 prioridades está el tema de energía”.

Asimismo, dijo que existen países que ofrecen incentivos fiscales y que el actual mecanismo de mercado de bonos es una de las mejores estrategias en materia de competitividad, energía y medio ambiente.

“El tema de sostenibilidad es importante a nivel mundial por el contexto de cambio climático y el efecto que puede tener en los negocios, como en la vida regular de la gente, no es una moda, no es ser verde, es muchísimo más que eso, hay un tema estratégico donde las empresas se están dando cuenta que tienen que tener un balance en temas de sostenibilidad ligados a su estrategia para lograr a largo plazo sobrevivir”, advirtió.