El estado de Baja California, gobernado por el panista Francisco Arturo Vega de Lamadrid ,se encuentra sumergido en una crisis de violencia. De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en enero pasado la entidad se puso a la cabeza con el mayor número de asesinatos, superando a estados como Guerrero, Estado de México, Guanajuato y Veracruz.

Aunado a los homicidios, Baja California enfrenta una nueva problemática: las agresiones en contra de las mujeres que ya registran seis casos en 2018.

Pese a los reclamos ciudadanos y la exigencia por esclarecer los crímenes, Francisco Vega ha asegurado que los feminicidios registrados en la entidad se deben a que las mujeres participan en actos ilícitos.

Ciudad de México, 24 de febrero (SinEmbargo).– En enero pasado, Baja California se colocó a la cabeza de los estados más violentos del país. De acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, la entidad gobernada por el panista Francisco “Kiko” Vega de Lamadrid superó a otras entidades que viven crisis de homicidios desde hace varios años, como son Guerrero, Sinaloa, Tamaulipas y Veracruz.

En total, Baja California registró 251 homicidios de los cuales 211 fueron dolosos. Además de los asesinatos, durante el primer mes del año se contabilizaron un total de 792 lesiones, 629 de ellas dolosas y 76 casos de abuso sexual.

Ante los hechos, el Gobernador aseguró que la violencia que se vive en la entidad es originada por los distintos grupos del crimen organizado que se disputan las plazas por el trasiego de drogas.

También dijo que la situación de marginación en la que viven cientos de familias en la entidad orilla a algunas personas a unirse al crimen organizado para tratar de obtener dinero fácil.

Policías ministeriales acordonaron un domicilio luego de que un hombre de 50 años fuera ejecutado en la ciudad de Tijuana. Foto: Cuartoscuro

VIOLENCIA SE APODERA DE TIJUANA

Una disputa entre los dos principales cárteles de la droga mexicanos [el Jalisco Nueva Generación y el de Sinaloa] por controlar las calles convirtió a Tijuana en la ciudad con más asesinatos en México durante este 2017 al registrar 2 mil 431 casos.

El presidente del Observatorio Nacional Ciudadano, Francisco Rivas, advirtió que los gobiernos estatal y local se han quedado cortos para impedir la inseguridad en una ciudad con la complejidad de Tijuana, que por su vecindad con Estados Unidos es históricamente un punto de contrabando de drogas.

Según estadísticas a nivel nacional, del Gobierno muestran que ninguna otra ciudad se acerca a ese número de asesinatos. Acapulco, considerado por largo tiempo el peor foco rojo de violencia en el país, tuvo la mitad de casos en el mismo lapso.

La ola violenta en Tijuana despuntó a partir de 2016, cuando se sumaron 919 muertes, que significaron un salto de 36.3 por ciento con respecto al año previo y la cifra más alta, al menos, desde que hace una década se desató la llamada lucha contra el narcotráfico en el país.

INICIO DE AÑO VIOLENTO PARA MUJERES

Al preocupante aumento en los indices de violencia en Baja California, se la han sumado los casos de violencia en contra de las mujeres y los feminicidios.

En los dos primeros meses de 2018 seis mujeres fueron asesinadas en la entidad situación que ha provocado que activistas y defensores de los derechos humanos soliden ala Gobernador la declaratoria de alerta de género.

Pese a los hechos, Francisco Vega de Lamadrid ha demeritado la situación y aseguró que el creciente aumento en el número de feminicidios se debe e a que las mujeres participan en actos ilícitos.

“Hemos tenidos homicidios, pero también tengo que decir que últimamente la mujer está participando con mayor frecuencia en acciones delictivas. Es importante también (decir) a las mujeres que tengan cuidado con quien se relacionan”, dijo el mandatario.

Hasta el momento de los seis asesinatos de mujeres registrados en la entidad, la Fiscalía General del Estado sólo ha esclarecido y tipificado un caso, el cual apuntó como homicidio grave y no como feminicidio.

El mandatario exhortó a fortalecer a la familia por ser la célula principal de la sociedad y aseguró que su administración cumplió con las 14 recomendaciones que le hizo la Secretaría de Gobernación en las conclusiones de una solicitud de alerta de género en la entidad realizada por Inmujer y la red Iberoamericana de Derechos Humanos.

“Se han cumplido todas ellas, no hay otra recomendación que tuviéramos que implementar la alerta de género, y no se trata si se debe o no hacer, si se (determina que se) debe hacer se hace”.

La nula intervención del Gobierno de Baja California por esclarecer los feminicidios provocó que el pasado 20 de febrero un grupo de mujeres se manifestara frente al monumento a Lázaro cárdenas en Mexicali para exigir justicia por las víctimas.

Durante 2017, en Mexicali se cometieron 17 asesinatos de mujeres de los cuales sólo cuatro fueron calificados como feminicidios. En los dos primeros meses de 2018 ya se registran 6 casos.

Elementos de la policía ministerial de Tijuana acordonan un domicilia luego de la ejecución de una persona. Foto: Christian Serna/Cuartoscuro

EMPRESARIOS INTERRUMPEN DISCURSO

Ante la situación de violencia que se vive en el estado empresarios afiliados a la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) exigieron a Vega de Lamadrid que tome cartas en el asunto.

El pasado 24 de enero durante un desayuno, un grupo de empresarios presionó al Gobernador a que terminara un discurso. Cansados de que el mandatario se extienda en sus mensajes, los patrones comenzaron a aplaudir para que concluyera.

El Gobernador, quien hablaba de temas económicos, seguridad y educación, fue interrumpido por los empresarios quienes expresaron su inconformidad ante las nulas acciones para hacerle frente a la violencia.